Aventuras de inversión en mercados emergentes

La Evolución Rusa

Este artículo también está disponible en: Inglés, Alemán

Podría ser tentador decir que en Rusia  “todo lo antiguo se renueva”, debido al  retorno de Vladimir Putin a la presidencia tras un paréntesis de cuatro años, un interesante proceso en la evolución política del país.  Creo que en las últimas dos décadas Rusia ha evolucionado bastante como destino de inversiones y que tiene grandes posibilidades, a pesar de que aún hay que trabajar mucho para abrir los mercados e infundir confianza en los inversionistas.

Rusia es el país más grande del mundo en términos de masa continental (17 millones de kilómetros cuadrados),1 cubre nueve zonas horarias, y cuenta con una rica y antigua historia, abundantes reservas naturales y una población con capacidad de adaptación y bien educada. La tasa de alfabetismo está cerca del 100% y hay más de 1.000 instituciones de educación secundaria a las que asisten más de 8 millones de estudiantes.2 A menudo Rusia ha sido caracterizada por su clima riguroso, y también su economía ha pasado por duros desafíos a lo largo de su historia. Dejaré las clases de historia para los libros, pero desde el punto de vista económico las últimas dos décadas se han caracterizado por períodos de crecimiento y crisis, generando avances progresivos, aunque también retrocesos.

Aunque es fácil criticar los desaciertos políticos, creo que hay razones para mirar con positivismo la economía y las finanzas de Rusia. Durante el primer trimestre de 2012, Rusia fue el único país de las naciones BRIC (las economías emergentes de Brasil, Rusia, India y China) que experimentó una aceleración en el aumento del PIB en relación al trimestre anterior (de 4,8% a 4,9%)3. Rusia cuenta también con un envidiable bajo nivel de apalancamiento en su economía; su razón PIB/deuda era de un 8,7%3 en 2011 y un crédito interno como porcentaje del PIB de un 45,9%.4  También posee fondos por un valor de $500 mil millones en reservas extranjeras y es uno de los mayores productores a nivel mundial de muchas materias primas, incluyendo energía y metales preciosos.

La economía rusa podría estar pasando a otro nivel de evolución pues acaba de convertirse en el miembro número 156 de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Es probable que se produzcan algunos ajustes a corto plazo (por ejemplo, la supresión de aranceles y subsidios podría afectar a ciertas industrias), pero esto también podría significar un posible apoyo a largo plazo a la expansión del comercio, las inversiones extranjeras y el crecimiento económico. Según estimaciones del Banco Mundial, su incorporación a la OMC podría acrecentar el PIB de Rusia hasta el 2020 a un 11% por encima de lo que sería si no perteneciera a la OMC, y su gente podría beneficiarse de mejores salarios y un mejor estándar de vida como resultado de esto.

Economía rusa atada al precio del petróleo

La energía es, claro está, extremadamente importante para Rusia, pues representa cerca de tres cuartas partes de sus exportaciones. Rusia es el mayor productor de petróleo crudo del mundo, produciendo más de 10 millones de barriles al día, lo que representa cerca de un 12% del petróleo a nivel mundial.5  También posee las reservas de gas natural más grandes del mundo y en cuanto a reservas de carbón ocupa el segundo lugar.  Es así como las empresas energéticas representan una gran parte del mercado del país. Los mayores destinos de exportación son: la Unión Europea (absorbiendo cerca de la mitad de su exportación de petróleo), China y Turquía. Aunque Putin se ha comprometido a diversificar la economía rusa y a elaborar presupuestos que no dependan tanto de los ingresos por impuestos del petróleo, el futuro de Rusia sigue dependiendo en gran medida de los precios de este. Volatilidad en el precio del petróleo significa, por consiguiente, volatilidad en el mercado de valores ruso.

Así como los precios más altos no necesariamente ayudan a las empresas petroleras, los precios más bajos tampoco las perjudican. Cuando el precio del petróleo sube, las empresas petroleras rusas deben soportar a menudo el peso de mayores impuestos. Las empresas prefieren precios estables o tal vez leves aumentos de precios a fluctuaciones drásticas para las cuales es más difícil prepararse y por ende son más difíciles de enfrentar. Nos gusta buscar oportunidades en el sector energético, incluyendo empresas que se dedican a la exploración, producción, refinería y comercialización.

La crisis en Europa (y la perspectiva de crecimiento más lento en otros lugares este año) contribuyó a una baja del precio del petróleo durante los últimos seis meses, pero nuestro equipo no prevé una caída drástica en los precios del petróleo. Muchas empresas rusas han podido prosperar independientemente de las caídas, pues los costos de producción de materias primas allí son tan bajos que cada empresa puede seguir obteniendo utilidades. Creemos que el peor de los casos que se pudiera dar en cuanto al precio del petróleo ya podría estar considerado en las valoraciones de las empresas petroleras rusas. Naturalmente que si hubiera una grave depresión en Europa o en los EE.UU., ello tendría un impacto negativo sobre los precios, no sólo del petróleo sino que también de otras materias primas, pero no creemos que eso vaya a ocurrir a corto plazo.

Pensamos que a largo plazo lo más probable que ocurra sea un repunte de la inflación en los precios de las materias primas, puesto que los bancos centrales de todo el mundo han estado llevando a cabo políticas monetarias fáciles para estimular el crecimiento y proporcionar liquidez. Esto podría significar un gran apoyo para el mercado ruso, siempre que la inflación no se descontrole.

Mercado de valores de Rusia y clima de inversión

A comienzos de los años 90, el mercado de valores de Rusia era primitivo. Las transacciones comenzaban alrededor de las tres de la tarde, más o menos, cuando un vehículo se paraba delante del edificio de la bolsa de valores transportando mucho dinero en efectivo. Los corredores se sentaban en unas mesas largas a la espera de trabajadores y ciudadanos corrientes que habían recibido cupones de acciones, los cuales podían cambiar por acciones en empresas rusas recién privatizadas, para venderlos en la bolsa. A eso de las seis de la tarde, el vehículo volvía para recoger los cupones que los corredores habían comprado a bajos precios.

Como inversionistas allá, enfrentábamos un entorno extremadamente inestable y a menudo se nos decía que debíamos “tener confianza” con poca base en que apoyarnos para continuar. Y la gran mayoría de las acciones rusas apenas se comercializaban, de modo que teníamos que esperar varios días, e incluso semanas, antes de realizar un negocio. ¡Cómo han cambiado las cosas!  El Mercado Intercambiario de Divisas de Moscú (MICEX) que acaba de fusionarse con el Sistema Mercantil Ruso (RTS) ofrece comercialización en una gama completa de acciones, opciones sobre acciones y productos de futuros de materias primas, en una plataforma electrónica, las 24 horas del día. El MICEX-RTS informó un volumen de transacciones anuales de más de USD10 billones en el año 2011.

Durante la primera mitad de este año el mercado ruso se vio afectado por la falta de confianza de parte de los inversionistas. Mucho del capital occidental se dio a la fuga, y también los inversionistas locales perdieron la confianza. El problema es que existe una gran incertidumbre acerca de lo que va a significar para el país un nuevo mandato presidencial de Putin. Algunos creen que el gobierno de Putin está desalentando el crecimiento del sector privado y que la economía se convertirá en una economía aún más controlada por el estado. Por otro lado, están los que dicen que se están utilizando distintos mecanismos gubernamentales para estimular la inversión extranjera.  Aún no se sabe con seguridad quién está en lo cierto.

Como inversionistas en valor, esto significó que pudimos conseguir acciones a precios de oferta. Desde el punto de vista de la valoración, Rusia es, en nuestra opinión, uno de los mercados más atractivos entre los países emergentes de Europa con una tasa promedio en el mercado de precio/beneficio de cerca de 5 durante la primera mitad del año.6  Con el fin de atraer más capital foráneo e infundir confianza, el MICEX-RTS anunció nuevas reformas que afectarían a nuevas cotizaciones bursátiles, incluyendo la elaboración de informes trimestrales en inglés y esfuerzos para avanzar hacia un proceso más tradicional de liquidación de efectivo y valores en las transacciones comerciales.

Desde el punto de vista de las inversiones, estamos buscando oportunidades no sólo en el sector energético sino que también en áreas que incluyen bienes de consumo y servicios, y transporte. El transporte ferroviario de contenedores es un área que creemos debiera crecer, apuntalada por una demanda cada vez mayor de parte del consumidor, una posible mejora en la economía macro a nivel mundial y el desarrollo de las posibilidades que ofrece el país en el tránsito entre Europa y Asia. El aumento de esfuerzos de privatización en esta y otras áreas en Rusia debiera ayudar a estimular más inversiones. Los esfuerzos que hace Rusia para construir un centro de alta tecnología en las afueras de Moscú (similar a “Silicon Valley” en los EE.UU.) es también un emprendimiento interesante que merece ser observado con atención.

Sea lo que sea que el futuro le depare, Rusia y su gente han demostrado una y otra vez que se pueden adaptar.  Espero con interés la próxima etapa de la evolución económica de Rusia.


1.Fuente: Departamento de Estado de los EE.UU., marzo de 2012.

2.Fuente: Departamento de Estado de los EE.UU., 2008 estimado.

3. Fuente: CIA World FactBook, 2011.

4. Source: The World Bank, “Domestic Credit to Private Sector % of GDP.” 2011.

5. Fuente: Administración de Información de Energía del gobierno de los EE.UU.

6. Fuente: Bloomberg.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *