Aventuras de inversión en mercados emergentes

La Historia Emergente en Europa

Este artículo también está disponible en: Inglés, Alemán

Los medios de comunicación han estado muy obsesionados con la asediada Zona Euro, pero hay una historia única y con frecuencia pasada por alto, que surge de algunos de los mercados emergentes de Europa que me interesa más. Si bien gran parte de la Europa desarrollada todavía está luchando para ordenar su situación fiscal, gran parte de las economías emergentes de Europa ya lo han hecho. Algunos de los mercados emergentes de Europa merecen ser una parte más importante de la historia europea, y en mi opinión, pueden ofrecer oportunidades atractivas de inversión a valoraciones atractivas.

Muchos inversionistas tienen la opinión de que la Europa emergente es igual a la Europa del Este. Yo considero Europa emergente a todos los antiguos países comunistas de Europa, además de Turquía. También consideramos a las empresas austríacas en esta región, ya que muchas empresas en Austria tienen ventas u operaciones en los países de Europa del Este.

Más concretamente, en la Europa emergente tendemos a centrarnos en Rusia y los Tres de Europa del Este (“CE3”) que son Polonia, la República Checa y Hungría. También evaluamos oportunidades en Rumania, Turquía y la región de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) (los antiguos países del bloque soviético), así como en países más pequeños como Bulgaria, Croacia, Serbia, Letonia, Lituania y Estonia, algunos de los cuales se consideran mercados fronterizos. Por supuesto, cada uno de estos países se enfrenta a retos y riesgos únicos, pero también tienen puntos fuertes que pueden parecer atractivos desde una perspectiva de inversión a largo plazo.

Mark Mobius en Hungría
Mark Mobius en Hungría

Por lo general, una deuda inferior a la de muchos de sus vecinos occidentales es una de esas fortalezas. En los principales países tales como Rusia, Turquía, Polonia y la República Checa, la deuda pública no supera el 60% del PIB.1 La deuda privada también es inferior con préstamos con respecto al PIB en un 50% en promedio2, en comparación con más del 100% en muchos mercados desarrollados.

Polonia, Hungría y la República Checa tienen una infraestructura bastante bien desarrollada y una fuerza laboral bien capacitada, que habla idiomas extranjeros. Las empresas extranjeras con mercados laborales de alto costo en búsqueda de trasladar las instalaciones de producción y centros de servicios compartidos están considerando a estos países como destinos atractivos. Polonia fue en realidad uno de los únicos países de Europa que escapó de la recesión a raíz de la crisis financiera de los años 2008 y 2009, y veo la posibilidad de que su economía crezca a largo plazo con mayores mejoras en la infraestructura, los gobiernos corporativos y las reformas burocráticas. Por supuesto, Polonia también ha enfrentado algunas dificultades. Algunos de los bancos se han dedicado a los préstamos hipotecarios en moneda extranjera, lo que puede causar tensión (y lo ha hecho) sobre el sistema en momentos de una fuerte debilidad de la moneda. El sector bancario de Polonia ha sido capaz de solucionar tales problemas y de mitigar algunos de los riesgos, y a pesar de que las utilidades bancarias se han reducido un poco este año frente a los desafíos actuales, el sector en general parece estable para nosotros.

Como inversionistas de enfoque ascendente, tratamos de evaluar el potencial perfil de riesgo/recompensa de cada empresa en cada país por separado, con el fin de invertir en aquellos que creemos que tienen el mayor potencial a largo plazo. Nuestro equipo tiene la suerte de tener el beneficio de una presencia local y un proceso de investigación bien establecido que nos ayuda a descubrir oportunidades a través de un espectro de capitalizaciones de mercado en varios países de la región.

El impacto de la crisis de la Zona Euro varía

Las economías emergentes de Europa no han sido totalmente inmunes a la crisis en la Zona Euro, aunque el impacto varía según el país. Los países del CE3 son todavía muy dependientes de las exportaciones a Europa Occidental, siendo Polonia y Hungría, el menos y el más dependiente, respectivamente. Alemania es el mayor socio comercial de Polonia, Hungría y la República Checa; por lo tanto, mientras Alemania muestre un rendimiento económico relativamente bueno, tales países deberían beneficiarse. En el caso de los CE3, mientras continuamos la búsqueda de empresas individuales que creemos están subvalorizadas, somos cautelosos de la dependencia relativamente alta en la exportación hacia la Zona Euro de estas economías.

Muchos bancos de Europa Occidental ahora se están deshaciendo de una cantidad de adquisiciones anteriores en Europa del Este, ya que necesitan capital. Muchas personas y empresas en los mercados emergentes, entre ellos las de Europa emergente, las están re-adquiriendo. China es muy activo en este sentido, al igual que Rusia. Como resultado, estamos viendo una transformación de cómo se están realizando las inversiones en Europa del Este.

Curiosamente, los bancos de países emergentes de Europa en general no tienen una exposición significativa a los países PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España). Pero los bancos de los países PIIGS sí tienen algunas filiales en Europa del Este. Algunos bancos en mercados emergentes de Europa tienen importantes préstamos minoristas en moneda extranjera (por ejemplo, CHF, EUR). Esta práctica era muy popular en Hungría y Polonia, lo que significa que si las monedas locales se deprecian como consecuencia de los problemas en Europa Occidental, los préstamos no rentables en los países emergentes de Europa pueden aumentar en volumen.

Otra preocupación es que muchas empresas industriales en países emergentes de Europa se mantienen cautelosas y prefieren guardar el efectivo en lugar de poner en marcha nuevos proyectos de inversión. Por lo tanto, las expectativas para nuevos proyectos son bajas como consecuencia de los problemas en Europa.

Además, el debilitamiento de las posiciones fiscales de muchas empresas de Europa Occidental se ha traducido en un menor flujo de dinero a Europa del Este. Sin embargo, estos países están observando lo que está ocurriendo en Europa Occidental, y muchos están apurando los esfuerzos de reforma para mejorar sus propias economías. Lo veo como algo positivo, porque es probable que conduzca a una mayor privatización. Las empresas que son en parte propiedad del gobierno y que cotizan en una bolsa de valores probablemente lleven a cabo reformas de manera más rápida de lo que lo harían en un ambiente menos desafiante.

Por ejemplo, para mejorar su posición fiscal, el gobierno polaco ha establecido un programa de privatización que incluye la reducción de la propiedad estatal en algunas de las mayores empresas cotizadas en bolsa (en su mayoría de los sectores financieros y de servicios públicos), así como la privatización y la apertura a la bolsa de varias empresas estatales. Creo que esto debería conducir a mayores niveles de eficiencia y, en consecuencia, mejorar la competitividad internacional de estas empresas. Además, al haber observado lo que está sucediendo en la industria financiera de Europa Occidental, los reguladores locales del sistema financiero en las economías emergentes de Europa han estado tratando de evitar una situación similar al imponer políticas crediticias más estrictas y conservadoras y requisitos de adecuación de capital. En Polonia, por ejemplo, el sistema bancario está relativamente bien capitalizado y saludable.

Los mercados emergentes, incluyendo los de Europa, representan una creciente proporción de la capitalización de mercado global. Incluso si su crecimiento global este año es un poco menor al de años pasados recientes, se espera que la mayoría de estas economías crezca más rápido que la mayoría de las economías de los países desarrollados este año. Debido a posiciones fiscales generalmente mejores, a recursos valiosos y al ingenio, creo que incluso a pesar de que los problemas de la Zona Euro dominen los titulares, los inversionistas de largo plazo deberían echar un vistazo más de cerca a la Europa emergente.



1. Fuente: CIA World Factbook, 2011. Razón PIB/deuda. Rusia 8,7%; Turquía 42,4%; Polonia 56,7%; República Checa 40,7%

2. Fuente: El Banco Mundial, 2011. El crédito nacional al sector privado como porcentaje del PIB. Rusia 45,9%; Turquía 50,1% Polonia 54,9%; República Checa 55,8%

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *