Aventuras de inversión en mercados emergentes

La evolución de fortunas globales

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

La mayoría de los inversionistas, en particular aquellos que viven en mercados desarrollados, probablemente no son conscientes de la influencia que los mercados emergentes ejercen sobre la economía mundial. No me refiero únicamente a China ni solo a los gobiernos. Cada vez más y más las empresas grandes tienen sus sedes centrales en mercados emergentes, una tendencia que espero que continúe. Además, muchas de esas empresas ubicadas en mercados emergentes también están engrosando las filas de las principales empresas del mundo. De hecho, a algunos les sorprenderá saber que algunas de las mayores ofertas públicas iniciales (OPI) se han producido en mercados emergentes.

Hace poco leí un informe interesante del McKinsey Global Institute que predecía que para 2025, la proporción de empresas de economías de mercados emergentes en el listado Fortune Global 500 probablemente ascendería hasta más del 45%, desde un 5% en 2000.[1] Hoy por hoy, tres cuartas partes de las 8.000 empresas del mundo que tienen ingresos anuales de mil millones de dólares estadounidenses o más tienen sede en economías desarrolladas. No obstante, según el informe, en poco más de una década, unas 7.000 empresas más de todo el mundo podrían alcanzar ese tamaño y, probablemente, el 70% de ellas procederán de mercados emergentes.[2] Esto supondría un cambio drástico en el poder corporativo mundial. Además, este hecho tendría repercusiones interesantes que, en mi opinión, los inversionistas no deberían ignorar.

La actividad de las OPI ha aumentado en los mercados emergentes durante los últimos años, ampliando las oportunidades para los inversionistas globales, aunque una pausa prolongada en las nuevas emisiones ha paralizado el mercado de las OPI de China continental este año. En la primera mitad de 2013, la mayor OPI no se llevó a cabo en un mercado desarrollado como Estados Unidos, el Reino Unido o Singapur, sino que se produjo en Brasil, obteniendo más de 5.000 millones de dólares estadounidenses.

Las acciones de mercados emergentes han absorbido una cuota de la capitalización del mercado global más alta de lo que la mayoría cree, representando alrededor del 35% del mercado global.[3] Opino que muchos inversionistas van a perderse de algunas oportunidades de inversión atractivas si no amplían sus horizontes de inversión y reconocen estas tendencias.

Los actores de mercados emergentes en fusiones y adquisiciones globales

Las crisis financiera y de deuda en Estados Unidos y Europa que empezaron en 2008-2009 otorgaron a los mercados emergentes la capacidad de capitalizar las nuevas oportunidades de fusión y adquisición. Desde el inicio de las crisis, una gran parte de la recuperación en Estados Unidos y Europa fue subvencionada por el gasto deficitario y financiada por la deuda soberana, que sigue siendo una preocupación en esas regiones. Por el contrario, la situación fiscal de muchos mercados emergentes era bastante mejor, después de haber aprendido las lecciones de sus propias crisis anteriores. Por lo general, los mercados emergentes tienen niveles más altos de reservas de divisas que las economías de mercados desarrollados y, por lo tanto, es posible que no necesiten incurrir en deuda adicional para estimular sus economías. Con efectivo en abundancia y buscando adquirir cuota de mercado y la última tecnología, muchas empresas de mercados emergentes han estado realizando adquisiciones clave, desde fabricantes de automóviles hasta cines. No es ninguna sorpresa que China esté tratando de obtener petróleo y gas en particular. Teniendo en cuenta el crecimiento previsto para su economía, se espera un aumento en el combustible, y los líderes de China han reconocido este hecho llevando a cabo algunas adquisiciones clave en el sector energético en los últimos años. A continuación se puede ver dónde ha estado invirtiendo China.

Las empresas de mercados emergentes pueden disponer de una ventaja frente a empresas de mercados desarrollados con respecto a actividades de fusión y adquisición, recibiendo a menudo apoyo gubernamental. Muchos de estos nuevos actores mundiales potenciales están proporcionando productos de calidad a un costo inferior. El número total de transacciones en las que empresas de mercados emergentes adquirieron empresas de países desarrollados ha estado aumentando. Entre 1997 y 2003, las empresas con sede en economías emergentes que participaron en inversiones transfronterizas mediante operaciones de fusión y adquisición representaron el 4% de todas las inversiones mundiales en fusiones y adquisiciones realizadas durante el periodo, pero en 2004 – 2010, esa cifra aumentó hasta el 17% del total mundial.[4] En 2011, un 20% de las adquisiciones mayoritarias (es decir, que requieren una participación mayoritaria en una empresa) entre países desarrollados y emergentes fueron iniciadas por empresas de países emergentes. Aunque la actividad de fusiones y adquisiciones ha sido débil este año, preveo que se podría prolongar una tendencia al alza, con empresas de mercados emergentes que probablemente seguirán siendo actores clave.

Mientras el poder corporativo global aumenta en los mercados emergentes, algunas ciudades que muchos inversionistas no serían capaces de situar en un mapa hoy en día podrían convertirse en los centros de inversión del futuro. Además, esta expansión podría conllevar más puestos de trabajo, mayores ingresos y muchos otros beneficios en esos lugares.

Saltos tecnológicos

Toda esta actividad también ha provocado un espectacular salto en los avances tecnológicos en algunas economías emergentes. Estas economías están adaptando los últimos avances tecnológicos de países desarrollados, pero más rápidamente. Por ejemplo, en Kenia, menos del 3% de los hogares poseían un teléfono a finales de la década de 1990; a finales de 2011, el 93% de los hogares tenían un teléfono móvil.[5] Del mismo modo, muchos consumidores allí no tenían cuentas bancarias y las sucursales bancarias eran escasas y era difícil acceder a ellas. Sin embargo, con la adopción de los servicios bancarios móviles, apenas es necesario construir una gran red de sucursales bancarias físicas. El sistema M-PESA, introducido en 2007, es probablemente el sistema de pago por telefonía móvil más desarrollado del mundo actualmente, y este concepto se está extendiendo rápidamente a otros países. La “M” es por “móvil”, mientras que “pesa” quiere decir “dinero” en swahili. Este servicio de transferencia de dinero y microcréditos mediante telefonía móvil ha revolucionado verdaderamente las transacciones financieras, y aproximadamente el 73% de los kenianos son clientes de dinero móvil.[6] El dinero puede transferirse o retirarse mediante un código. Los kenianos pueden incluso pagar a los taxistas a través del sistema.

Creo que estos tipos de desarrollos son simplemente asombrosos y dan lugar a una mayor productividad, lo cual, evidentemente, ayuda al crecimiento económico. Además, en términos generales, un crecimiento económico más sólido en un país también es bueno para las empresas de dicho país. En mi opinión, los países que están acertando son aquellos que están permitiendo a la empresa privada crecer y prosperar. Nuestro equipo está emocionado por presenciar el nacimiento y el crecimiento de estos integrantes potenciales emergentes del Fortune 500 del futuro.

Como dijo el difunto Sir John Templeton, “Si buscas por todo el mundo, encontrarás más y mejores oportunidades que estudiando una única nación”.

 


[1] Fuente: McKinsey Global Institute, “Mundo Urbano: El cambiante panorama comercial global”, octubre de 2013. http://www.mckinsey.com/insights/urbanization/urban_world_the_shifting_global_business_landscape

[2] Ibid.

[3] Al 31 de diciembre de 2011. Fuentes: Bloomberg LLP, FactSet. © 2013 FactSet Research Systems Inc. Todos los derechos reservados. La información incluida en el presente: (1) es propiedad de FactSet Research Systems Inc. y/o sus proveedores de contenido; (2) no se puede copiar ni distribuir; y (3) no se garantiza que sea exacta, completa u oportuna. Ni FactSet Research Systems Inc. ni sus proveedores de contenido son responsables de los posibles daños o pérdidas derivados del uso de esta información. El rendimiento pasado no es garantía de resultados futuros.

[4] Banco Mundial. 2011. Horizontes de Desarrollo Mundial 2011: “Multipolaridad – la Nueva Economía Mundial”. © Banco Mundial. https://openknowledge.worldbank.org/handle/10986/2313 Licencia: CC BY 3.0 Unported

[5] Demombynes, Gabriel; Thegeya, Aaron. 2012. “La Revolución Móvil de Kenia y la Promesa de los Ahorros Móviles”. © Banco Mundial. https://openknowledge.worldbank.org/handle/10986/3275 Licencia: Creative Commons Reconocimiento CC BY 3.0.

[6] Ibid.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *