Aventuras de inversión en mercados emergentes

Paciencia en Asia

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Polaco

Invertir en una multitud de mercados y empresas como hacemos en el Grupo de Mercados Emergentes de Templeton significa que, en un punto determinado, puede parecer que están rindiendo menos de lo esperado o funcionando mejor que cualquier índice o mercado de referencia particular. Tal es la naturaleza de los mercados financieros globales. Por supuesto, nos gustaría que todas nuestras inversiones subieran, pero al mismo tiempo nos gusta encontrar continuamente nuevos negocios para los inversionistas. De modo que tener todas las acciones en un mercado determinado y que todas suban no es necesariamente bueno cuando se busca valor. Además, reconocemos que a veces la convicción es necesaria para sobreponerse a contratiempos en el corto plazo cuando creemos que un caso de inversión a largo plazo puede llevarse a cabo para una acción en particular. Aceptamos estos inconvenientes como oportunidades para acelerar negocios potenciales. Desafortunadamente, parece que actualmente muchos inversionistas no tienen paciencia, y pueden estar perdiéndola con algunos mercados emergentes en Asia este año: China es quizás el ejemplo más claro.

Desde un punto de vista macroeconómico, nuestro optimismo respecto del gran potencial a largo plazo de los mercados asiáticos se basa en tres factores principales. Primero, al compararlos con los mercados desarrollados en general, los mercados emergentes asiáticos han registrado mayores tasas de crecimiento económico, y las expectativas de crecimiento para el próximo año son mayores también en general. El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta un crecimiento del 6,5% en los países en desarrollo de Asia en 2014, en comparación con el 2% en los mercados desarrollados en general.[1] Desde 1999, la región ha visto un gran crecimiento incluso en 2009 cuando los mercados desarrollados cayeron en recesión, como se puede ver en el cuadro que aparece a continuación.

El segundo factor es el alto nivel de reservas extranjeras que generalmente encontramos en los mercados emergentes de Asia, que excede el de los mercados desarrollados en general. Las sólidas finanzas públicas y privadas refuerzan el potencial subyacente del crecimiento económico. El tercer factor es que, generalmente, los niveles de deuda en los mercados emergentes asiáticos son mucho menores que los de los mercados desarrollados.

A pesar de lo que generalmente consideramos como sus fundamentales sólidos, las acciones de los mercados emergentes recientemente han cotizado sobre la base de valoraciones más bajas que las de los mercados desarrollados, y a la vez ofrecen rendimientos similares de dividendos. Al 31 de octubre de 2013, la relación precio/beneficios para los próximos 12 meses del índice MSCI AC Asia ex-Japón era de 11 veces en comparación con 14 veces según el índice MSCI World Index[2], lo que significa que los inversionistas pueden adquirir potencialmente más beneficios a un precio más bajo en estos mercados emergentes asiáticos.

Además, el entorno demográfico de Asia emergente es generalmente más favorable, con muchos jóvenes que ingresan a la fuerza laboral. En la mayor parte del mundo desarrollado, la proporción de la población jubilada o próxima a jubilarse aumenta rápidamente. Esta demografía ventajosa podría tener un significado particular para los sectores de consumo. Por ejemplo, a medida que los consumidores asiáticos se enriquecen, podría esperarse que su demanda de automóviles de pasajeros y otros productos de consumo aumente. La propiedad de autos per cápita en inmensos mercados como China y la India es una fracción de la de los mercados desarrollados. El aumento de la propiedad de autos chinos e indios hasta llegar a los niveles estadounidenses actuales podría requerir la producción de alrededor de mil millones de autos nuevos. Esto es solo un ejemplo del potencial significativo que vemos en estos mercados.

La virtud de la paciencia

Como adeptos a la selección de acciones bottom-up, nos enfocamos en empresas individuales. Hemos identificado a muchas empresas que pueden estar en mercados más débiles pero que creemos que están haciendo las cosas bien, incluidas la reducción de gastos, la racionalización de operaciones y la participación en fusiones y adquisiciones. Muchas empresas de mercados emergentes han  estado haciendo adquisiciones no solo en otros mercados emergentes sino también en muchos mercados desarrollados. Otras políticas positivas para los inversionistas incluyen readquisiciones de acciones, aumento de dividendos, mejoras en las normas de gobierno corporativo, etc.

Somos inversionistas a largo plazo y nos enfocamos en horizontes a cinco años. Tenemos suficiente paciencia para esperar que el mercado reconozca potencialmente el verdadero valor de una empresa. No venderemos una participación simplemente porque no se ve favorecida temporalmente por el mercado. Solo consideraremos vender una acción si ocurre lo siguiente:

• El precio actual del valor supera nuestra estimación del valor total

• Existe un potencial de valor significativamente mayor en otro valor similar

• Un cambio fundamental en una empresa altera nuestros pronósticos

China

A pesar de lo que consideramos que son fundamentales positivos a largo plazo, el desempeño en el mercado accionario nacional de China ha sido decepcionante este año. Muchos intentan retardar el crecimiento, pero ciertamente, la tasa de crecimiento esperado de China del 7 – 8%[3] este año todavía nos impresiona, particularmente considerando que la base de la economía ha crecido dramáticamente durante la década pasada. Y se espera que el crecimiento de China se ralentice a medida que su economía crece y cambia a un modelo dominado por lo nacional en el futuro de uno impulsado por la exportación en el pasado.

Parece que el mercado ha puesto demasiado énfasis en las divulgaciones de datos económicos a corto plazo de China. En septiembre, el caudal de datos económicos no sustentó las fuertes señales que se vieron en julio y agosto. Los datos de exportación fueron algo más moderados, mientras que la producción industrial y el crecimiento de la inversión de activos fijos disminuyó un poco. Hacia fines de octubre, una vez más, el People’s Bank of China decidió no inyectar liquidez para facilitar un ajuste estacional en la liquidez interbancaria, y las tasas de préstamo interbancarias chinas aumentaron, lo que también ayudó a desanimar la confianza en el mercado. Sin embargo, el consumo nacional siguió siendo sólido, mientras que los datos sobre el consumo y las importaciones de metal sugirieron que la actividad permaneció elevada. El crecimiento del producto interno bruto chino en el tercer trimestre a un 7,8% interanual presentó una aceleración en el ritmo del segundo trimestre.

Las reformas planificadas anunciadas en la reunión plenaria de noviembre en China ya han tenido un impacto positivo en la confianza del inversionista, como lo demuestra el desempeño posterior de las acciones chinas y relacionadas con China. Los acontecimientos clave incluyen reformas esperadas en empresas públicas, reformas agrarias, reformas fiscales, liberalización financiera, conservación ambiental y flexibilización de la política de un solo hijo. La reforma del sistema “Hukou” aceleraría el sistema de registro familiar de China, que apunta a la transición de residentes rurales a urbanos. El gobierno también se ha comprometido a reducir las intervenciones en el ingreso de inversiones y la fijación de los precios de los recursos.

Indonesia e India

Casi todos los mercados emergentes recibieron un impacto este verano en medio de especulaciones de que el Banco de la Reserva Federal (Fed) estadounidense pronto comenzaría a “reducir” su prolongado plan de compra de activos, el cual ha inyectado grandes cantidades de liquidez en los mercados a nivel global. Cuando se escucha acerca de esta “reducción” de las compras de bonos mensuales por $85.000 millones de la Fed, es importante entender los hechos. Reducir no es lo mismo que ajustar. La liquidez impulsada por la Reserva Federal todavía está funcionando en el sistema. Además, Japón y otros bancos centrales mundiales imprimen dinero y contribuyen con la situación.

Indonesia e India son dos países que se vieron severamente afectados por las preocupaciones de reducción de la Fed, ya que estos países necesitan estos fondos para financiar sus déficits de cuentas corrientes relativamente mayores. En el caso de India, algunos deslices en ciertas normativas también han debilitado la confianza del inversionista. Pensamos que todavía hay potencial en India y esperamos que sus líderes puedan girar el barco, pero creemos que se mueven demasiado lento. En nuestra opinión, hay demasiada burocracia, y las barreras para la inversión en India todavía son demasiado altas.

Sin embargo, nuestra opinión sobre Indonesia no ha cambiado, a pesar de algunas ventas de pánico en su mercado este año. Fuimos y seguimos siendo optimistas respecto del mercado allí debido a los fundamentales sólidos a largo plazo del país en nuestra opinión, y seguimos buscando oportunidades sobre la base de acciones individuales. Seguimos buscando acciones indonesias subvaloradas. Los líderes de Indonesia han reconocido la necesidad de revitalizar su economía, y han anunciado planes para permitir las inversiones extranjeras en aeropuertos y puertos, un paso positivo. Anticipamos iniciativas adicionales para facilitar la inversión extranjera.

No podemos predecir en qué momento ocurrirán o qué magnitud tendrán los altos y bajos del mercado, pero algo sí sabemos: la volatilidad del mercado está aquí para quedarse. Nuestro enfoque está en buscar valor donde vemos potencial a largo plazo cuando otros pueden haber perdido la fe, y luego tener paciencia.



[1] Fuente: “World Economic Outlook”, octubre de 2013. © 2013. Por el Fondo Monetario Internacional (FMI).  Todos los derechos reservados.

[2] Fuente: MSCI. MSCI no realiza garantías o representaciones expresas o implícitas y no será responsable de ninguna forma en relación a cualquier información de MSCI incluida en el presente documento. Los datos de MSCI no pueden ser redistribuidos ni usados como base para otros índices o cualquier valor o producto financiero. Este informe no ha sido aprobado, revisado o producido por MSCI. Los índices no se administran y no se puede invertir directamente en un índice. El rendimiento pasado no es garantía de resultados futuros.

[3] Fuente: IMF World Economic Outlook, octubre de 2013. China 2013 Crecimiento del PIB estimado en un 7,6%. Copyright © 2013 Fondo Monetario Internacional. Todos los derechos reservados.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *