Aventuras de inversión en mercados emergentes

¿Un nuevo rumbo para Nigeria?

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Polaco

Hace un par de años atrás, muchos inversionistas se mostraban optimistas respecto de Nigeria y el mercado bursátil estaba en auge, animado por un sólido crecimiento económico y reformas gubernamentales para mejorar el país. Sin embargo, en 2014, el ánimo cambió en respuesta a una serie de acontecimientos desafortunados, incluidos los actos de terrorismo perpetrados por Boko Haram, la epidemia del Ébola y el debilitamiento del precio del petróleo, que es la mayor fuente de ingresos públicos y tiene un fuerte impacto sobre la economía. A pesar de estos desafíos, seguimos centrados en identificar inversiones a largo plazo en Nigeria por una serie de razones. No solo es Nigeria la mayor economía de África y un importante mercado de consumo, sino que el resultado de las elecciones presidenciales de Nigeria en marzo ha demostrado que su pueblo está preparado para el cambio, con la esperanza de mejorar.

Tras una demora, la elección presidencial de Nigeria se realizó en marzo en un entorno relativamente pacífico. Después de una campaña electoral activa y bulliciosa, los resultados indicaron que el Presidente en ejercicio Goodluck Jonathan estaba perdiendo y admitió su derrota ante el ex gobernante militar Muhammadu Buhari. Buhari ha reivindicado su compromiso con la democracia y propuesto un nuevo rumbo para Nigeria, si bien creo que su primer orden del día será proporcionar estabilidad al país. El hecho de que haya sido electo democráticamente y se haya postulado sin éxito en 2003, 2007 y 2011 parece ser un indicador de que estaría más inclinado por favorecer el proceso democrático, si bien no podemos anticipar el futuro; debemos recordar que tiene una trayectoria militar y ha participado en un golpe de estado que lo condujo a una corta presidencia en 1983. Creemos que su experiencia militar podría ayudarle a combatir el terrorismo y la corrupción en Nigeria, por lo que en ese sentido los resultados electorales parecen positivos.

El resultado electoral no me sorprendió, porque dejó en claro que la población en general estaba insatisfecha con la situación actual del país. El mercado bursátil de Nigeria reaccionó positivamente a los resultados electorales inmediatamente después de haber sido anunciados, lo que indicó que muchos inversionistas pueden ahora albergar nuevas esperanzas de que pudiera haber un cambio para mejor.

Nigeria claramente posee un historial de crecimiento fascinante, pero ha enfrentado una serie de desafíos en los últimos tiempos. Uno de los mayores desafíos actuales es el nuevo entorno de precios del petróleo más bajos, lo que implica que el gobierno probablemente tenga problemas para financiar el desarrollo y deba buscar nuevas fuentes de ingresos. Es de esperar que esta situación derive en reformas muy necesarias y un ataque frontal a la corrupción para destrabar esos ingresos. (El año pasado, el presidente del banco central preguntó por qué faltaban 20 mil millones de dólares estadounidenses de las cuentas de fondos petroleros). Si bien la baja de precios tendrá un impacto negativo sobre la situación fiscal y las reservas en divisas de Nigeria, la deuda estatal asciende a tan solo el 13% del producto bruto interno (PBI).[1] Los recortes de gastos planificados y las iniciativas para aumentar la recaudación fiscal en el presupuesto de 2015 deberían señalar la escasa probabilidad de que el gobierno enfrente problemas de financiación este año. Aunque es importante para la economía —dado que representa la mayor parte de los ingresos públicos —el sector de petróleo y gas en realidad equivale a menos del 15% del PBI total de Nigeria.[2] Sin embargo, la caída del precio del petróleo ha impulsado al gobierno a reducir su pronóstico de crecimiento del PBI para 2015 al 5,5% (por debajo del 6,23% estimado en 2014); aun así el crecimiento del PBI aparentemente se mantendrá sólido este año.[3]

Nigeria es un país grande, y con las iniciativas de reformas gubernamentales y privatización, sigo creyendo que hay grandes posibilidades de alcanzar un crecimiento sólido en el futuro, incluso si los precios del petróleo no repuntaran significativamente a partir de los niveles actuales.

Quedan por sortear importantes desafíos, y creemos que los aspectos positivos superan a los negativos y que es un buen momento para invertir en Nigeria, si somos pacientes y selectivos. Nos interesan particularmente las oportunidades fuera del sector energético en productos de consumo, así como en también servicios financieros. El año pasado, el sector financiero de Nigeria no registró buenos rendimientos debido a las inquietudes en torno a la suspensión del presidente del banco central (tras revelar los fondos faltantes mencionados anteriormente a Goodluck Jonathan) y ciertas cuestiones sociales. No creemos que el nuevo gobierno altere la independencia del banco central. El nuevo director designado tiene una sólida trayectoria técnica. Por otra parte, ha estado trabajando con el banco central durante muchos años. Creemos que las recientes medidas de restricciones de liquidez adoptadas por el banco central probablemente sean temporales y apunten a combatir las presiones inflacionarias. Además, creemos que esos acontecimientos no tienen probabilidad de cambiar los fundamentos a largo plazo y las perspectivas positivas para los bancos: la población nigeriana permanece “sub-bancarizada” comparada con otros mercados emergentes y desarrollados, y los bancos locales más fuertes seguramente serán los principales beneficiarios del crecimiento económico a largo plazo.

Los datos fundamentales a largo plazo para Nigeria nos parecen sólidos por diversas razones:

• Nigeria presume de ser una de las economías de más rápido crecimiento del mundo, con tasas de crecimiento del PBI por encima del 6% anual desde 2003.[4]

• Con más de 170 millones de habitantes, Nigeria es el país con mayor población en África y se ubica entre los 10 más poblados del mundo. Además, la población es relativamente joven, con una edad promedio que apenas supera los 18 años.[5]

• Es importante destacar que Nigeria exporta más de 100 materias primas distintas del petróleo, como así también una amplia variedad de productos manufacturados terminados o semi-elaborados a países de todo el mundo.[6] Si bien el petróleo sigue siendo el producto de exportación dominante, observamos también muchas oportunidades potenciales más allá del sector energético.

Creemos que las iniciativas del gobierno en las áreas de privatización e inversión en industrias como la minería, agricultura, finanzas y fabricación para diversificar su dependencia en el sector del petróleo darán sus frutos en el largo plazo. Nigeria se beneficia de una variada gama de potenciales impulsores del crecimiento; por ejemplo, muchas personas fuera de África tal vez no sepan que la industria cinematográfica nigeriana, “Nollywood”, genera aproximadamente 600 millones de dólares estadounidenses al año y emplea a más de un millón de personas.[7] Si bien un entorno de precios del petróleo más bajos podría plantear un desafío a corto plazo, tal vez el desafío mayor a largo plazo para el futuro de Nigeria sea desarrollar un liderazgo gubernamental atento al desarrollo económico y a la utilización de los recursos del país para el desarrollo de infraestructura: carreteras, ferrocarriles, energía eléctrica, alcantarillado, agua, etc. Creemos que esto sentaría las bases para el crecimiento de nuevas empresas, lo que posiblemente podría derivar en mayor empleo.

En nuestra opinión, Nigeria sigue siendo uno de los destinos de inversión más atractivos dentro de los mercados fronterizos y esperamos que su nuevo liderazgo allane el camino hacia un futuro brillante.

Los comentarios, las opiniones y los análisis de Mark Mobius constituyen opiniones personales, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento individual para inversión ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información brindada en este material representa información hasta la fecha de publicación y puede cambiar sin aviso. Esta tampoco pretende ser un análisis completo de cada hecho material sobre cualquier país, mercado regional o inversión.

Los datos provenientes de fuentes de terceras partes han sido utilizados para preparar este material y Franklin Templeton Investments (“FTI”) no ha verificado, validado o auditado dichos datos de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte con su propio asesor profesional para obtener más información sobre la disponibilidad de productos y servicios en la jurisdicción en la que se encuentra.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgo, incluso de pérdida del capital invertido. Los valores extranjeros implican riesgos especiales, entre ellos fluctuaciones de la moneda e incertidumbres económicas y políticas. La inversión en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos son una subcategoría, implican riesgos aún más elevados en relación a los mismos factores, además de aquellos asociados con estos mercados de menor tamaño, menor liquidez y falta de estabilidad en el marco legal, político, empresarial y social que sostengan los mercados de valores. Dado que estos marcos por lo general son menos avanzados en los mercados fronterizos, así como también existen diversos factores como el aumento del potencial de extrema volatilidad de los precios, la iliquidez, las barreas comerciales y los controles de intercambio, los riesgos asociados a los mercados emergentes se magnifican en los mercados fronterizos.



[1] Fuente: Fondo Monetario Internacional, “IMF Executive Board Concludes 2014 Article IV Consultation with Nigeria (Conclusiones de la Junta Ejecutiva del FMI de 2014 Artículo IV Consulta con Nigeria)”,

Comunicado de prensa de marzo de 2015. (La cifra se basa en datos de 2013).

[2] Fuentes: Banco Mundial, datos de 2012; Fondo Monetario Internacional, datos de 2014.

[3] Fuente: National Bureau of Statistics, Nigeria, enero de 2015. No existen garantías de que se cumplirán las estimaciones o los pronósticos.

[4] Fuente: El Banco Mundial, crecimiento del PIB (% anual), indicadores de desarrollo mundial.

[5] Fuente: CIA World Factbook, estimación de 2014.

[6] Fuente: Consejo de Promoción de Exportaciones de Nigeria.

[7] Fuente: Africa Renewal, publicación de Naciones Unidas, “Nigeria’s Film Industry: a Potential Gold Mine? (Industria del cine de Nigeria: ¿Una potencial mina de oro?)”. Mayo de 2013.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *