Aventuras de inversión en mercados emergentes

Construyendo el futuro: la infraestructura en los mercados emergentes

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

Recientemente ha habido un debate sobre si ha culminado el “superciclo” de los productos básicos y si estamos ingresando en una nueva era de recursos naturales a precios más bajos, en particular del petróleo.  Aunque nadie puede predecir hacia dónde se dirigen los precios, una cosa que sí sé es que la demanda de recursos naturales ha seguido aumentando en los mercados emergentes.  Las economías emergentes en general han experimentado tendencias de crecimiento económico más fuertes que los mercados desarrollados durante la década pasada, tendencia que esperamos que se mantenga. Dicho crecimiento, junto con el aumento de la población y una tendencia hacia la urbanización, requiere de más infraestructura.

De los diez países más poblados del mundo, ocho son mercados emergentes, y los mercados emergentes de China e India representan los países más grandes en cuanto a población, cada uno con un total de más de mil millones de personas.[1] Estas personas necesitan alimentos, agua potable, energía, rutas y vivienda.  China está experimentando una tendencia hacia la urbanización, la cual creemos tiene mucho por hacer e impulsará la necesidad de crecimiento en estas áreas.

Slide1Pese a que los medios han puesto la atención en las denominadas “ciudades fantasmas” en China, y sostienen que ha habido un exceso de construcción, quienes visitan China pueden observar fácilmente que aun existe la necesidad de viviendas para todos estos nuevos habitantes urbanos y transporte para que se puedan desplazar de un lugar a otro. La red ferroviaria en China es mucho más limitada que la de la mayoría de los países desarrollados, incluso algunos mucho más pequeños.  China debe seguir invirtiendo más en infraestructura; desde nuestro punto de vista el juego no ha terminado aún. Se necesitan más rutas para albergar el drástico aumento de automóviles y camiones, al mismo tiempo que se necesitan más conexiones de tren para poder cumplir con el aumento de la demanda de transporte de los mil millones de personas de China.

Definitivamente existe un ciclo de precios en distintas materias primas, pero creo que su demanda a nivel global debería seguir aumentando. El precio del petróleo es, sin dudas, especialmente volátil, pero dicha volatilidad de precios no se correlaciona con el movimiento de la demanda.  Cuando se desplomó el precio del barril de petróleo más de un 25% en 2014, la demanda no bajó en igual cantidad.  La demanda continúa en aumento.  La Administración de Información sobre Energía estadounidense estima que en el 2014 el consumo diario mundial de petróleo y otros fluidos aumentó 0,9 millones de barriles por día y alcanzó un promedio de 92,0 barriles por día, por lo que espera que el consumo mundial aumente en 1,3 millones de barriles por día en el 2015 y el 2016.[2]

El petróleo no es el único producto en demanda. En China ha habido un crecimiento explosivo de automóviles. Junto con el aumento los vehículos a gasolina viene el aumento de la contaminación: muchos de nosotros hemos escuchado sobre el famoso smog en Pekín.  Los catalizadores, que contienen platino, ayudan a aliviar este problema de contaminación, por lo que se espera que siga aumentando la demanda de platino.  A propósito, el platino es una de las materias primas que no sufrió una caída de precios en 2014 pese a la baja de muchos de los precios de otras materias primas.

Slide0El Tercer Pleno del Partido Comunista de China en 2013 anunció distintas reformas relacionadas con el desarrollo de la infraestructura, entre ellas la desregulación del sector privado, la reforma de los costos de los recursos y mejoras en la eficiencia y asignación de recursos en empresas estatales. China ha progresado mucho en varias áreas clave, en tanto muchos sectores (entre ellos el ferroviario) se han abierto a la inversión privada y se ha simplificado el proceso de aprobación de la inversión extranjera.

Algunos analistas creen que India crecerá aún más rápido que China en la próxima década.  India se encuentra en lo que yo denominaría la fase de despegue: a pesar de que el crecimiento del producto interno bruto ha tenido un promedio aproximado del 7% en los últimos diez años, creo que India podría encaminarse hacia tasas de crecimiento del 8% al 9% en el próximo decenio si continúan las iniciativas de reforma.  Al igual que China, India necesita infraestructura.

Dirección de los ferrocarriles en China
Dirección de los ferrocarriles en China

No solo los mercados emergentes necesitan mejorar su infraestructura, sino que a nivel mundial, la infraestructura existente en muchas de las regiones desarrolladas se ha añejado y necesita reparaciones significativas, recambios o mejoras.  Un informe reciente de la OCDE (Organisation for Economic Co-operation and Development) reveló que el ritmo de las reformas estructurales esenciales se está desacelerando en muchas de las economías avanzadas, mientras que al mismo tiempo, muchas economías emergentes han acelerado el ritmo de sus reformas.[3] Este aceleramiento del ritmo de las reformas refleja la conciencia de los cuellos de botella y restricciones de crecimiento, y la necesidad de reducir las vulnerabilidades en los países que sufren más las fluctuaciones de los precios de las materias primas, según indica el informe. Hemos observado cómo la reciente caída de los precios del petróleo ha contribuido a incentivar iniciativas de reforma en algunas economías emergentes que se han beneficiado de los precios más bajos.  Por tanto, han podido sacar ventaja de ello eliminando los subsidios, los cuales pueden ser costosos para los gobiernos.

El aumento brusco de la población y el aumento de la riqueza, junto con el crecimiento económico y las tendencias de urbanización, en especial en regiones de mercados emergentes, pueden respaldar el desarrollo y crecimiento acelerado de los activos de infraestructura.  Mientras tanto, las restricciones fiscales y las tasas de crecimiento lentas en muchas de las grandes economías desarrolladas podrían reducir el gasto estatal en infraestructura en los mercados desarrollados en los próximos veinte años.

Atascos en el tráfico cada vez más comunes en los mercados emergentes
Atascos en el tráfico cada vez más comunes en los mercados emergentes

Observamos la respuesta a esta necesidad de infraestructura de los mercados emergentes tanto en las reformas como en las ampliaciones nacionales, así como también en su búsqueda de mayores inversiones extranjeras, en muchos casos provenientes de otros mercados emergentes.  Como parte de las iniciativas de fomento del fortalecimiento de las relaciones con América Latina, el Primer Ministro de China Li Keqiang visitó Brasil, Colombia, Perú y Chile en mayo, y logró celebrar acuerdos de cooperación en la capacidad de producción y firmar más de 70 documentos de cooperación en energía, minería, infraestructura e innovación científica y tecnológica. También se anunció el establecimiento de un fondo de 30 mil millones de dólares estadounidenses para respaldar la cooperación de la capacidad de producción. China y la Unión Económica Euroasiática, cuyos miembros incluyen a Armenia, Bielorrusia, Kazajstán y Rusia, también firmaron una declaración conjunta para comenzar a trabajar en un acuerdo de cooperación económica y comercial.

En abril, el presidente de China Xi Jinping visitó el mercado fronterizo de Pakistán, donde se firmaron distintos acuerdos de comercio, energía e infraestructura como parte de un plan de 46 mil millones de dólares estadounidenses para el establecimiento de un Corredor Económico entre China y Pakistán, una red de rutas, ferrovías y canales.

El Primer Ministro indio Narendra Modi visitó China en mayo, donde se reunió con el Presidente Xi Jinping y el Primer Ministro Li Keqiang. Además de los acuerdos de cooperación en los sectores de educación y ferrocarriles de alta velocidad, también se firmaron acuerdos de inversión en energías renovables, puertos y parques industriales, por un valor total de aproximadamente 22 mil millones de dólares estadounidenses entre los dos países.  El mes pasado, Modi también anunció un crédito de mil millones de dólares estadounidenses para apoyar el desarrollo de infraestructura en Mongolia.

También hemos observado recientemente a Brasil anunciar una nueva serie de proyectos de infraestructura, en los que se privatizarán proyectos de rutas, puentes, túneles y demás.  Brasil ha intentado privatizar anteriormente, pero en muchos casos los términos eran demasiado rígidos y los inversionistas se retiraron debido al posible financiamiento de proyectos no rentables.  Dada la debilidad de la economía de Brasil en la actualidad, el gobierno está revisando su postura y hace más atractivas sus ofertas de proyectos para los inversionistas.  Las ofertas ganadoras le pagarán al gobierno por adelantado, lo que ayudará a aliviar el problema del presupuesto.  Creo que la dirección de muchos de estos nuevos proyectos en Brasil a cargo del sector privado hará que todo sea más rápido y, con suerte, se podrá reducir la corrupción.  Durante la visita del Primer Ministro de China Li Keqiang en Brasil se firmaron más de 30 acuerdos por un valor combinado de 53 mil millones de dólares estadounidenses en una serie de sectores, entre ellos infraestructura, comercio, energía y minería.

Mientras tanto, Tailandia ha invertido fuera de sus fronteras y es el segundo mayor inversor extranjero directo en Myanmar después de China, y participa en áreas que van desde exploración de petróleo y gas hasta servicios financieros.  Myanmar también ha otorgado autorización a proyectos de inversionistas de Japón, Singapur y Corea del Sur.  Según el Consejo de Inversiones y Administración de Compañías de Myanmar (DICA, por sus siglas en inglés), cientos de compañías de 39 países extranjeros han invertido hasta ahora más de 55 mil millones de dólares estadounidenses en doce sectores de Myanmar.[4] Creemos que Myanmar promete convertirse en un gran mercado dinámico, y vemos muchas posibles oportunidades allí.

Sin importar hacia dónde se dirigen los precios de las materias primas, creemos que la demanda de infraestructura en los mercados emergentes probablemente continuará.  Por este motivo, seguimos interesados en las acciones de recursos naturales, así como en compañías que se dediquen al desarrollo de la infraestructura.

Los comentarios, las opiniones y los análisis de Mark Mobius solo cumplen una función informativa y no se deben considerar como asesoramiento de inversión individual, o como una recomendación para invertir en algún valor o para adoptar alguna estrategia de inversión. Debido a que las condiciones económicas y de mercado están sujetas a cambios rápidos, los comentarios, opiniones y análisis se proporcionan a la fecha de esta publicación y pueden cambiar sin previo aviso. El material no pretende ser un análisis completo de cada hecho material respecto de cualquier país, región, mercado, industria, inversión o estrategia.

Información legal importante

Todas las inversiones implican riesgos, incluida la posible pérdida del capital. Las inversiones extranjeras implican riesgos especiales, como las fluctuaciones de la divisa, la inestabilidad económica y los acontecimientos políticos. Las inversiones en mercados emergentes, de las que los mercados fronterizos son un subgrupo, conllevan mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los riesgos asociados con el tamaño menor de dichos mercados, su menor nivel de liquidez y su falta de marcos legales, políticos, empresariales y sociales establecidos con el fin de respaldar a los mercados de acciones. Como en general estos marcos están menos desarrollados en los mercados fronterizos, al igual que muchos factores incluyendo el creciente potencial para una volatilidad extrema de los precios, la falta de liquidez, las barreras comerciales y los controles de cambio, los riesgos asociados con los mercados emergentes se magnifican en los mercados fronterizos.  Los precios de las acciones fluctúan, a veces de forma rápida y dramática, debido a factores que afectan a compañías individuales, industrias o sectores particulares, o a condiciones del mercado en general.

 

[1] Fuente: Base de datos de indicadores de desarrollo mundiales, Banco Mundial, basado en datos de 2013.

[2] Fuente: Perspectiva a corto plazo sobre la energía de la Administración de Información sobre Energía estadounidense, 7 de junio de 2015. No existen garantías de que se cumplirán las estimaciones o pronósticos.

[3] Fuente: OCDE (2015), “Economic Policy Reforms 2015, Going for Growth” (Reformas de las políticas económicas 2015, Apuntar al crecimiento),  OECD Publishing, París. http://dx.doi.org/10.1787/growth-2015-en

[4] Fuente:  Directorate of Investment and Company Administration (DICA), a mayo de 2015.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *