Aventuras de inversión en mercados emergentes

Shenzhen: una ciudad en movimiento

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Alemán, Italiano, Polaco

A muchos inversores les preocupa la moderación del crecimiento de China en la actualidad, agravado por la extrema volatilidad que experimentaron los mercados chinos en las primeras semanas del año. Recientemente mi equipo y yo recorrimos varias ciudades de China y encontramos muchas industrias prósperas y empresas con brillantes perspectivas que no hacen sino reforzar mis argumentos para invertir allí. En este documento comparto mi informe sobre Shenzhen.

Shenzhen en China es una ciudad en movimiento, un lugar donde desean estar los jóvenes chinos influyentes, no solo por las numerosas empresas tecnológicas florecientes que operan allí (algunas de ellas dedicadas al negocio de Internet, drones, robótica, etc.), sino también porque su entorno se considera más favorable que el de muchas otras ciudades importantes de China. Aunque Shenzhen no es la capital de la provincia en que está ubicada (Guangdong), sí proyecta un influjo que ensombrece a la capital en muchos aspectos. En 1980, Shenzhen fue asignada la categoría de Zona Económica Especial (SEZ), la primera de las cinco zonas que existen de este tipo.  Cuando el reformador Deng Xiaoping visitó la ciudad en 1992 afirmó:  «Ustedes [el gobierno local de Shenzhen] deberían ser más atrevidos para acometer reformas, abrir sus puertas al exterior y tener el valor de experimentar». El hecho de que la zona recibiera el sello de aprobación de Pekín contribuyó a acelerar la reforma, y fue entonces cuando la situación verdaderamente comenzó a cambiar. Shenzhen se convirtió en un experimento en un contexto de capitalismo de mercado controlado con pactos, o “socialismo con características chinas.” Esto desató un frenesí de inversión nacional y extranjera hasta el punto de convertir a Shenzhen en un núcleo de fabricación mundial y en una de las ciudades de mayor crecimiento no solo de China sino también del mundo entero durante las décadas de 1990 y 2000. El producto económico total de Shenzhen es actualmente mayor que el de algunos países enteros, incluido Irlanda, Portugal y Vietnam.[1]China_Shenzhen_nature_IMG_4910_small

Los elevados salarios que se pagan en Shenzhen han atraído a inmigrantes procedentes de toda China, creándose así una gran población de trabajadores inmigrantes foráneos. Shenzhen también alberga una población joven con una edad media inferior a 30 años.[2] Los crecientes flujos de personas e inversiones que entran en Shenzhen ha hecho que se disparen los precios de la vivienda; varios informes indican que los precios en Shenzhen aumentaron más rápido que en cualquier otra ciudad de China en 2015. Además de las fábricas instaladas en Shenzhen por empresas extranjeras, el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones de China estableció su sede central internacional en la ciudad, junto con muchos otros tipos de empresas nacionales que han decidido emplazarse en la zona. Shenzhen se conoce como una de las ciudades “Silicon Valley” de China debido a su elevada concentración de compañías de alta tecnología, de especial interés para los chinos graduados en carreras técnicas y jóvenes que desean dedicarse a negocios basados en Internet.

Shenzhen y Hong Kong son ciudades políticamente independientes, pero las restricciones fronterizas se han ido flexibilizando y existe una red de autopistas y trenes que ofrecen conexiones entre ellas. Actualmente existen seis puntos de conexión terrestre entre las dos ciudades y una línea de ferrocarril que une la red de metro de Shenzhen con el sistema metropolitano Mass Transit Railway de Hong Kong. Cada día se estima que más de un cuarto de millón de pasajeros se desplazan entre Hong Kong y Shenzhen. El sistema metropolitano de Shenzhen, inaugurado en 2004, cuenta ahora con cinco líneas, 118 estaciones y 177 kilómetros (110 millas) de vías. En el futuro se prevé poner en servicio un tren de alta velocidad que conectará Pekín, Guangzhou, Shenzhen y Hong Kong.

In het station van Shenzhen, op weg naar Nanning
In het station van Shenzhen, op weg naar Nanning

 

El aeropuerto internacional de Shenzhen, que complementa al concurrido aeropuerto de Hong Kong, es la sede central de Shenzhen Airlines, así como el centro de operaciones de otras líneas aéreas de mercancías y pasajeros. Con las líneas de ferrocarril y carretera hacia Hong Kong que ahora se están ampliando hasta Macau y Zhuhai, se está creando alrededor de Macau una nueva mega ciudad en el delta del río Pearl que presume de albergar una población de 42 millones de personas, convirtiéndose así en el área urbana más grande del mundo.[3] Volando hacia el aeropuerto Chek Lap Kok en Hong Kong, pude ver bloques de hormigón que se apilaban en el océano, con la intención de utilizarse para la construcción de diversos puentes y túneles dirección a Macau. Creo que será una magnífica opción prescindir de las barcas que utilizamos actualmente para llegar a Macau y conducir todo el camino y bajo el océano en dirección a Macau, Zhuhai, Shenzhen y otras partes de China.

Además de ser un núcleo de manufacturas, Shenzhen se está convirtiendo rápidamente en un centro financiero al albergar dos de los bancos más grandes de China radicados allí. La Bolsa de Valores de Shenzhen (SZSE), al igual que su homóloga de Shanghái, es un mercado de valores nacional que aglutina más de 1.700 empresas cotizadas en SZSE, incluidas las cotizadas en el Growth Enterprise Market (GEM) Board.[4] El SZSE Composite Index consta de 500 títulos cotizados con una capitalización bursátil superior a 300.000 millones de USD.[5] El programa Shenzhen-Hong Kong Stock Connect, que facilitaría la negociación transfronteriza, se lanzará previsiblemente en algún momento de este año y podría brindar nuevas oportunidades a los inversores. Actualmente el gobierno está promocionando Shenzhen como centro financiero equiparable a Hong Kong mediante la designación de Qianhai, un distrito de Shenzhen, como centro financiero con derechos y privilegios especiales. El objetivo es posicionar la zona como lugar de innovación y desarrollo de servicios modernos, además de fomentar una cooperación más estrecha entre Hong Kong y China continental. El aspecto más significativo son las libertades especiales que se otorgan a Qianhai en lo referente a la internacionalización de la divisa de China, el renminbi (RMB), con la flexibilización de las restricciones impuestas en las cuentas de capital, lo que significa que los bancos de Hong Kong podrán conceder préstamos comerciales en RMB a entidades del interior del país radicadas en Qianhai.

Transformación urbana

En nuestro viaje por Shenzhen en carretera fui testigo de la transformación que había experimentado la ciudad desde la primera vez que la visité hace alrededor de 20 años. En los terrenos donde antes se ubicaban arrozales, ahora habían proliferado edificios de oficinas y apartamentos, encontrándose algunos de ellos entre los más altos de China. Actualmente se está construyendo el centro financiero Ping An Finance Centre que, con un 600 metros de altura, será el segundo edificio más alto de China y el cuarto más alto del mundo, una vez finalizadas las obras, presumiblemente en 2016.[6]

A medida que avanza la urbanización en China y aumenta el número de personas que se trasladan a torres de pisos y apartamentos, no solo se precisa una nutrida infraestructura de transportes sino también instalaciones culturales y recreativas, cosa que el gobierno ha fomentado. Visitamos una empresa que era el paradigma de una tendencia que consiste en combinar promociones inmobiliarias con proyectos de turismo y ocio, lo que incluye parques temáticos, hoteles, salas de cine, etc. La entidad posee negocios en el sector inmobiliario y turístico en Shenzhen y también en otros lugares del país. Subidos en un carrito de golf recorrimos un parque temático en Shenzhen y también nos alojamos en un hotel ubicado en un inmenso centro comercial que, aunque estaba bastante vacío de tiendas, se fue llenando gradualmente de inquilinos. El hotel y el centro comercial se encontraban junto a un bello parque que albergaba un moderno auditorio y una amplia variedad de restaurantes que servían platos occidentales y chinos. Reservamos mesa para cenar en un excelente restaurante italiano con vistas a un arrollo.

Shenzhen, China.
Shenzhen, China.

Durante nuestro recorrido por el parque temático en Shenzhen encontramos una avenida diseñada para repasar la historia, cultura y arquitectura de China con los diversos grupos étnicos que habían poblado el país, en una civilización con 5.000 años de historia. Durante nuestro paseo por el parque, disfrutamos de hermosos paisajes y maquetas que representaban varias etapas de la historia china, versiones en miniatura de famosos lugares turísticos del país y maquetas de edificios emblemáticos y escenas históricas. Vimos una maqueta fascinante que representaba la Gran Muralla China y una famosa batalla histórica que se libró en la muralla. Se celebraron diversas actuaciones en varias zonas del parque con bailes, música, espectáculos de acrobacias, magia, un espectáculo de luces y jinetes profesionales a caballo. También había varios restaurantes que servían distintos tipos de menús de varias partes de China, entre ellas Sichuan, Yunnan, Hunan y otras áreas. Me sorprendió encontrar una impresionante sección de exposiciones en el parque que incluía una pagoda tailandesa, elefantes en formación tailandesa y una exhibición de fuentes para que los turistas acalorados pudieran refrescarse con unos chorros que envolvían toda la zona. También había un parque safari separado en Shenzhen, con un centro de crianza de leones blancos.

Nuevas tecnologías, medicina tradicional

En nuestra excursión a Shenzhen también hubo cabida para una visita a ejecutivos de una empresa especializada en equipos de láser de alta potencia. Vimos máquinas automatizadas que se habían diseñado para realizar trabajos de producción de alto volumen, así como una gran variedad de productos fabricados o decorados con láser, por ejemplo, vidrio grabado con diseños láser, carcasas para teléfonos móviles grabadas con láser y acero cortado con láser empleado en la fabricación de buques y automóviles. La mayoría de las máquinas están adaptadas para servir algún propósito definido y clientes específicos. Nos enteramos de que la mayor parte del mercado mundial de láser se concentra en láseres de baja potencia empleados en productos de electrónica de consumo.

Snuisteren door moderne en traditionele Chinese geneesmiddelen
Snuisteren door moderne en traditionele Chinese geneesmiddelen

Al día siguiente visitamos a un productor de medicina tradicional china en China. Los productos de la entidad se venden a través de farmacias y hospitales minoristas, siendo el canal de farmacias la mayor fuente de ingresos. En nuestra visita a algunas tiendas farmacéuticas emplazadas en diversas ciudades chinas, me percaté rápidamente de la omnipresencia de las medicinas tradicionales, que se venden no solo en envases con hierbas convertidas en pastillas, cápsulas y/o jarabes, sino también en forma de hierbas crudas y sueltas. Las ventas generadas en tiendas minoristas se realizan a través de distribuidores, mientras que las generadas en hospitales son realizadas por los propios agentes comerciales de la entidad. Cuando hablamos sobre el método que usaban para valorar el gran stock de hierbas preciosas que guardan en almacenes, nos enteramos de que esas existencias se valoraban al coste aunque su valor era considerablemente más alto. Para obtener la gran variedad de raíces, flores secas y hojas que se venden, los compradores se desplazan por toda China. Aparte de eso, cuentan con sus propias granjas para cultivar diversas hierbas más comunes. La empresa vislumbra la posibilidad de extender la aplicación de la medicina tradicional china en algunas regiones de Occidente.

 Mi equipo y yo disfrutamos al máximo de nuestra visita a Shenzhen, una ciudad floreciente que combina lo nuevo y lo antiguo de su cultura, con atractivos y oportunidades de inversión potenciales.

Los comentarios, las opiniones y los análisis presentados aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

 Información legal importante

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos constituyen un subgrupo, entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados financieros. Debido a que estas estructuras suelen estar incluso menos desarrolladas en mercados fronterizos, así como a otros factores, entre ellos el mayor potencial de sufrir una volatilidad de precios extrema, la falta de liquidez, barreras al comercio y controles de cambio, los riesgos asociados a mercados emergentes se ven acentuados en mercados fronterizos. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales.

[1] Fuentes: Centro de recursos municipales telemáticos de Shenzhen; Banco Mundial, basado en datos de 2014.

[2] Fuente: Oficina de encuestas del Instituto Nacional de Estadística de Shenzhen, datos de 2011.

[3] Fuente: Banco Mundial, “East Asia’s Changing Urban Landscape: Measuring a Decade of Spatial Growth,” Enero 2015; cifra de población basada en datos de 2010.

[4] Fuente: Bolsa de Valores de Shenzhen, a enero de 2016.

[5] Ibid.

[6] Fuente: “Ping An Finance Center Structurally Topped Out in Shenzhen,” Consejo sobre Rascacielos y Hábitat urbano, nota de prensa, 4 de mayo de 2015.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *