Aventuras de inversión en mercados emergentes

Exploramos la cultura y las empresas radicadas en Changsha, China

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

Si ha venido siguiendo mis viajes recientes, sabrá que mi equipo y yo llevamos un tiempo recorriendo diversas ciudades de China. Durante este periodo hemos ido informando acerca de las condiciones económicas que hemos visto, además de explorar la cultura china y visitar empresas en busca de oportunidades de inversión potenciales. Nuestra siguiente parada en el blog es Changsha, la capital de la provincia de Hunan.

Tren de alta velocidad, estación de Guiyang, China
Tren de alta velocidad, estación de Guiyang, China

Mi equipo y yo partimos hacia Changsha en un tren de alta velocidad desde la nueva (e inmensa) estación de Guiyang. Iniciamos nuestro trayecto a más de 200 kilómetros por hora, recorriendo paisajes rurales montañosos y atravesando muchos túneles y puentes.

Aunque compramos nuestro almuerzo en el tren, también recibimos bebidas y aperitivos gratuitos, incluida una porción de guisantes secos crujientes envasados cuyos caracteres chinos se traducían como “guisantes norteamericanos”. El aperitivo me recordó la breve temporada que pasé en una agencia publicitaria en Madison Avenue, Nueva York, cuando era estudiante. Allí examinábamos la posibilidad de comercializar una especie de producto compuesto por guisantes deshidratados para una importante empresa alimenticia. Los guisantes no precisaban de refrigeración y podían empaparse en agua para obtener guisantes jugosos con grasa que parecían frescos. El nombre comercial que eligió la empresa para esos guisantes fue “Sleeping Beauty” (Bella Durmiente), pero la encuesta que realizamos a consumidores potenciales reveló que los encuestados confundieron los cuentos de hadas y asociaban el producto con la manzana envenenada de Blancanieves y los Siete Enanitos. Eso, unido al aspecto poco apetitoso de los guisantes arrugados antes de empaparse, dio al traste con el proyecto. Sin embargo, los “guisantes norteamericanos” deshidratados chinos que me dieron en este trayecto en particular estaban muy sabrosos.

Conduciendo con el presidente Mao
En voiture avec le Président Mao

Saliendo de Guiyang hicimos varias paradas en el camino que conduce a Changsha, entre ellas Zhijiang, el lugar donde se libró la última batalla importante con los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, así como Shaoshan, la ciudad natal del presidente Mao Zedong. Finalmente, llegamos a Changsha en el octavo andén de la estación sur de Changsha, inaugurada en 2009.  La estación forma parte de la línea ferroviaria de alta velocidad que une Pekín con Guangzhou, Shenzhen y Hong Kong, y cuenta con un enorme aparcamiento subterráneo convenientemente emplazado a la misma altura que la planta de llegadas para viajeros regionales.  Las luces roja y verde situadas sobre cada espacio de aparcamiento indicaban qué plazas estaban libres y cuáles ocupadas.  Al igual que el tren donde viajamos, el aparcamiento estaba lleno.  Mientras salíamos de aquel sitio en nuestro coche, el conductor conversaba con su teléfono móvil manos libres, y me percaté de que encima del salpicadero había un pequeño busto que representaba al presidente Mao. Al ser Changsha el hogar del citado presidente durante buena parte de sus años de formación, tiene sentido que se honre su memoria, aunque el conductor nos explicó que también lo había instalado allí para espantar cualquier tipo de mal o mala suerte.

Observando el denso tráfico que había en nuestro camino hacia el hotel, me pareció evidente que, a pesar de la tremenda cantidad de obras de infraestructura que se habían acometido en China, hacía falta construir más.  Las ventas de vehículos en China han superado las registradas en Estados Unidos: mientras que en este último país se vendieron 17,5 millones de vehículos ligeros en 2015, la cifra de ventas en China alcanza los 21 millones de turismos.[1] Aún así, la penetración de vehículos allí es de solo siete unidades por cada 100 habitantes, lo que contrasta con 70 unidades por 100 habitantes en el caso de Estados Unidos; esto indica que hay margen para un crecimiento aun mayor.[2]

Changsha está rodeada por tres ríos principales: el Xiang, el Liuyang y el Laodao. En consecuencia, la ciudad constituye desde hace tiempo un importante centro de distribución de mercancías procedentes de toda China que se transportan por río en barcos y otros tipos de embarcaciones. Los caracteres chinos de Changsha significan “largo arenal,” posiblemente debido al banco de arena que existe en mitad del río Xiang, un afluente del Yangtze.

Vista del río en Changsha, China
Vista del río en Changsha, China

La ciudad no es solo un núcleo ferroviario y fluvial estratégico, sino también un centro de conexión aeroportuario. El aeropuerto de Changsha Huanghua actúa como un nodo de conexión regional para China Southern Airlines y otras aerolíneas nacionales e internacionales que ofertan vuelos a muchas ciudades importantes a escala nacional e internacional, entre ellas Hong Kong, Bangkok, Seúl, Pusan y Osaka. En 2015, el aeropuerto acogió a unos 19 millones de pasajeros, lo que representa el máximo histórico.[3]

En 2013, se puso la primera piedra del proyecto de construcción del rascacielos “Sky City” que promete ser el edificio más alto del mundo con 838 metros de altura y 220 plantas, superando al Burj Khalifa en Dubái. Sin embargo, las autoridades paralizaron las obras alegando que la promotora carecía de los oportunos permisos gubernamentales, mientras que los expertos se cuestionaban si era posible construir un edificio tan alto de manera segura en solo los siete meses de plazo que se habían estimado. Al parecer, el edificio se encuentra actualmente en las últimas fases de aprobación, pero según los informes locales, los pescadores del lugar están empleando los cimientos como piscifactoría, de modo que su ejecución sigue siendo incierta. Entre tanto, en Changsha se acometió un mini proyecto de Sky City, de 57 plantas, en menos de un mes.

En los últimos años, Changsha se ha convertido en un importante centro creativo para emisiones de televisión y entretenimiento, con numerosas cadenas de televisión que producen algunos de los programas más populares en China. Estos programas también han fomentado otras formas de entretenimiento, incluido bares que ofrecen karaoke, discotecas y salas de teatro, así como negocios relacionados con esta área, por ejemplo, salones de peluquería, tiendas de moda y cafeterías que sirven canapés calientes y picantes por las noches.

Nuestro hotel, ubicado en el área del proyecto North Star Delta, tenía conexión con un enorme centro comercial, que formaba parte de una promoción de uso polivalente con apartamentos, tiendas y una hermosa pasarela con un carril bici que atravesaba la orilla del río.  Aparentemente el proyecto se realizó a instancias del gobierno, ya que no parecía económicamente viable, al menos a corto plazo. Las cuatro torres de 30 plantas habían quedado terminadas pero estaban vacías, al igual que las tiendas, y nuestro hotel no presentaba una ocupación plena.

Centro comercial en Changsha
Centro comercial en Changsha

 

Comenzamos nuestras visitas a empresas radicadas en Changsha con una parada en una compañía vinculada a atención sanitaria. Su fundador descubrió que existían carencias en los tratamientos para problemas oculares administrados por los hospitales chinos, debido a la falta del equipamiento técnico requerido. En colaboración con algunos hospitales estatales y otros socios, recaudó una cantidad de dinero suficiente para abrir clínicas oftalmológicas en hospitales que contaban con equipos avanzados especializados en el tratamiento de problemas oculares. El negocio creció rápido y se expandió con la apertura de nuevas clínicas independientes de atención oftálmica. Un director nos comentó que la mayor dificultad a la que se enfrentaron fue encontrar personal cualificado, motivo por el cual decidieron ofrecer varios programas de incentivos, entre ellos opciones sobre acciones para oftalmólogos. Entre los tratamientos ofrecidos figuran la cirugía mediante Lasik, la eliminación de cataratas y la corrección de la vista con gafas (optometría).

En nuestra búsqueda de inversiones potenciales, nos pasamos por el departamento financiero de la Subdelegación municipal de Changsha para reunirnos con el director y vicedirector. Después de darnos la bienvenida, nos explicaron que el departamento tenía como función ayudar a las empresas de Changsha a acceder al mercado de capitales y servir de puente entre ellas y los inversores mediante la promoción de salidas a Bolsa. Una de sus labores concretas es recabar información sobre las empresas que podrían estar cualificadas para cotizar en los diversos mercados de valores chinos y publicar una lista de dichas empresas, que actualmente alcanzan la cifra de 200. Los empleados afirmaron que Changsha está relativamente subdesarrollada en comparación con las regiones costeras, pero tiene una oportunidad excelente de ponerse al día, debido a su ubicación estratégica en el centro de China meridional y como núcleo para el intercambio de personal de talento, información y capital. Existen dos líneas de ferrocarril de alta velocidad que cruzan Changsha y una tercera en proceso de construcción (que conectará con Chongqing y Xiamen), lo que facilita la comunicación entre la ciudad y las regiones más desarrolladas ubicadas en la costa. Los residentes de Changsha son trabajadores y tienen un espíritu emprendedor; además, existen tres universidades prestigiosas en la ciudad: la Universidad Nacional de Tecnología de Defensa, la Universidad Hunan y Central South University, que facilita la comercialización de tecnología.

Luego los empleados nos explicaron que antes de emprender la etapa de salida a Bolsa (OPV), la mayoría de empresas necesitan inversiones de capital privado; sin embargo, la competencia es feroz y las valoraciones previas a la OPV están sometidas a una fuerte volatilidad.

Después de finalizar nuestras visitas de negocio una tarde, nos fuimos al teatro para ver un espectáculo en directo con cantantes, bailarines y comediantes hunaneses, producido por un grupo de artistas con orígenes en el negocio de metales raros. A pesar del precio relativamente caro de las entradas, el teatro estaba lleno de turistas y grupos chinos. El espectáculo comenzó con bailarinas al estilo Las Vegas vestidas con disfraces, seguido de sketches cómicos y actuaciones musicales. También actuó una cómica fantástica que hizo reír al público sin parar. Eligió a Chris, uno de nuestros analistas que estaba sentado entre el público, para salir al escenario y recrear algunas escenas del largometraje Titanic. Luego continuó con muchos juegos de palabras (bromas con doble sentido) que no llegué a comprender totalmente y que las personas sentadas a mi lado no sabían traducirme del todo (o les daba mucha vergüenza hacerlo).  La cómica tuvo al público en vilo y avergonzó a Chris hasta el extremo. Aunque no logré comprender todos los chistes, pude apreciar el trasfondo cómico que ofrecía.

Pincelada de un espectáculo en Changsha, China
Pincelada de un espectáculo en Changsha, China

En otra actuación, el maestro de ceremonias presentó a uno de los cantantes como una persona con antecedentes muy humildes. Mostraron un vídeo que narraba su vida anterior en una comunidad agrícola pobre y cómo iba a zonas rurales en la actualidad para ayudar a personas sin recursos ofreciéndoles dinero y regalos. Posteriormente el maestro de ceremonias preguntó al público si querían comprar su música (en CD) para colaborar en sus proyectos altruistas. También había un cantante que bebía botellas de cerveza “donadas” del público, un medio de persuadir al público a beber la cerveza que se servía en las mesas frente a nosotros y animarnos a comprar más. Habíamos visto antes esta táctica de ventas en otros espectáculos en China.

También visitamos una empresa embarcada en una amplia variedad de servicios editoriales y de distribución, incluidos libros de texto y obras populares, así como un periódico, productos de audio y video, papel y suministros de impresión. Curiosamente, nos contaron que no necesitan la autorización del Departamento de Educación de China para vender productos educativos on-line; operan mediante acuerdos comerciales específicos suscritos con colegios. Sin embargo, el contenido está basado en libros de texto impresos que ya han sido inspeccionados por el gobierno. Cuando hablé con un directivo de la empresa sobre el uso del inglés británico frente al americano, me dijo que prefería el inglés británico, pero su hijo de hecho estudiaba en el Estado de Missouri en Estados Unidos.

Mao Zedong
Mao Zedong

Después de nuestra visita a esta empresa, nos detuvimos para ver el Museo Municipal de Changsha, que rinde homenaje al padre fundador de la República Popular de China, Mao Zedong. A principios de la década de 1900 Mao Zedong cursaba estudios en la escuela de formación de profesores ubicada en Changsha y posteriormente se convirtió en profesor y en el director de esa escuela.  Vimos un gran edificio que albergaba una galería de arte, y aunque estaba cerrada por reforma pudimos visitar la humilde morada donde vivieron Mao y su esposa. Había otro edificio pequeño que actuaba como la sede del Comité Central del Partido Comunista de Hunan. Allí se erigía una estatua gigante de siete metros de altura, elaborada de aluminio y magnesio, que representaba al presidente Mao dirigiéndose a las masas. Después de visitar el museo, recorrimos la calle para degustar un sabroso bowl de tallarines en una pequeña tienda de barrio ubicada en un callejón. Observé un poster colgado en la pared y pregunté qué era a uno de mis compañeros chinos. Me explicaron que era un anuncio sobre un tipo de fondo de inversión que prometía una alta rentabilidad. Me resultó algo irónico ver un anuncio promoviendo los mercados financieros tan cerca de la estatua de este líder comunista emblemático. Dios mío, ¡cómo han cambiado las cosas!

 

Al día siguiente visitamos a una empresa dedicada a la fabricación de lentes para cámaras de teléfonos móviles. Nos dijeron que su especialidad era el tratamiento del vidrio y que ese trabajo era sumamente intensivo en mano de obra, tecnología y capital, con barraras de entrada relativamente altas. Preguntamos si les preocupaba que la desaceleración del crecimiento de las ventas de smartphones y tablets fuera a afectar a su negocio. Un director con el que hablamos se mostró confiado en que surgirían nuevos motores de crecimiento, como los dispositivos portátiles. La empresa, que cuenta con 80.000 empleados, está impulsando activamente la automatización de la fabricación.

Después de nuestra expedición por la empresa de lentes, visitamos un gran proyecto inmobiliario. Se trataba de una promoción de alta gama asentada en un impresionante emplazamiento del río Xiang rodeado de montañas en las otras tres laderas y que reunía perfectamente las condiciones de geomancia chinas conocidas como “feng shui” para traer buena suerte al hogar. En otros tiempos ese terreno estaba ocupado por una antigua fábrica de maquinaria y el arquitecto integró con buen criterio una parte de ella en el diseño global. El edificio principal de la fábrica es ahora la sede de un club y la oficina de la promoción que cuenta con una cafetería, una zona de relajación y un centro de reuniones. El arquitecto incorporó en la segunda planta una escalera de madera curvada de estilo único con detalles que llaman la atención. Este proyecto de gama alta, como muchos otros de este tipo que hemos visto en China, cumplía tres criterios necesarios: se encuentra en el centro de la ciudad; posee recursos naturales no replicables; y la ciudad donde se asienta rezuma de cultura histórica. A la hora de hablar de los gastos de mantenimiento, los directivos afirmaron que tenían planes de instalar robots en las plantas de barrido y equipos de vigilancia para atajar la escasez de mano de obra y los crecientes costes salariales. El presidente de la compañía también nos comentó que ocho cocineros robot ya estaban trabajando en los restaurantes que atendían a residentes de sus promociones.

Saliendo de la ciudad nos dirigimos a un parque tecnológico especial para reunirnos con directivos de una empresa dedicada a la protección del medio ambiente. La entidad ofrece una gama completa de soluciones medioambientales que abarcan desde el control de la contaminación del aire, hasta el tratamiento de aguas residuales, el tratamiento de residuos sólidos, el ahorro de energía y la rehabilitación de suelos. Comencé a percatarme de que el gobierno chino y su población se esfuerzan seriamente por mejorar el entorno y limpiar el aire. El control de emisiones es un extenso segmento de negocio para la entidad, algo nada extraño si tenemos en cuenta el alto nivel de contaminación atmosférica que existe en las ciudades chinas. La dirección nos indicó que aunque descienda el porcentaje de carbón en la cesta total de consumo de energía, seguirá siendo probablemente la principal fuente de energía en China en el futuro inmediato.

La calidad del suelo también está siendo un tema de creciente preocupación en China; se estima que el segmento de rehabilitación de suelos (incluido el terreno para cultivos y el industrial) experimentará un rápido crecimiento en los próximos dos años. Existen varios contaminantes del suelo, principalmente los metales pesados y los materiales orgánicos. En el 18º Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PNC) se planteó crear la Ley de Prevención y Tratamiento de la Contaminación del Suelo de China, que fue redactada y sometida a la aprobación del Consejo de Estado en mayo de 2015. Todo apunta a que la ley entrará en vigor en 2016. Los directivos de la empresa que visitamos aseguran que Hunan es la provincia más contaminada de China por lo que respecta a contaminación del suelo, debido a la prosperidad de negocios relacionados con metales no ferrosos. Las empresas chinas del sector privado podrían crear iniciativas empresariales de colaboración con el gobierno para invertir en proyectos, y hemos visto que algunas de ellas han adquirido empresas extranjeras con competencias en esta materia.  La entidad que visitamos presumía de tener entre sus filas a una serie de científicos norteamericanos y chinos, muchos de ellos con títulos de doctorado.  La experiencia que aportan los extranjeros en la eliminación de venenos, petroquímicos y otros contaminantes del suelo será muy valiosa en China, dada la extrema gravedad que reviste la contaminación del agua subterránea en esta región.

Mientras visitábamos a empresas, también tuvimos la oportunidad de recorrer diversas grandes superficies comerciales repartidas por la ciudad. Todas las marcas comerciales de prestigio internacional figuran entre los arrendatarios de estos centros y tiendas ubicadas en las calles de Changsha, aunque actualmente las marcas extranjeras se están viendo desbordadas por un número creciente de marcas locales que han aumentado su cuota de mercado, al beneficiarse de la experiencia procedente del extranjero, combinado con el conocimiento local para comercializar sus productos. En muchos aspectos hemos visto cómo la globalización y los avances tecnológicos han beneficiado a los mercados emergentes, y este viaje no fue una excepción. La verdad es que disfrutamos mucho durante nuestra visita a Changsha, con la diversidad de empresas y actividades turísticas que ofrece.

 

 Los comentarios, las opiniones y los análisis presentados aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

 Información legal importante

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos constituyen un subgrupo, entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados financieros. Debido a que estas estructuras suelen estar incluso menos desarrolladas en mercados fronterizos, así como a otros factores, entre ellos el mayor potencial de sufrir una volatilidad de precios extrema, la falta de liquidez, barreras al comercio y controles de cambio, los riesgos asociados a mercados emergentes se ven acentuados en mercados fronterizos. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales.

[1] Fuentes: Asociación de Producción de Automóviles de China, Wall Street Journal, enero 2016.

[2] Fuente: Bloomberg, Banco Mundial, datos a 2011.

[3] Fuente: Página web del gobierno municipal de Changsha, “International Travelers Upsurge with Booming Open Economy,”

Diciembre 2015.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *