Aventuras de inversión en mercados emergentes

Asia

Por qué creemos que las preocupaciones previas a las elecciones ocultan la promesa a largo plazo de la India

Ahora que la India se prepara para las elecciones generales de primavera, el aumento de la retórica populista entre los partidos políticos del país podría asustar a algunos inversores. Sukumar Rajah, director general sénior y director de gestión de carteras de Franklin Templeton Emerging Markets Equity, está más relajado. Cree que estas maniobras para acceder al poder forman parte integral de las políticas indias y considera que los sólidos fundamentos del país siguen ofreciendo un argumento positivo para los inversores.

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

En el período previo a las elecciones generales de la India, hemos llegado a prever un aumento en la retórica populista de los partidos políticos que compiten por el poder.

Este año no es una excepción. Las elecciones generales se celebrarán en abril y mayo de 2019, y ya hemos presenciado diferentes promesas de manifiesto diseñadas para atraer a la gran comunidad rural de la India, entre las que se incluyen: exenciones a los préstamos agrarios, subsidios, una reducción del impuesto sobre bienes y servicios (GST, por sus siglas en inglés) y subsidios por desempleo.

Algunas de estas medidas podrían tener importantes consecuencias fiscales para la economía india y han generado sorpresas para muchos inversores.

No obstante, tenemos una visión más pragmática. Creemos que la trayectoria de crecimiento de la India, respaldada por las políticas implantadas desde 2014 por el primer ministro Narendra Modi, se ha consolidado lo suficiente como para superar cualquier dificultad a corto plazo.

Estas políticas, entre las que se incluyen la introducción del GST, la renovación del código de insolvencia, la recapitalización bancaria y el aumento de los límites de la inversión extranjera directa en los sectores, así como la iniciativa «Make in India», han ayudado a convertir a la India en la economía de los mercados emergentes principales con un crecimiento más rápido en 2018, con un crecimiento del PIB del 7,3 %[1].

Sea cual sea el resultado de las elecciones, en nuestra opinión existe un escaso margen para que el nuevo gobierno aplique políticas populistas y radicales, dada la organización entre el gobierno y su dependencia del Banco de Reserva de la India para equilibrar el déficit presupuestario. De modo que nos parece poco probable que se produzcan cambios relevantes en la legislación, independiente de quién constituya el nuevo Gobierno.

Si Modi vuelve a ser elegido, no prevemos muchos cambios importantes en la trayectoria económica de la India.

Aunque Modi no logre una victoria absoluta en las elecciones, creemos que es probable que su partido, el Bharatiya Janata Party (BJP), siga cumpliendo alguna función en la formación del nuevo Gobierno, posiblemente como parte de una coalición.

Razones para ser optimistas

Creemos que estamos en un punto de inflexión con respecto al crecimiento de las ganancias. Los últimos años han sido difíciles para el crecimiento de las ganancias, debido a los efectos de la desmonetización, la implementación del GST y la repercusión de los titulares negativos sobre los préstamos no productivos. Consideramos que es probable que exista una mejora gradual en el crecimiento de las ganancias, lo cual sería favorable para la renta variable.

A largo plazo, creemos que sigue habiendo razones para invertir en la India, pues los fundamentos parecen sólidos y los factores clave para el crecimiento a largo plazo nos ofrecen motivos para tener una visión positiva con respecto a la India. El crecimiento del producto interior bruto previsto para 2019 se sitúa en un 7,5 %, con lo que sigue siendo relativamente sólido, y se estima que alcanzará el 7,7 % en 2020.[1] En cambio, se prevé que la economía china crezca a un ritmo más lento, un 6,2 % este año y en 2020.[2]

Además, la India sigue beneficiándose de ciertos factores de crecimiento secular, entre otros, una demografía favorable, inversión en infraestructura, crecimiento del consumo urbano y aumento de los niveles de ingresos. En este momento, creemos que el consumo debería contribuir en parte a la evolución de la India, con un consumo nacional que se convertirá en una oportunidad de 6 billones de USD en 2030.[3]

Una combinación sensata de reducción de impuestos y aumento del gasto público, junto con un aumento del gasto de capital del sector privado, debería seguir manteniendo el crecimiento.

En resumen, a pesar de ese sentimiento de aversión al riesgo que hemos observado hacia la renta variable india en el período previo a las elecciones, creemos que todavía existen razones para invertir en la India. Aunque el resultado de las elecciones fuese una sorpresa, consideramos que la repercusión de la incertidumbre se reflejaría a corto plazo, dado que los fundamentos permanecen intactos.

Los comentarios, las opiniones y los análisis presentados aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con la que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos solo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos constituyen un subgrupo, entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados financieros. Debido a que estas estructuras suelen estar incluso menos desarrolladas en mercados fronterizos, así como a otros factores, entre ellos el mayor potencial de sufrir una volatilidad de precios extrema, la falta de liquidez, barreras al comercio y controles de cambio, los riesgos asociados a mercados emergentes se ven acentuados en mercados fronterizos. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Aventuras de inversión en mercados emergentes.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_emerging y en LinkedIn.

___________________

[1] Fuente: Perspectivas de la economía mundial, Fondo Monetario Internacional, enero de 2019. No hay garantía de que las proyecciones, previsiones o estimaciones vayan a cumplirse.

[2] Ibid.

[3] Foro Económico Mundial, «Future of Consumption in Fast-Growth Consumer Markets»: India, enero de 2019.

[1] Fuente: Actualización de las Perspectivas de la economía mundial del Fondo Monetario Internacional, enero de 2019

 

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *