Aventuras de inversión en mercados emergentes

Perspectiva

De la imitación a la innovación: la evolución tecnológica de los mercados emergentes

Muchos inversionistas mantienen una visión de los mercados emergentes que sigue anclada en el pasado, especialmente en el ámbito de la tecnología. Ya no se limitan a copiar los progresos realizados en el mundo desarrollado: las empresas de los mercados emergentes llevan ahora la delantera con presupuestos de investigación y desarrollo cada vez elevados, así como atractivas innovaciones. Chetan Sehgal y Andrew Ness, de Franklin Emerging Market Equity Group, expresan sus opiniones sobre esta creciente tendencia.

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Francés, Alemán, Italiano

En nuestros viajes por el mundo para hablar con líderes empresariales e inversionistas, hemos afianzado nuestra opinión de que, en la actualidad, la renta variable de los mercados emergentes es una clase de activos muy diferente de cuando empezamos nuestras carreras hace unos 25 años.

Hay pocos ejemplos más claros de esta evolución que el papel fundamental que desempeñan ahora la innovación y el uso de la tecnología en los mercados emergentes. Pero lo que resulta evidente tras nuestra investigación es que muchos inversores siguen sin comprender las oportunidades que ofrecen estas esferas.

Observamos que hay mucha innovación y conocimientos protegidos por derechos de propiedad procedentes de los mercados emergentes.

Si bien muchos inversionistas esperan que los mercados emergentes sigan el camino de desarrollo de los mercados más avanzados, en realidad estamos observando que las empresas se han hecho con el liderazgo en el ámbito de la innovación y están superando a las economías más avanzadas en sectores como el comercio electrónico, los pagos digitales, la banca móvil y los vehículos eléctricos. Las empresas innovadoras están convirtiendo las anteriores debilidades estructurales en fortalezas.

Al no verse afectados por las dificultades que entrañan las inversiones irrecuperables en infraestructuras o sistemas heredados, poseen mucho espacio para desarrollar soluciones creativas y rentables.

El ejemplo más patente es China, donde las empresas han pasado de adoptar un enfoque de repetición e imitación a tomar la iniciativa con su propio gasto en investigación y desarrollo patentado para diferenciarse de los productos occidentales.

Ante la ausencia de centros comerciales y tiendas minoristas, una nueva generación de consumidores entendidos y acaudalados comenzó a recurrir a sus teléfonos inteligentes para adquirir productos en línea. Hoy en día, el comercio electrónico representa un porcentaje mucho más alto de las ventas minoristas en China que en EE. UU.

En los pagos digitales, puede observarse una trayectoria similar, donde el lento desarrollo de los sistemas de tarjetas de crédito ha impulsado una migración de consumidores hacia las plataformas de pagos en línea, como Alipay de Alibaba y WeChat Pay de Tencent.

Alipay, por ejemplo, tenía una cuota de mercado total de pagos a terceros del 50 % en diciembre de 2018 (volumen de pagos total), mientras que WeChat Pay registraba solo una cuota del 35 % (si bien se esperaba que alcanzara una cuota del 40 % a finales de 2019).1 Los pagos digitales son muy habituales en China y el valor de su mercado de pagos digitales es varias veces el de EE. UU.

Hecho en China: siguen existiendo estereotipos obsoletos sobre las exportaciones de los mercados emergentes

A pesar de que los progresos realizados en varias esferas en cuanto a los productos de los mercados emergentes, una reciente encuesta realizada en nombre de Emerging Market Equity Group de Franklin Templeton sugirió que los inversores británicos siguen teniendo dudas sobre el valor y la calidad de algunas exportaciones de los mercados emergentes, así como que persisten muchos estereotipos sobre los productos y servicios «Hechos en China».

Más de la mitad de los inversores encuestados consideraban que las exportaciones chinas eran «baratas» (53 %) y algunos también las describieron como «mal reguladas» (38 %) y «de baja calidad» (29 %).2 Por el contrario, la mayoría de los participantes describieron las exportaciones británicas como «bien reguladas» (62 %) y “fiables” (57 %), mientras que consideraban que los productos japoneses eran «de gran calidad» (58 %) e «innovadores» (52%).3

Si bien las economías de los mercados emergentes alcanzaron un éxito inicial como productores de piezas electrónicas o aparatos domésticos baratos, por ejemplo, muchas de estas economías han puesto sus miras en otros puntos más altos en la cadena de valor.

En efecto, tomando a China y Corea del Sur como principales ejemplos, la cuota de los mercados emergentes de exportaciones globales con un elevado valor añadido ha aumentado de manera radical desde el comienzo del siglo XXI, lo que da la impresión de que los participantes de la encuesta no están en sintonía con la realidad.

Sin embargo, el progreso es desigual en los distintos mercados emergentes y nada de esto resta importancia a los desafíos a los que todavía se enfrentan en cuestiones de desarrollo. Es precisamente en este punto en el que resulta fundamental un buen análisis sobre el terreno y un enfoque de inversión activo.

Creemos que algunas de las innovaciones más transformadoras han surgido de estos mercados y esperamos que sigan llevando la delantera a los mercados desarrollados en una serie de ámbitos cada vez mayor. Algunas empresas han mostrado una excelente agilidad a la hora de resolver los problemas de los consumidores y es probable que aquellas que sean capaces de continuar haciéndolo disfruten de un crecimiento sostenible de las ganancias en el futuro.

__________________________________________________________

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

Los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí reflejan únicamente la opinión del/de los autor(es), por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos solo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

Las empresas y los estudios de casos a los que se hace referencia en este artículo se utilizan únicamente con fines ilustrativos; cualquier inversión podría formar parte o no de una cartera que cuente con el asesoramiento de Franklin Templeton Investments. Las opiniones tienen por único objeto ofrecer información acerca del proceso de análisis de valores. La información facilitada en este artículo no constituye una recomendación ni un asesoramiento individual de inversión para un valor, estrategia o producto de inversión determinados, ni una evidencia de intención de negociación de ninguna cartera gestionada por Franklin Templeton. Este documento no es un análisis completo de cada hecho relevante en relación con un sector, un valor o una inversión y no debe interpretarse como una recomendación de inversión. Trata de ofrecer una perspectiva del proceso de selección y análisis de carteras. Las declaraciones basadas en hechos se extraen de fuentes que se consideran fiables, pero no se ha comprobado de forma independiente su integridad o precisión. Estas opiniones no deben considerarse como un asesoramiento de inversión ni como una oferta de un valor particular. La rentabilidad pasada no garantiza rentabilidades futuras.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton («FT») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FT no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos por las filiales de FT y/o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos constituyen un subgrupo, implican riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente más pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados de valores. Debido a que estas estructuras suelen estar incluso menos desarrolladas en mercados fronterizos, así como a otros factores, entre ellos el mayor potencial de sufrir una volatilidad de precios extrema, la falta de liquidez, barreras al comercio y controles de cambio, los riesgos asociados a mercados emergentes se ven acentuados en mercados fronterizos. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales.

1. Fuente: HSBC, diciembre de 2018. No hay garantía de que las proyecciones, previsiones o estimaciones vayan a cumplirse.

2. Investigación realizada en nombre de TEMIT por Cicero Group. Todas las cifras, a menos que se indique lo contrario, proceden de Cicero Group. El tamaño total de la muestra era de 2270 consumidores británicos (mayores de edad), de los cuales 1379 eran inversores británicos y, de estos, 1032 poseían inversiones de al menos 25 000 libras. 505 personas de la muestra total tienen edades comprendidas entre 18 y 34 años y son inversores actuales o futuros. El trabajo de campo se llevó a cabo entre el 18 y el 26 de febrero de 2019. La encuesta se llevó a cabo en línea.

3. Ibid.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *