Aventuras de inversión en mercados emergentes

Un Destino Atractivo para las Vacaciones y las OPI

Este artículo también está disponible en: Inglés

Muchos inversionistas occidentales probablemente no tendrán ningún problema en nombrar la mayor oferta públicainicial (OPI) del año en los Estados Unidos; sin embargo, probablemente no saben que dos de las tres principales OPI globales hasta ahora se produjeron en un país que probablemente es más conocido como un destino de vacaciones que como un destino de inversiones.

Ese país es Malasia, donde se ha estado develando una interesante historia en el mercado de las OPI. El calendario de las OPI de este año incluyó a dos compañías que recibieron fuertes compromisos de inversión que las lanzó hacia uno de los tres primeros puestos de ofertas nuevas más grandes del mundo de este año.

Esta popularidad del mercado de las OPI de Malasia, en mi opinión, es un testimonio de la liquidez doméstica, ¡y ha mantenido a nuestros analistas locales bastante ocupados! Mientras que la participación extranjera en el mercado de Malasia ha sido modesta, considero que estas OPI en el medio de la incertidumbre del mercado global han llamado la atención de los inversionistas en este país a menudo pasado por alto. El nivel de la participación de inversionistas, sea extranjera o nacional, es una función de valor percibido, posibilidad de crecimiento y expectativas de retornos versus otras alternativas de financiamiento. Si Malasia puede cumplir con sus reformas económicas prometidas, pienso que existen buenas expectativas para que los inversionistas extranjeros puedan adquirir acciones ahí.

Por supuesto, la demanda por emisiones nuevas variará dependiendo del valor y lo atractivo de cada compañía individual que se registre en la bolsa, pero según los resultados y los niveles de suscripción de las últimas operaciones, aparentemente la demanda es más que adecuada. En general, las nuevas OPI han sido registradas en la bolsa a valorizaciones muy superiores a las del mercado en Malasia, más allá de lo que uno normalmente podría esperar si se hubieran registrado en alguna otra bolsa. Si bien esto es beneficioso para la compañía y sus accionistas originales, los niveles excesivos podrían ser una preocupación para el público inversionista, ya que éstos podrían no ser sostenibles a largo plazo. Aquí en Templeton, somos inversionistas con enfoque ascendente. Al final son las utilidades las que decidirán cómo valorizamos a una compañía, una conclusión que tomamos en base a un análisis caso a caso.

En tiempos de turbulencia económica, tal como hemos visto durante los últimos meses, Malasia se ha destacado para varios inversionistas como un destino atractivo para sus inversiones. Al contrario de muchos países desarrollados, sumidos en una crisis de deudas, Malasia actualmente posee excedentes en su cuenta corriente, con reservas por más de US$130.000 millones.1 Aunque su razón PIB/deuda gubernamental (pública) total ha crecido este último año por sobre el 50% (una tendencia que nos preocupa) su razón PIB/deuda externa total (lo que se debe a acreedores extranjeros) se ubica en aproximadamente el 30 %, algo razonable desde nuestro punto de vista. (Por ejemplo, la razón PIB/deuda externa de los Estados Unidos es más de 90 %.2) La alta tasa de ahorro nacional de Malasia es un punto a su favor, y consideramos que el balance general nacional es por lo general fuerte. Como muchas naciones este año, se supone que el crecimiento se frenará un poco, con el FMI pronosticando un PIB de 4,4 % contra un 5,1 % en el año 2011, a pesar que esta cifra superaría aún así a muchas economías, especialmente aquellas del mundo desarrollado. A pesar de los desafíos, Malasia por lo general ha logrado aprovechar los beneficios de la prudencia financiera tras la crisis financiera asiática del año 1998 y que existe una razón para creer que el crecimiento puede seguir repuntando en el largo plazo.

En mi opinión, el potencial del crecimiento de Malasia parece ser obvio. Tiene una población joven y creciente (la edad promedio es de 26,83) y ha sido un beneficiario preferencial de un ciclo ascendente de materias primas en años recientes. Malasia es un exportador neto de petróleo y gas, y es uno de los tres mayores productores mundiales de aceite de palma y caucho. El alza sostenida en los precios de materias primas agrícolas ha elevado los niveles de ingresos en sus comunidades rurales, y la liquidez en su sistema bancario se mantiene alta. Estos elementos invocan una imagen esperanzadora para un fuerte potencial de crecimiento del consumo y la capacidad para reinvertir en la economía de Malasia, tanto para el sector público como privado.

Diversidad Cultural

Malasia es un hermoso país con un paisaje de contrastes. Bosques tropicales exuberantes, cascadas, montañas y espectaculares playas se yuxtaponen con infraestructura moderna, ciudades y rascacielos. La calidez del sol tropical de Malasia corresponde con el de su gente. Me gusta pensar que las torres gemelas Petronas de Kuala Lumpur simbolizan las aspiraciones de su gente para lograr mayores alturas y una mejor calidad de vida.

Las Torres Petronas de Malasia
Las Torres Petronas de Malasia

Los éxitos económicos tangibles de Malasia son ampliamente documentados, por lo que no voy a entrar en mucho detalle. Lo que sí quiero mencionar es lo que considero una de sus fortalezas clave: la diversidad de su gente. Debido a su historia única entre la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), Malasia posee una población multicultural étnicamente diversa y cada una de sus comunidades mantiene en gran parte su cultura e idioma. Este factor conecta a la gente de Malasia no sólo con la comunidad ASEAN, sino que también con las grandes economías emergentes de China e India, como también con los países musulmanes del Oriente Medio. La gran población musulmana de Malasia ha hecho del país un centro de inversiones compatibles con la sharia (ley islámica), que cumplen conespecíficos principios islámicos. Además, al ser una ex colonia británica, el inglés se habla de forma fluida en gran parte del país, una ventaja agregada en las comunicaciones globales.

Malasia está ubicada estratégicamente a lo largo de una ruta marítima clave del comercio internacional, por lo que de varias formas es un candidato natural para convertirse en un centro comercial y financiero internacional. Creo que las mejoras en gobernabilidad pueden aumentar aún más el caso de Malasia, tales como asegurar el estado de derecho, promoción de la transparencia, reducción de la corrupción y compromiso con políticas consistentes.

Programa de Transformación Económica

Por su puesto, el camino para alcanzar el estatus de país desarrollado puede estar lleno de obstáculos, y la sobre dependencia en recursos naturales finitos representa un potencial obstáculo para Malasia. Sin embargo, el país se ha percatado de este peligro y está abordando sus cuellos de botella económicos. En septiembre de 2010, el gobierno lanzó su Programa de Transformación Económica (Economic Transformation Programme, ETP), que proporciona un proyecto para las diferentes inversiones e iniciativas de reforma que se están llevando a cabo en el país.

Yo recomendaría a cualquier persona interesada en invertir en Malasia que visite el sitio web de ETP del gobierno para conocer todas las iniciativas y avances a la fecha. Creo que el ETP es ambicioso y optimista, como debe ser para poder inspirar cosas más grandes. (Una de las metas del ETP es lograr la condición de “altos ingresos” de un mercado desarrollado para el año 2020). Para progresar aún más, creo que Malasia también requiere de inversiones simultáneas en educación, comunicaciones e infraestructura. Pero incluso si se cumple tan solo con una pequeña parte de los objetivos de ETP, Malasia podría lograr un avance aún mayor. En mi opinión, los éxitos iniciales del ETP podrían ser los posibles catalizadores necesarios para lograr más éxitos económicos y crear potencialmente un ciclo virtuoso.

Elección Comodín

Antes de fin de año se esperan realizar elecciones generales en Malasia, las que representan un posible comodín en su futuro. Las elecciones y las transiciones de liderazgo crean incertidumbre donde sea que ocurran, y a los inversionistas por lo general no les gustan las incertidumbres. Lo que es interesante es que esta elección en particular en Malasia es vista como una prueba para el actual gobierno que impulsa las reformas y podría fijar la dirección para Malasia en los siguientes cinco años. Las últimas elecciones en el año 2008 generaron uno de los peores resultados para la coalición gobernante Barisan Nasional, ya que fue la primera vez desde 1969 en que no lograban obtener una mayoría de dos tercios en el parlamento. Este escenario negativo obligó a realizar cambios en el sistema, lo que hasta ahora al parecer ha sido beneficioso para el progreso de Malasia.

Creo que estamos viendo las chispas de una mayor madurez política y existe un descarte gradual pero notable de políticas radicales anteriores. El énfasis se ha movido a asuntos universales tales como el progreso económico, la justicia social y económica, el estado de derecho, la transparencia y la corrupción. Cualquiera que sea el partido triunfador en las próximas elecciones, el resultado más probable, desde mi punto de vista, es que el cambio continúe alejando al país de prácticas anteriores negativas. Estoy cuidadosamente optimista que será para mejor, ya que la gente ha expresado su deseo por una mejor vida futura. Ahora que ya no se considera solamente un destino de vacaciones, creo que Malasia y los inversionistas allá, pueden esperar momentos emocionantes a futuro.

 


1. Fuente: Derechos de Autor © 2012 por el Fondo Monetario Internacional. Todos los derechos reservados.

2. Fuente: Banco Mundial, 2011.

3. Fuente: Central Intelligence Agency CIA WorldFactbook, 2011 est.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *