Aventuras de inversión en mercados emergentes

¿Han llegado los BRIC a una barrera de crecimiento?

Este artículo también está disponible en: Inglés, Alemán

Un patrón global de desaceleración del crecimiento económico en el primer semestre de 2012, ha afectado a las naciones “BRIC” – Brasil, Rusia, India y China. Sin embargo, personalmente no creo que las economías BRIC hayan chocado contra un muro de ladrillos. Mientras que algunos participantes del mercado han estado esperando con impaciencia que los gobiernos tomen nuevas medidas de estímulo, otros se han preguntado si se está gestando algo más fundamental, y menos dentro del control del gobierno. Una de las posibles teorías es el concepto de una “trampa del ingreso medio.” La premisa es que los países emergentes pueden tener dificultades para mantener tasas altas de crecimiento per cápita más allá de un punto determinado, ya que los beneficios de la tecnología, los bajos costos laborales y utilidades fáciles de productividad se acaban antes de que la acumulación de capital tecnológico permita una transición a un modelo económico de mayor salario y mayor productividad. Nuestro equipo no está convencido de que este argumento sea válido para las economías BRIC, o los mercados emergentes en general.

China

Creemos que una cierta desaceleración de la tasa de crecimiento de China era casi inevitable, dado que el tamaño de la fuerza laboral del país parece estar llegando a su nivel máximo y la transferencia de la mano de obra del sector agrícola al sector industrial ha disminuido. En este contexto, las expectativas de un crecimiento de alrededor del 7 % anual para este año (en comparación con los aumentos de casi un 10 % anuales promedio de los últimos años) parecen completamente racionales para nosotros. En su “Informe de Trabajo del Gobierno” entregado al Congreso Nacional del Pueblo en marzo, el primer ministro chino, Wen Jiabao, proyecta una tasa de crecimiento del 7,5 % para el año 2012, lo que pensamos que podría resultar conservador.

La política del gobierno ha estado cambiando, desde un crecimiento más dirigido por el Estado, impulsado por las exportaciones y de trabajo intensivo, hacia un modelo económico que enfatiza el consumo interno, la fuerza tecnológica y la experiencia empresarial. Tanto la oferta como la demanda podrían estar detrás de esta transición: una inversión sustancial en la educación superior ha ampliado la cantidad de mano de obra educada, y la demanda está creciendo por el aumento continuo y rápido en el tamaño y la riqueza de la clase media china. El endeudamiento de los consumidores, incluyendo la deuda hipotecaria, es bajo en China, y fuera de la vivienda de estratos altos en las grandes ciudades, no vemos un exceso de viviendas que presione los precios. Dadas estas circunstancias, creemos que China debe ser capaz de unirse a Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Japón en escapar de la “trampa de la renta media”.

El liderazgo en China cambiará pronto, y será interesante ver cómo sus nuevos líderes continúan con estos cambios estructurales e intentan mantener la condición de China como un líder global del crecimiento.

India

A diferencia de China, el gobierno aproblemado de India ha estado luchando para implementar proyectos de inversión y de infraestructura necesarios, y una serie de iniciativas populistas y anti-negocios, minó la confianza de los inversionistas en los últimos meses. También se expresó preocupación por las medidas para apoyar el consumo, que podrían desplazar la inversión del sector privado, lo que podría generar déficits en la balanza de pagos. Este verano, varias agencias internacionales de calificación amenazaron con rebajar la deuda soberana de India a un estado prácticamente de deuda de alto riesgo. Pero, repentinamente, los líderes de India entregaron noticias que tuvieron una gran acogida.

A mediados de septiembre, el gobierno anunció reformas radicales, incluyendo planes para vender su participación en cinco empresas, un alejamiento de los subsidios y la apertura hacia la inversión extranjera directa en los mercados de energía, medios de difusión diferentes a los de noticias, comercio minorista y aviación.

El banco central de India se alineó y redujo la tasa de reserva de efectivo a un 4,5 % desde un 4,75 %. Si bien se podrían hacer más reformas, considero que las acciones del gobierno de India y el banco central representan pasos positivos hacia la recuperación de la confianza de los inversionistas, y podría sentar las bases para un mayor crecimiento en el futuro.

A pesar de los obstáculos, la economía de India ha demostrado ser hábil en la generación de crecimiento en los últimos años, sin grandes inversiones y con una mejor relación crecimiento-gasto de capital que China. A diferencia de China, se espera, en general, que la población trabajadora de India experimente un fuerte crecimiento durante la próxima década, y las reservas de mano de obra entre la población rural son grandes. Los impedimentos para el crecimiento continuo deben ser superables, en nuestra opinión, siempre que exista voluntad política para ello, lo que nos lleva a creer en el potencial de crecimiento de la economía.

Rusia

Rusia, al igual que China, podría ver que su población en edad para trabajar disminuye. Sin embargo, pensamos que la clase media rusa también podría aumentar, en la medida que la riqueza de las exportaciones de materias primas se filtre a través de la economía. Las empresas proveedoras de bienes y servicios de consumo para este creciente mercado, parecen tener potencial de beneficiarse. Las estructuras financieras de Rusia están poco desarrolladas, los niveles de deuda del consumidor son generalmente bajos, y el reciente crecimiento del producto interno bruto (PIB) ha sido fuerte. 1 Una fuerte dependencia de la industria de petróleo y gas podría representar un factor de riesgo, ya que el petróleo representa el grueso de las exportaciones de Rusia y una parte considerable de los ingresos del presupuesto federal. Sin embargo, nos parece que una caída de los precios del petróleo es improbable, al menos en el corto o mediano plazo. Además, el gobierno anunció recientemente ambiciosas reformas económicas destinadas a hacer frente a la dependencia del país de las exportaciones de productos básicos. La entrada de Rusia como miembro de la Organización Mundial del Comercio podría proporcionar un catalizador de crecimiento similar a la que hizo a China después del año 2001. (Puede leer más acerca de mis opiniones sobre Rusia en mi reciente blog: “La evolución rusa”.)

Brasil

De las cuatro economías BRIC, creemos que tal vez Brasil es el país que más preocupa a los inversionistas. Su crecimiento del PIB en los últimos años ha sido inferior al de India y China2, y una tradición populista e intervencionista del gobierno ha dejado al país con impuestos inusualmente altos, un salario mínimo relativamente alto en comparación con sus pares y derechos potencialmente problemáticos de pensiones y beneficios para los trabajadores del sector público. Las políticas nacionalistas en algunas industrias clave, en particular la energía, han tendido a retardar y complicar los programas de inversión. El país también puede ser más vulnerable a las fluctuaciones de los precios y la demanda de materias primas que otros países BRIC, un área que ha financiado su reciente crecimiento. Sin embargo, en nuestra opinión, no vemos disminuciones a corto plazo de los productos básicos, que podrían conducir a la debilidad en el largo plazo, ya que es probable que el crecimiento en varias otras economías emergentes siga apoyando la demanda. Además, el gobierno ha estado trabajando para hacer frente a algunos de sus desafíos, en particular con medidas para contener los costos de pensiones para los empleados del Estado, y hay señales de un renovado apetito por la privatización. Mientras tanto, creemos que el consumo interno podría avanzar, con el apoyo de una población trabajadora joven y dinámica, impulsando una diversificación gradual de la economía.

Más allá de los BRIC— los CIVETS

Los BRIC no son, de ninguna manera, la totalidad de los mercados emergentes. Detrás de ellos, destaca un grupo de nuevas economías con el objetivo de seguir su ejemplo. “CIVETS” es un acrónimo nuevo en los círculos de los mercados emergentes, que describe a Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía y Sudáfrica; todos ellos reúnen varias combinaciones de mano de obra joven y barata, y recursos naturales abundantes en un esfuerzo por impulsar un rápido crecimiento económico. Creemos que muchos otros países de África, el hogar de algunas de las economías de más rápido crecimiento del mundo, tienen un potencial.

Creo que estas economías CIVETS podrían ayudar a compensar un déficit de crecimiento que se podría generar en los mercados emergentes en su conjunto en la medida que los BRIC maduren. Y, mediante el suministro de recursos y nuevos mercados, también podrían ayudar a reducir el impacto en las economías emergentes más establecidas a causa de la desaceleración del crecimiento y la demanda en los países desarrollados.

Por estas razones, creemos que las naciones BRIC no están llegando a un límite en su crecimiento, pero si los mercados emergentes en general siguen logrando un fuerte crecimiento económico en los próximos años, los países BRIC tendrán que sortear algunos obstáculos.



1. Bloomberg, agosto de 2012. “Russia’s Economy Expanded 4% in Second Quarter, Slowest in Year.” (La economía rusa se expandió un 4 % durante el segundo trimestre, el crecimiento más bajo del año)

2. Fuente: Banco Mundial. Crecimiento del PIB (porcentaje annual) para 2009 a 2011.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *