Aventuras de inversión en mercados emergentes

Impulsando la Liquidez

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Alemán

La economía global es a menudo como una fila de piezas de dominó. Al caer una pieza, las otras caerán también. Este año, el débil crecimiento económico y las pesadas cargas de deuda en muchos mercados desarrollados tuvieron un efecto dominó en las economías emergentes, y muchos inversionistas perdieron la confianza en ambos. En respuesta, los bancos centrales han tomado medidas para impulsar el crecimiento económico y la liquidez. En el corto plazo, estas acciones de los mercados desarrollados pueden tener un positivo efecto de “goteo” hacia las economías emergentes, pero éstas podrían también generar un efecto a largo plazo que puede cambiar el escenario: la inflación.

En septiembre, el Banco Central Europeo (BCE) anunció un programa de compra “ilimitada” de bonos (conocido oficialmente como Transacciones Monetarias Inmediatas) para ayudar a mantener el euro, en medio de una crisis de deuda.

Europa está pasando por un cambio histórico, y nuestro equipo considera que esto podría tener un impacto positivo en la economía mundial en el futuro. El rol del gobierno está sufriendo una transformación fundamental en muchas de las economías europeas. La gente está empezando a cuestionar el papel dominante que muchos gobiernos europeos han tenido, sobre todo cuando se trata de gastos del bienestar social.

Muchos líderes europeos allí se dieron cuenta de que no pueden seguir gastando al mismo ritmo que en el pasado, acumulando déficits. Y también hay un reconocimiento de que las restricciones del gobierno y los obstáculos en el camino de la empresa privada son, en algunos casos, demasiado engorrosos. Así que, en la medida que este debate continúe, creo que es probable que haya reformas sobre las reformas.

La privatización de empresas estatales es un área que creo podría dar lugar a un mayor crecimiento económico y una Europa mucho más próspera en el largo plazo. Sin embargo, eso no va a suceder de un día para otro y hay muchos intereses creados que quieren proteger sus posiciones. Pero en mi opinión, la tendencia es clara: debe haber una reforma que produzca una Europa más unida y más fuerte, tanto política como económicamente.

Mientras Europa está teniendo estos debates, los EE.UU. al parecer han suspendido todos los esfuerzos de reducción de la deuda hasta después de las elecciones generales de noviembre. Con el fin de ayudar a impulsar la economía y restaurar cierta confianza mientras tanto, la Reserva Federal de los EE.UU. (“Fed”) anunció que compraría US$ 40 mil millones por mes en valores respaldados por hipotecas en el mercado abierto, la tercera ronda de su programa de flexibilización cuantitativa (“QE3”)

Flexibilización Prolongada de la Fed

Ya sea que se llame “QE3”, “QE4” o de otra forma, a mí me parece que la Fed probablemente seguirá inyectando dinero en el mercado hasta que observe una mejora significativa en la tasa de desempleo de EE.UU., que se situó en el 8,1 % en agosto. A mi modo de ver, lo podríamos llamar también “QE Cualquier cosa” hasta que eso ocurra. Y, en mi opinión, no creo que sea probable que ocurra sin algunos cambios y reformas, incluida la estructura tributaria de los EE.UU. Como un efecto dominó, esto podría a su vez significar que la Fed, junto con el Banco Central Europeo, el Banco de Japón y otros bancos centrales que buscan estimular sus economías, sigan inyectando liquidez.

En mi opinión, esto puede ser positivo para los inversionistas en los mercados emergentes, por lo menos en el corto plazo. Junto con muchos mercados desarrollados, muchas economías emergentes han sufrido una desaceleración del crecimiento durante el año, y los inversionistas se han mostrado renuentes a colocar sus activos en lo que consideran los mercados “riesgosos”, ya sea con razón o no. Los eventos en los mercados desarrollados en los últimos años han demostrado que no hay mercado sin riesgo.

Sin embargo, los miles de millones de dólares que inundan el sistema financiero no fluirán todos hacia lo que muchos inversionistas consideran activos “refugios”, tales como bonos del Tesoro estadounidense y otros bonos gubernamentales, desde mi punto de vista. Hay mucho dinero en el sistema en este momento, y esperaría más flujos institucionales hacia las acciones en general. Algunos de esos flujos podrían aparecer en mercados emergentes y fronterizos, sobre todo si la confianza en Europa, y en la economía mundial, aumenta.

Desigualdad de oportunidades frente a la inflación

Ante esta avalancha de dinero en efectivo, creo que la mayor amenaza de la cual tenemos que estar conscientes en el largo plazo es la inflación. Esto es cierto tanto para los mercados desarrollados, como para los emergentes por igual, aunque los mercados emergentes tienden a experimentar un mayor impacto negativo. Por lo general, un mayor porcentaje de la población se encuentra en los niveles de ingresos más bajos, por lo que los aumentos de precios en productos básicos como los alimentos y el combustible pueden ser más difíciles de absorber. Una forma de ayudar a disminuir los efectos de la inflación es aumentar la productividad, y para lograr esto, creo que muchas economías necesitan reducir el papel del gobierno. ¿Por qué? Porque cuando los gobiernos administran empresas, a menudo se reduce también la productividad.

Por lo tanto, como consecuencia de este alto nivel de relajación monetaria y la amenaza potencial de la inflación, mi trabajo como inversionista es buscar empresas individuales en los países que muestran un potencial para poder sobrevivir, e incluso prosperar, en vista de estos desafíos. Y algo que he aprendido es que en cualquier ciclo económico, siempre hay oportunidades potenciales en alguna parte.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *