Aventuras de inversión en mercados emergentes

El renminbi en el escenario mundial

Este artículo también está disponible en: Inglés

Por más de una década, el renminbi (RMB), la moneda china, había avanzado por la senda de la apreciación, pero cierta debilidad este año generó nuevos comentarios sobre si la moneda tiene un valor justo en relación a las monedas globales. Como inversionistas en acciones globales, nos vemos constantemente enfrentados a cambios monetarios. Este es un factor importante en el momento de considerar nuestras inversiones, porque las fluctuaciones monetarias afectan las ganancias y las operaciones de las empresas. Por supuesto que estos altibajos de las monedas dejan ganadores y también perdedores. Las empresas basadas en la exportación pueden prosperar con monedas nacionales más débiles, mientras que las industrias dirigidas al mercado  nacional son más propensas a sufrir las consecuencias. Como una de las potencias exportadoras del mundo, China ha mantenido un firme control sobre su moneda nacional con el fin de mejorar su posición de inversión y comercio, pero este control está empezando a debilitarse.

Nombres y lugares

Las dinámicas de las divisas pueden ser confusas, y de hecho existe una gran confusión en torno a los distintos nombres que tiene la moneda nacional china: RMB, CNY y CNH. A modo de aclaración, la República Popular de China denominó su moneda oficial  “renminbi” en el año 1949. “Yuan” es el nombre de una unidad del renminbi y, dependiendo de si se trata de mercado nacional o extraterritorial se le llama de una manera u otra: CNY se refiere al renminbi dentro de China (de ahí la “Y”), mientras que CNH se refiere al renminbi fuera de China, principalmente en Hong Kong (de ahí la “H”). Debido a la efectiva separación entre mercados nacionales y extraterritoriales para el renminbi, a menudo el CNY y el CNH pueden estar sujetos a distintos factores de demanda y oferta.

De igual modo, es importante observar que mientras que renminbi significa ¨la moneda del pueblo¨, el nombre corto para el renminbi o yuan en China es “kuai” (literalmente, trozo o pedazo). Hablado en un tono distinto (los tonos son muy importantes en la lengua china pues el significado puede cambiar de manera radical si es dicho en un tono diferente) “kuai” también puede significar ¨rápido¨. Y ahora pareciera ser que la presión sobre la convertibilidad del renminbi se está acelerando a pesar de que el banco central chino (el Banco Popular Chino o “BPC”) ha sugerido que preferiría desacelerar las cosas para asegurar una transición más prolongada. China es la segunda economía más grande del mundo y si está destinada a convertirse en la economía más grande del mundo —lo que creo que así será— tendrá que ajustar ese tamaño a una posición dentro del liderazgo monetario.

Con el fin de disminuir su dependencia del dólar estadounidense y lograr entrar en la canasta de monedas del Fondo Monetario Internacional, el gobierno chino ha indicado que para el año 2015 le gustaría tener un RMB completamente convertible en el escenario mundial (lo que muchos dicen es demasiado ambicioso, particularmente si se mira el entorno internacional actual), y ha aumentado el uso del RMB en el comercio e inversión internacional.

Hong Kong fue el primer lugar fuera de China Continental en tener un mercado interbancario para el RMB, por lo que se conoció como “Centro Extraterritorial para el RMB”. Los bancos allí han sido alentados a ofrecer una limitada cantidad de servicios y productos denominados en yuan, incluidos los llamados bonos “dim sum” que pueden verse como un paso hacia una convertibilidad monetaria más amplia. El comercio exterior en renminbi también es autorizado y regulado en Macao. A fines de agosto, el BPC anunció que también se establecería un banco de compensación para operaciones en renminbi en Taiwán. La creación de nuevos centros extraterritoriales ha sido un enfoque clave de su política por algún tiempo, y se especula que Londres, Dubai y Singapur también podrían ser posibles destinos para mercados extraterritoriales para el RMB.

Valoración de la moneda

Nuestra investigación indica que en la actualidad el renminbi está infravalorado en relación al dólar estadounidense, pero no por mucho. Y el mes pasado ha habido un repunte. No hay que olvidar que China ha venido teniendo un crecimiento económico de dos dígitos durante muchos años en las últimas tres décadas, mientras que sus socios comerciales han crecido más lentamente.  Durante los últimos 18 años, el RMB se ha revalorizado en un 30% aproximadamente, pero eso no pareciera ser suficiente para la comunidad internacional, considerando que China posee actualmente la mayor cantidad de reservas de divisas (más de USD $3 billones1) y que sigue acumulando superávits en cuenta corriente así como ingresos récord de inversiones extranjeras.

China pareciera estar preocupada de las consecuencias de la apreciación de las divisas, pero tal vez se pueda aprender de lo sucedido con la moneda en Japón. Cuando yo vivía en Japón hace 35 años, cambiaba 360 yenes por un dólar estadounidense. La moneda estaba flotando en el año 1973, y décadas más tarde, el tipo de cambio ahora es aproximadamente 78 yenes por USD. A los exportadores japoneses les preocupaba que el fortalecimiento de la moneda resultara en una desastrosa competitividad de las exportaciones, pero eso no ocurrió. Lo que sucedió fue que las empresas japonesas mejoraron la tecnología y la calidad, exactamente lo que están haciendo los chinos ahora. No obstante, para llegar a ser realmente una moneda de reserva mundial (y quizás evitar algunos de los subsecuentes tropiezos económicos de Japón), China necesita cambios fundamentales y estructurales más profundos, incluyendo la apertura de sus mercados financieros.

A pesar que creo que algún día China podría llegar a ser la economía más grande del mundo, no creo probable que a corto plazo supere al dólar estadounidense como moneda de reserva mundial debido a las actuales restricciones en el cambio del RMB. Lo veo como una posibilidad para un futuro más lejano apoyada por una moneda de libre flotación; un crecimiento del mercado internacional me parece más probable a corto plazo. Actualmente el BPC fija una tasa referencial para la moneda y limita las ganancias o pérdidas a un porcentaje diario específico de ese nivel de tasa referencial. En su defensa se podría alegar que soltar las riendas de la moneda podría resultar en una caída de sus reservas récord de divisas, pero a mi parecer esto no es más que otra transición clave en una economía que está experimentando muchos cambios estructurales mientras avanza hacia su objetivo de asegurarse un futuro firme como líder mundial.

 


1. Fuente: Administración Estatal de Divisas, Banco Popular de China.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *