Aventuras de inversión en mercados emergentes

Las economías del mundo se hacen mayores

Este artículo también está disponible en: Inglés, Alemán

A medida que crecemos y envejecemos, nuestras necesidades y hábitos cambian a menudo. Lo mismo es válido para las economías, que crecen y cambian junto con su gente. Las estadísticas de corto plazo que afectan el índice de crecimiento económico de un país, tales como el gasto del consumidor, las exportaciones y demás son ciertamente importantes, pero también existen las transformaciones a largo plazo que pueden tener significantes implicaciones económicas para el futuro. Los cambios demográficos son un ejemplo de ello. Como inversionista a largo plazo, no sólo debo fijarme en las oportunidades actuales, sino que también anticiparme a los acontecimientos de mañana.

En muchas partes del mundo la cantidad de jubilados y pensionistas aumenta a medida que los índices de longevidad mejoran y la población en edad de trabajar disminuye. En los EE.UU. y Europa, una enorme cantidad de personas pertenecientes a la generación del “baby boom” de la posguerra está alcanzando la edad de jubilarse. Esta generación representa cerca de un tercio de la población estadounidense y cada día unos 10.000 de estos individuos cumplen 65 años de edad.1 Esto significa que en el futuro una carga mayor podría recaer en una menor cantidad de trabajadores más jóvenes. Del mismo modo, en la Unión Europea existen actualmente cuatro trabajadores (entre 15 y 64 años) por cada persona mayor de 65 años que no trabaja. La oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, pronostica que para el 2060 esa proporción disminuirá a 2:1.2

Las naciones con poblaciones más maduras normalmente requieren de más servicios sociales, incluyendo la asistencia médica. Los patrones de gastos del consumidor también podrían cambiar para reflejar las necesidades particulares de este grupo. La suma demográfica de menos trabajadores más una población que envejece puede conducir a una resistencia al avance del crecimiento económico, pero algunas economías están de hecho enfrentando la dinámica contraria. Mientras que algunas naciones se esfuerzan por satisfacer a poblaciones mayores, otras justamente hacen frente a un incremento de trabajadores más jóvenes, lo que posiblemente podría conducir a interesantes transformaciones globales a largo plazo en el crecimiento y el desarrollo económico.

Las naciones BRIC también envejecen

Una de las razones por las que me entusiasman los mercados emergentes es porque en comparación a los mercados más desarrollados tienen poblaciones generalmente más jóvenes y mayores índices de crecimiento. No obstante, no todos los mercados emergentes son inmunes a la tendencia de envejecimiento de la población. Según proyecciones de las Naciones Unidas se espera que en Brasil, Rusia, India y China (economías emergentes, conocidas como las naciones BRIC) la cantidad de personas de 65 años o mayores aumente en un 46%, a 295 millones para el año 2020, y a 412 millones para el año 2030, mientras que se espera que disminuya el grupo de personas entre 15 y 24 años. 2

Ciertas tendencias en la fertilidad y la mortalidad son los principales impulsores de los modelos demográficos. En China, la política oficial de un niño por familia, creada en 1979, ha venido afectando a la población activa con implicaciones interesantes. La ONU ha pronosticado que, para el 2015, la cantidad de individuos de 65 años y mayores aumentará en un 78%, a 195 millones en China.3 Debido a que su población envejece, el desafío del pasado de China de una sobreabundancia de trabajadores podría convertirse en un problema distinto: una escasez de trabajadores.

Al su vez, la estructura de la familia en China también está cambiando. En la actualidad, las familias pueden estar conformadas por varias generaciones bajo un mismo techo: parejas casadas con “dos sueldos y sin niños” (dual incomes and no kids, DINK) o, lo que va en aumento, solteros que viven solos. Un ejemplo de lo que esta transformación puede significar para el paisaje económico es el hecho de que un aumento de la población soltera y los llamados DINK crea una mayor demanda de viviendas y generalmente requiere de una mayor asistencia privada o gubernamental que quienes viven en familia. Desde mi perspectiva de largo plazo, esto significa que deberíamos examinar posibles oportunidades en sectores que incluyan asistencia médica, vivienda y que puedan apoyar y beneficiarse de esta dinámica.

Ahorrando e invirtiendo para el futuro

Sabemos que en estos momentos, muchos países emergentes tienen niveles de deudas más bajos y niveles de ahorros más elevados que muchos países desarrollados. En las naciones emergentes hay mucha gente que no tiene mayor participación en esquemas de pensiones formalizados o planes de jubilación, y puede que hayan menos redes de seguridad social, razones por las cuales el índice de ahorros personales podría ser mayor allí que en los países desarrollados. Los índices de ahorros familiares en China e India, por ejemplo, son aproximadamente cinco a ocho veces más altos que en los EE.UU.4

Desde un punto de vista económico esto tiene sus pros y sus contras. Cuando los índices de ahorros personales son altos, eso puede significar que hay menos gastos del consumidor. Sin embargo, esos ahorros mantenidos en los bancos pueden servir de préstamos para inversiones de capital en fábricas, maquinaria e infraestructura. Del mismo modo, los balances en este tipo de situaciones son a menudo más sólidos con menos apalancamiento a nivel de consumidor y a nivel nacional. A medida que las poblaciones envejecen, los gobiernos se enfrentan al desafío de cómo distribuir limitadas reservas públicas a quienes no cuentan con los ahorros adecuados, a la vez que debe percibir dinero de una menor cantidad de trabajadores para financiar la base fiscal.

Los mercados emergentes tienen generalmente un promedio de edades menor que la mayoría de las naciones, y si bien es cierto que este no es el único factor a considerar, pienso que es algo que hay que tener en mente cuando se buscan oportunidades de inversiones globales. En la actualidad, India es el país de las naciones BRIC que tiene la población más joven con un promedio de 26,2 años.5 Esta es una de las razones por las que creo que India cuenta con un buen potencial de crecimiento a largo plazo. Su clase obrera joven y en aumento podría ayudar a impulsar la economía con un mayor excedente que gastar mientras el nivel de vida siga creciendo.

Comparemos eso con Alemania, por ejemplo, que tiene un promedio de edades de 44,9 años.6 La oficina de estadísticas de la Unión Europea predice que el promedio de edades de Europa podría elevarse a 47,6 años para el 2060, y las personas de 65 años o mayores representarán un 29,5% de la población, de un 17,4% en el año 2010. Al mismo tiempo, la longevidad va en aumento y se espera que la cantidad de personas de 80 y mayores se triplique (para el mismo periodo).7

Mercados fronterizos = Generalmente poblaciones jóvenes

Desde el punto de vista de inversiones, los mercados fronterizos, que son una subcategoría de los mercados emergentes, me parecen aún más interesantes si se toma en consideración factores demográficos. Creo que las jóvenes poblaciones y los sólidos índices de crecimiento de muchos mercados fronterizos—generalmente más elevados que los de los mercados emergentes o desarrollados—contribuyen a su atractivo para las inversiones. África, en particular, presume de algunos de los índices de crecimiento más rápidos del mundo y de algunas de las poblaciones más jóvenes, razones por las cuales he estado muy entusiasmado con el continente. He sido testigo directo del potencial que allí existe.

Pienso que para los responsables de las políticas en las economías desarrolladas, emergentes y fronterizas será primordial estimular la productividad frente a estas tendencias, incluyendo los esfuerzos por ampliar el grupo de trabajo altamente calificado. A mi juicio, y como hemos visto evidenciado recientemente en el mundo desarrollado, el sobrendeudamiento a nivel económico o individual no ha sido el camino hacia una prosperidad a largo plazo. Parece ser que en muchos países ya ya no se puede contar con algunas de las fuertes redes de contención social de antaño, por lo que los individuos tendrán que tomar una mayor responsabilidad fiscal para su propia planificación de jubilación. (Por cierto, nunca es tarde para empezar).

 


1. Fuente: ©Pew Research Center, Social and Demographic Trends Project. “Baby Boomers Reach 65 – Glumly”, diciembre de 2010. Pewresearch.org/pubs/1834/baby-boomers-old-age-downbeat-pessimism.

2. Fuente: European Statistical Office, Eurobaromoter, “Active Aging”,  enero de 2012,

3. Barry Mirkin and Mary Beth Weinberger, Population Division, United Nations Secretariat, “The Demography of Population Aging”, 1998.

4. Fuentes: OCED Library,” Household Savings Rates – Forecasts, 2006 a 2013; © 2009 Fondo Monetario Internacional,  todos los derechos reservados.

5. Fuente: Libro de datos mundiales de la CIA, junio de 2012.

6. Fuente: Libro de datos mundiales de la CIA, junio de 2012.

7. Fuente: Eurostat. “Population Structure and Aging”, octubre de 2011.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *