Aventuras de inversión en mercados emergentes

Los Intereses Vecinos de Rusia y China

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Alemán, Polaco

Ya sea que nuestros vecinos estén tan cerca como el asiento a nuestro lado en un avión o al otro lado de una frontera nacional, la mayoría estaría de acuerdo en que si bien es posible que no nos veamos frente a frente, la cooperación pacífica tiene más sentido que las relaciones tensas. China y Rusia comparten aproximadamente 6.400 kilómetros de frontera común, y su relación de vecinos ha tenido, por cierto, algunos altos y bajos. Pero me queda claro que las oportunidades de cooperación entre estos dos países tienen enormes beneficios potenciales mutuos, sobre todo en el comercio de los recursos naturales.

Vimos por primera vez señales significativas del interés ruso en los mercados de capitales de Asia cuando el empresario Oleg Deripaska llevó su empresa de aluminio a la Bolsa de Hong Kong a principios de 2010. En 2011, obtuvo un memorando de entendimiento de 5 mil millones de dólares estadounidenses con el Export Import Bank de China para desarrollos de recursos en Siberia y el Lejano Oriente de Rusia, incluidas plantas de generación de energía, minas de carbón y otros proyectos.

Al reconocer los problemas económicos en Europa y las tasas de crecimiento relativamente fuertes de Asia en los últimos años, los líderes rusos han dirigido su atención hacia el este y hacia su vasto territorio que se extiende hasta el océano Pacífico. En el año 2011, Vladimir Putin, quien era entonces primer ministro de Rusia, firmó un memorando de modernización económica con el presidente de China, Hu Jintao. Las transacciones comerciales entre Rusia y China se dispararon en un 40%, según lo informado, hasta llegar a 79 mil millones de dólares estadounidenses en el año 20111, y se espera que lleguen a un valor anual de 100 mil millones dentro de los siguientes 2 a 3 años.2

Poco después de su elección a la presidencia en marzo de 2012, Putin creó un departamento gubernamental especializado bajo un nuevo Ministerio para el Desarrollo del Lejano Oriente (Minvostokrazvitiya), lo que muestra su intención de mejorar las relaciones con Asia y desarrollar el Lejano Oriente de Rusia. En abril de 2012, el gobierno ruso también aprobó una legislación para formar una corporación para el Lejano Oriente con fondos por 17 mil millones de dólares estadounidenses, exenta parcialmente de la jurisdicción federal y que depende directamente del Presidente. A esta nueva entidad se le otorgaron poderes especiales para formar nuevos negocios y asignar recursos para desarrollar el área.

Además, durante una visita de estado en el año 2012, Rusia y China lanzaron un fondo de inversión ruso chino con un valor de 4 mil millones de dólares estadounidenses para invertir en empresas chinas que tienen participación rusa, como también proyectos en Rusia. Uno de los primeros proyectos es una empresa forestal de Rusia, que suministra una parte sustancial de las importaciones de madera de China. Además, se ha planificado un centro espacial por un valor de 8 mil millones de dólares estadounidenses para la región de Amur a sólo 96 kilómetros de la frontera con China. Esto remplazará el lugar de lanzamiento en Kazajstán, que ahora es utilizado principalmente por los rusos y los estadounidenses para viajar a la Estación Espacial Internacional. El proyecto Amur incluirá siete plataformas de lanzamiento con el primer lanzamiento previsto para el año 2015. 

Ferrocarriles y yacimientos de petróleo

Estos son sólo algunos ejemplos; los rusos han planificado varios proyectos de gran tamaño relacionados con el Lejano Oriente y China. Creo que la extensión de las líneas ferroviarias rusas hacia China podría llegar a tener el impacto positivo más significativo en el largo plazo como resultado de la cooperación entre los países. Los rusos han firmado acuerdos de empresas conjuntas (joint venture) con las organizaciones ferroviarias chinas para modernizar el corredor ferroviario ruso que une Europa con China.

Mark Mobius en Siberia Occidental
Mark Mobius en Siberia Occidental

Creo que los ricos yacimientos de petróleo y gas de Rusia serían de gran interés para los chinos, ya que se espera que la demanda de energía seguirá creciendo debido a una clase media en crecimiento. Con cinco billones de metros cúbicos en reservas probadas de gas natural en el extremo oriente de Rusia3, las posibilidades de China son enormes. Sin embargo, las negociaciones sobre los precios del gas aún están en curso. China cuenta con acuerdos de gas en todo el mundo, pero la posibilidad de traer gas desde Rusia es la que tiene más sentido, siempre que el precio sea justo. En Siberia, la estructura Bazhenov tiene enormes reservas de petróleo, incluso más grandes que aquellas de Bakken, la enorme roca petrolífera en Dakota del Norte y Montana en los EE.UU. Las reservas Bazhenov cubren 2,3 millones de kilómetros cuadrados (el tamaño del estado de Texas y el Golfo de México juntos) y son 80 veces más grandes que las de Bakken4, que actualmente está entregando más de 500.000 barriles diarios (bpd).5 La agencia nacional de subsuelo de Rusia, Rosnedra, ha estimado que la formación de pizarra de Bazhenov podría tener un rendimiento de 182 mil millones de barriles en total, y esa es la parte inferior de las estimaciones. El Ministerio de Energía de Rusia estima que para el año 2020, Bazhenov podría estar produciendo hasta 2 millones de barriles por día, con la ayuda de la tecnología fracking, mediante la cual se rompe la roca petrolífera bajo agua a alta presión y productos químicos para liberar el petróleo. Rusia y Arabia Saudita han alternado entre el primer y el segundo lugar a nivel mundial en términos de producción de petróleo en los últimos dos años: Rusia produjo 10 millones de bpd en el 2010, comparado con los 9 millones de Arabia Saudita. 6 El desarrollo de los campos Bazhenov podría elevar el total sustancialmente, y China sería probablemente el mercado principal.

Conflicto y cooperación

En otro esfuerzo por enfatizar la participación en Asia, Rusia sucedió a los EE.UU. en el cargo de Presidente del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), la organización de 21 naciones de la cuenca del Pacífico. La 24ª Cumbre de la APEC se celebró este año en Vladivostok cerca de las fronteras de Rusia con China y Corea del Norte, el puerto de amarre de la flota rusa del Pacífico, así como el mayor puerto de Rusia en el océano Pacífico. La ciudad recibió un gran impulso de aproximadamente mil millones de dólares estadounidenses invertidos en un programa de infraestructura de cinco años, incluyendo hoteles, carreteras y otros proyectos para mejorar la ciudad y para impresionar a los delegados del APEC. Durante la cumbre, se anunciaron también varios acuerdos de cooperación. Por ejemplo, el presidente Putin elogió el proyecto ruso-japonés para construir una planta de gas natural licuado (GNL) en Vladivostok para las exportaciones de gas natural a Japón. (En el año 2011, Japón consumió 83 millones de toneladas de GNL.) La planta de 7 mil millones de dólares estadounidenses de Vladivostok tendrá una capacidad de 10 millones de toneladas al año. La otra planta de GNL de Rusia se ubica en la isla Sakhalin, y produce 10,6 millones de toneladas por año.

Desde una perspectiva geográfica, la frontera común de Rusia y China a lo largo del río Amur es un área de conflictos del pasado, pero también un área de posible cooperación. La parte de Rusia está poco poblada, pero cuenta con tierras de cultivo, madera y otros recursos, mientras que la parte china está densamente poblada con recursos limitados. En 1969, las tensiones transfronterizas casi resultaron en una guerra a gran escala, pero hoy el estado de ánimo es muy diferente. Los informes indican que la mayor parte de los funcionarios de Siberia y el Lejano Oriente están a favor de la presencia de chinos en sus regiones, ya que están sufriendo la partida de los rusos étnicos de sus áreas, y la mano de obra china puede ayudar a cultivar la tierra.

Por supuesto, incluso los vecinos más amables pueden estar en desacuerdo a veces, pero si vecinos como China y Rusia pueden centrarse en proyectos para su beneficio económico mutuo, creo que es un enfoque que podríamos seguir en nuestros propios patios traseros.


1. Fuente: Sergei Blagov, The Jamestown Foundation, “Russia Seeks Increased Trade with China,” [“Rusia busca un mayor intercambio comercial con China”] marzo de 2012.

2. Fuente: Renmin Ribao, Vladimir Putin eng.kremlin.ru/transcripts/3955

3. Fuente: US. Energy Information Administration, septiembre de 2012.

4. Fuente: Forbes, “Meet the Oil Shale Eighty Times Bigger Than the Bakken,” junio de 2012.

5.  Fuente: North Dakota Department of Mineral Resources, (Departamento de Recursos Minerales de Dakota del Norte) 2012.

6. Fuente: U.S. Energy Information Administration, enero de 2011.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *