Aventuras de inversión en mercados emergentes

El abismo fiscal – Una perspectiva de los mercados emergentes

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Alemán

Ahora que la elección presidencial de EE.UU. ha terminado y el presidente Barack Obama ha sido reelegido para cumplir un segundo mandato de cuatro años, estamos en condiciones de hacer lo que siempre hacemos después de una elección importante o cambio de régimen, y eso es examinar las implicaciones potenciales de los cambios de política en nuestras inversiones. En opinión de nuestro equipo, hay dos factores principales que los inversionistas globales deben considerar: la futura salud de la economía de los EE.UU. y la política exterior del presidente Obama hacia países clave, especialmente China.

¿Caerá EE.UU. en el abismo fiscal?

El mayor problema candente en la actual economía de los EE.UU. es el inminente “abismo fiscal”, una combinación radical de aumentos de impuestos y recortes de gasto público que el entonces estancado gobierno de EE.UU., puso en marcha en el año 2011 como un último esfuerzo para reducir el déficit del país de US$1 billón. A menos que la Cámara de Representantes controlada por los republicanos pueda llegar a un acuerdo sobre un plan alternativo con el presidente y con el Senado controlado por los demócratas, este abismo fiscal – las consecuencias de lo que se conoce formalmente como la Ley de Control del Presupuesto de 2011 – entrará en vigencia en enero del año 2013.

Algunos economistas dicen que si los recortes de gastos y aumentos de impuestos contenidos en la Ley entran en vigencia, esto dará lugar a una recesión en los EE.UU. y a un mayor aumento del desempleo y un menor gasto de los consumidores. La Oficina de Presupuesto del Congreso de los EE.UU. estima un posible golpe del 4% al PIB de los EE.UU. (crecimiento negativo) entre los años fiscales 2012 y 2013. Creo que estos acontecimientos podrían causar un desastre económico, ya que una recesión en la mayor economía del mundo, sin duda, afectará a la economía global, en particular las industrias de exportación de Asia. Si EE.UU. cae “en el abismo” podría arrastrar a otros países con él.

Podemos esperar lo mejor, pero también debemos planificar en caso de que pase lo peor.

¿La buena noticia para inversionistas en mercados emergentes? La dependencia de las exportaciones a EE.UU. en general ha ido disminuyendo en Asia y los países emergentes en la última década. Las cifras absolutas en dólares de las exportaciones totales han ido en aumento, pero los países de mercados emergentes han estado diversificando su base de exportaciones a países fuera de EE.UU. y Europa, y este último, como sabemos, ha estado sufriendo su propia crisis de deuda.

En la actualidad, China es el principal destino de las exportaciones de Japón, Corea, Filipinas, Vietnam, Tailandia, Malasia, Singapur e Indonesia. Sin embargo, es importante recordar que EE.UU. es la mayor economía del mundo, con un PIB de US$16 billones, seguido por China con US$8 billones y Japón con US$6 billones. La economía de China es tan grande que sus exportaciones a EE.UU. representan sólo el 5% de su PIB, pero el comercio con EE.UU. es sin duda importante, ya que China es el segundo socio comercial de Estados Unidos. La mayoría de la gente probablemente piensa en China como exportador, sin embargo también importa muchos bienes de EE.UU., por un total de aproximadamente US$100 mil millones en el año 2011.1 La conclusión es que, desde el punto de vista de las inversiones, podría haber consecuencias negativas para las empresas asiáticas que exportan a EE.UU. y Europa, pero creemos que algunas de las más fuertes probablemente sobrevivirán.

Política monetaria

Sea cual sea el resultado en el lado de la política fiscal de la ecuación, por el lado de la política monetaria, creo que la Reserva Federal probablemente continúe su expansión monetaria de “alivio cuantitativo”, con el objetivo de evitar una grave desaceleración en la economía estadounidense y, lo más importante, de reducir el desempleo. Esta postura es importante para todo el mundo, especialmente para los mercados de valores, ya que una mayor liquidez en general puede llevar a mayores precios de las acciones. Ya que también es probable que conduzca a una mayor inflación, las buenas compañías deberían ser capaces de adaptar sus precios en consecuencia. La expansión de dinero de EE.UU. está obligando a otros países a adoptar similares medidas de política monetaria con el fin de evitar que el dólar estadounidense se vuelva demasiado débil frente a sus propias monedas, arruinando así sus negocios de exportaciones. Vemos, pues, la rápida expansión de la oferta monetaria no sólo en los EE.UU. sino también en Europa, Japón, China y probablemente otros países. Estaremos monitoreando las implicaciones de esto en el próximo año.

Política exterior

Por el lado de la política exterior, las políticas del presidente Obama han estado orientadas hacia la idea de “liderar desde atrás”, con más cooperación con los aliados y una actitud abierta hacia el diálogo con los “enemigos” identificados.

El presidente ha dicho que el poder por si solo no puede proteger a EE.UU., y que es necesario contar con alianzas. En sus propias palabras, “… el poder crece a partir de su uso prudente”, y es necesario el uso de “humildad” y “moderación”. Él parece estar mirando en busca de cambios en el papel global económico de los Estados Unidos en una época donde las alianzas son más importantes y la negociación es más eficaz que las amenazas y el ejercicio del poder militar.

En general, creo que la actitud y la postura de la política probablemente será positiva para las inversiones en Asia, ya que la confrontación con China parece menos probable y las disputas de islas en alta mar entre Japón y China son susceptibles de ser manejados con cautela por el presidente, a pesar de la alianza militar entre Japón y EE.UU.

Todavía tenemos varias de preguntas sin respuesta, y soy realista acerca de los riesgos, en particular en lo que se refiere a la capacidad de Estados Unidos para resolver sus problemas de deuda en el corto plazo. Sin embargo, sigo siendo optimista sobre las perspectivas de las inversiones de renta variable en los mercados emergentes y en Asia en el año que viene, sea que EE.UU. caiga o no por el abismo fiscal.


1. Fuente: Oficina de Representantes Comerciales de los Estados Unidos, 2011

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *