Aventuras de inversión en mercados emergentes

Los disturbios en Turquía no deberían poner en peligro al mercado local

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

El mercado de acciones de Turquía (según datos del Istanbul Stock Exchange National 100 Index) creció más del 50%[1] en 2012 y logró una de las mayores rentabilidades de cualquier mercado de acciones global el año pasado. Sin embargo, las noticias recientes sobre la magnitud de las protestas en el país han comenzado a asustar a algunos inversionistas, al menos a corto plazo. Creemos que, en muchas ocasiones, la agitación política es una parte natural del cambio y del desarrollo, y estos disturbios políticos a corto plazo probablemente no sean los últimos. Lo que intentamos recordarles a los inversionistas es la importancia de permanecer centrados en las oportunidades a largo plazo en Turquía y no desanimarse por los conflictos a corto plazo. He invitado a mi compañero Carlos von Hardenberg, Director ejecutivo en Turquía, con sede en Estambul, para que comparta sus conocimientos del lugar.

Carlos von Hardenberg, Director ejecutivo, Turquía

En Turquía, lo que comenzó como protestas pacíficas en contra de los planes del gobierno de reconstruir el parque Gezi en la plaza Taksim terminó en disturbios en los que intervino la policía con gases lacrimógenos y cañones de agua, creando una alteración pública.  Este desafortunado disturbio se ha extendido más allá del problema del parque hasta llegar al discurso político, ya que en Turquía existe un conflicto político fundamental entre quienes desean un estado secular y quienes prefieren un gobierno basado en el islamismo. La turbulencia generada probablemente continúe a corto plazo. Mientras que muchos no han demorado en criticar al gobierno, una gran parte de la población apoya al Primer Ministro Recep Tayyip Erdogan, que ahora parece estar esforzándose por calmar la situación al aceptar negociar con los organizadores de las protestas después de que las tensiones comenzaran a aumentar.

Carlos von Hardenberg

La incertidumbre geopolítica ha ocasionado un fuerte descenso en las acciones de Turquía en las últimas semanas, terminando con lo que había sido un comienzo de año positivo.  Sin embargo, desde un punto de vista a largo plazo, seguimos siendo optimistas con respecto a Turquía, que en general superó a otros mercados emergentes el año pasado.[2] Claro que hay que tener en cuenta que el rendimiento pasado no es garantía de resultados futuros.

Somos optimistas en cuanto a Turquía por varias razones. Desde un punto de vista económico y de inversión, creemos que la trayectoria del gobierno ha sido excepcional, con políticas favorables para atraer inversiones extranjeras.  El gobierno ha privatizado los activos públicos y ha invertido en infraestructuras.  Sus planes incluyen un tren de alta velocidad, un tercer puente sobre el Bósforo, túneles, además de planes para construir lo que podría ser el aeropuerto más grande del mundo.  En este momento, las opiniones sobre estas inversiones permanecen positivas.

Turquía también tiene unos principios fundamentales positivos. Su PIB ha aumentado drásticamente desde 2002, y sus bancos en general están muy bien capitalizados y son más estables que en la mayoría del mundo, incluida gran parte de Europa. Las tasas de interés son bajas en comparación con muchos otros mercados emergentes. El banco central de Turquía recortó sus tasas de interés principales en 50 puntos básicos (0,5%) en mayo. La tasa de los préstamos para recompra de una semana se redujo a un mínimo histórico del 4,5%, mientras que las tasas de interés de otorgamiento y solicitudes de préstamos de un día para otro se redujeron al 6,5% y 3,5%, respectivamente.

Además, Turquía se ha convertido en un socio comercial muy importante para  la Unión Europea y ha creado una industria de exportaciones muy competitiva que ha crecido mucho los últimos 10 años.   

Este año, Moody’s Investors Service se convirtió en la segunda agencia internacional de calificación en subir la calificación crediticia de Turquía al grado de inversión. Moody’s aumentó un nivel las calificaciones de bonos soberanos del país: de Ba1 a Baa3, con una perspectiva estable. La agencia expresó que “las recientes y futuras mejoras previstas en las mediciones de finanzas públicas y económicas claves” y “el progreso en las reformas estructurales e institucionales que Moody’s prevé reducirán con el tiempo las vulnerabilidades existentes a los impactos de los flujos internacionales de capital” fueron motivos para la actualización de la calificación. No obstante, los recientes disturbios civiles en el país podrían socavar su perspectiva económica.

El banco central de Turquía ha podido administrar la divisa. La inflación ha bajado significativamente, de un 120% en 1994, (según mediciones del índice de precios al consumidor de forma interanual) a apenas por encima del 6% en 2012.

Sin embargo, ahora es importante para el primer ministro y el gobierno de Turquía demostrar que son los líderes de toda Turquía para ayudar al país a volver a un estado normal. Desde nuestro punto de vista, esto solo se puede lograr a través de políticas que respalden principios democráticos, como la libertad de expresión, una prensa libre y una menor interferencia del gobierno en la vida privada de la población turca.   El proceso de adhesión a la Unión Europea debe continuar y deben realizarse más reformas.

Reacciones fuertes

A menudo vemos que el mercado reacciona de forma excesiva en situaciones como la actual. Así que, como inversionistas en valor, buscamos oportunidades de comprar acciones donde vemos ofertas.  Algunos inversionistas han reaccionado enérgicamente ante los disturbios en Turquía y en realidad no es algo que deba tomarse a la ligera. Pero no creemos que la agitación actual descarrile al país y de hecho no ha descarrilado completamente los negocios, los cuales continúan operando allí.

Claro que se prevén períodos de volatilidad, no solo en los mercados emergentes sino también en todos los mercados de acciones, y a veces las correcciones pueden ser beneficiosas.  Es difícil determinar el momento, pero en lo que respecta a Turquía estamos buscando posibles oportunidades de compra. A menos que la situación empeore drásticamente, confiamos en que el gobierno de Turquía reconocerá el derecho del pueblo a ser escuchado y continuará en su camino hacia el crecimiento y el progreso económico.


[1] Fuente: Bloomberg LP. Borsa Instanbul Stock Exchange National 100 Index, cotizado en divisa local. La rentabilidad pasada no indica resultados futuros. Los índices no se administran y uno no puede invertir directamente en un índice.

[2] Fuente: Índices MSCI. Todos los datos de MSCI se proveen “como están”.  MSCI no realiza garantías o representaciones expresas o implícitas y no será responsable de ninguna forma en relación a cualquier información de MSCI incluida en el presente documento. Los datos de MSCI no pueden ser redistribuidos ni usados como base para otros índices o cualquier valor o producto financiero. Este informe no ha sido aprobado, revisado o producido por MSCI. El rendimiento pasado no indica resultados futuros. Los índices no están gestionados. No se puede invertir directamente en un índice.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *