Aventuras de inversión en mercados emergentes

El atractivo de la Sharia

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

Algunos inversionistas solo tienen un objetivo: hacer crecer sus activos.  Para otros, las reglas son más complicadas. En el mundo musulmán, ha crecido la demanda de inversiones de acuerdo con la ley islámica (la Sharia) que adhiere a una serie de creencias y principios religiosos. Considerando que la población islámica mundial podría alcanzar los 2.200 millones en 2030, representando más de un tercio de la población total mundial[1], pienso que la demanda de instrumentos de inversión conforme a la Sharia seguirá aumentando.

Para explorar el mundo de inversiones según la Sharia, invité a Dennis Lim, nuestro Director ejecutivo senior y administrador de cartera del Grupo de Mercados Emergentes de Templeton, a compartir sus opiniones sobre cómo nuestro equipo lleva a cabo los procesos de diligencia debida para atraer a una audiencia en busca de estas inversiones específicas basadas en acciones.

Franklin Templeton Distributors Inc. es el distribuidor principal de los productos registrados en los EE.UU. de Franklin Templeton Investments. El siguiente análisis con Dennis Lim corresponde a productos y servicios no estadounidenses no disponibles en todas las jurisdicciones, incluso para residentes estadounidenses, y que son ofrecidos fuera de los EE. UU. por otras empresas afiliadas a Franklin Templeton Investments y/o sus distribuidores según lo permita la ley local. Consulte a su asesor profesional para obtener información acerca de la disponibilidad de productos y servicios en su jurisdicción.

Dennis Lim

Dennis Lim

El objetivo final de una inversión en acciones conforme a la Sharia es similar al de muchas otras inversiones en acciones (obtener ganancias de capital y/o ingresos), con una restricción importante: si se considera que la actividad principal de una empresa no cumple con la Sharia, un administrador de cartera no puede comprar, mantener o vender sus acciones, puesto que los inversionistas son tratados como “socios” que tienen una participación en los beneficios de las empresas.

¿Qué es el cumplimiento de la Sharia?

Mientras que existe un debate sobre los matices de “cumplimiento”, hay ciertos principios básicos que deben seguirse. Por ejemplo, una empresa no puede participar en actividades prohibidas, como las apuestas o la fabricación y venta de alcohol, cerdo u otros productos alimenticios “haram” (prohibidos). En general, una empresa no puede solicitar un préstamo de dinero con intereses o mantener un excedente de activos en una cuenta que devenga intereses debido a que, cuando se financia sobre la base de intereses, se considera que los fondos empleados en el negocio son impuros. Por lo tanto, las empresas que brindan servicios financieros con intereses o que incurren en deudas grandes generalmente quedarían excluidas de una cartera en cumplimiento de la sharia.

Lógicamente, muchas empresas no superan la prueba de cumplimiento. El resultado es un grupo significativamente más pequeño de empresas aptas para la inversión de las que seleccionar. Se considera que todos los bancos tradicionales, por ejemplo, son haram. Eso supone un desafío, porque en muchos mercados emergentes en particular, el sector bancario es uno de los sectores más grandes del mercado.

Dependemos de especialistas eruditos en la Sharia para determinar si una empresa está en cumplimiento, y el proceso es bastante complejo y largo.  Nuestras carteras Sharia domiciliadas fuera de los EE.UU. son revisadas de manera independiente y avaladas por la Junta de supervisión internacional de la Sharia de Amanie, que goza de gran prestigio por sus amplios conocimientos técnicos y sobre la ley islámica. Los especialistas de Amanie proporcionan la aprobación inicial de los objetivos y la estrategia de inversión, así como los servicios de supervisión y control para garantizar el cumplimiento continuo de los principios y estándares Sharia aceptados internacionalmente. Si una de nuestras tenencias deja de considerarse en cumplimiento de la sharia, se nos solicita que vendamos dicha tenencia dentro de un plazo razonable.

Quiero subrayar que los principios de inversión de la Sharia no necesariamente impiden que una empresa funcione de manera eficaz o rentable. Algunas personas creen que la disciplina adicional puede ser una ventaja.

Mientras que puede ser un desafío encontrar oportunidades de conformidad con la Sharia, estamos encontrando un gran número de buenas empresas en muchas áreas del mundo que encajan en los parámetros. En la India, por ejemplo, hay miles de empresas registradas en bolsa, y regularmente descubrimos lo que creemos podrían ser posibles joyas Sharia.

El proceso de seguimiento

Nuestro equipo examina oportunidades de un posible universo de aproximadamente 25.000 títulos globales. Evaluamos empresas en función de coeficientes financieros seleccionados de acuerdo con algoritmos establecidos, la calidad de la administración, el compromiso con un buen gobierno corporativo, etc. A la hora de actuar de conformidad con la filosofía de inversión ascendente que se aplica a todas nuestras carteras Templeton, seguimos un proceso riguroso y disciplinado que profundiza en las actividades comerciales de cada empresa en detalle y luego sacamos provecho del análisis y los conocimientos de una red global de especialistas locales de administración de riesgos. Una vez que formulamos nuestra “Lista de títulos”, llevamos a cabo un segundo examen para descartar las empresas que no cumplen con la Sharia y logramos crear una lista de acciones de conformidad con la Sharia para nuestra cartera. Franklin Templeton cuenta con administradores de activos con experiencia en estrategias de cumplimiento de la Sharia en los principales centros financieros islámicos de Singapur, Malasia, Emiratos Árabes Unidos y Hong Kong siendo uno de los pocos administradores de activos extranjeros que operan de forma independiente en Malasia.

Para todas nuestras inversiones potenciales, el primer paso en el proceso de seguimiento es identificar las empresas que parecen negociarse con descuento, en función de nuestras proyecciones estimadas de valor intrínseco futuro. Luego, delimitamos nuestras posibles inversiones a través de un análisis fundamental y cuantitativo integral de empresa por empresa para evaluar el valor a largo plazo. Una parte importante del proceso es entender bien el negocio, su calidad de administración, estructura de propiedad, gobierno corporativo y su compromiso con la creación de valor para el accionista. Las visitas a las empresas son una parte esencial del proceso, en las que hacemos un tour por las instalaciones y entrevistamos a la gerencia. El proceso de toma de decisiones es impulsado por el equipo.

Las acciones que cumplen con la Sharia forman un subconjunto de nuestro universo de mercados emergentes, pero realmente no hay diferencia en cómo seleccionamos las acciones para todas nuestras carteras. Una vez que las acciones superan nuestro riguroso proceso y ocupan un lugar en nuestra Lista de títulos, examinamos nuestra Lista de títulos para identificar las acciones que cumplen con las normas de inversión de la Sharia. Una cosa que notamos es que las empresas Sharia tienden a tener balances generales muy eficientes. Mientras otras empresas pueden contar con demasiado o con muy poco capital, estas empresas se examinarían según las normas de inversión de la Sharia.

Los asesores de la Sharia participan en cada etapa del proceso. Primero nos proporcionan una lista de las acciones que superan la prueba de cumplimiento de la Sharia. Durante nuestra investigación de las empresas, si nuestros análisis muestran que una acción cumple con la Sharia y esa acción no está en la lista de los asesores, analizaremos los motivos de exclusión con ellos. Dado que las empresas se examinan con regularidad para comprobar su cumplimiento con la Sharia, también se agregan y se eliminan acciones constantemente debido a cambios en sus balances o estados de resultados.

Mantenimiento de la cartera

Una vez que creamos una cartera, examinamos continuamente los factores contribuyentes/detractores del rendimiento. Nuestra disciplinada metodología de venta puede activarse cuando el precio de una acción supera nuestro cálculo de valor razonable, cuando creemos que puede haber una posibilidad de valor superior en otro valor o cuando hay un cambio fundamental en una empresa que altera nuestras previsiones o (en el caso de las carteras sharia) hace que la empresa deje de cumplir con la Sharia. Nuestro equipo revisa con regularidad las carteras para comprobar si cumplen con los objetivos y principios.

A través de este proceso, creemos que nuestras carteras Sharia domiciliadas fuera de los EE.UU. reflejan de manera continua las mejores ideas de inversión del Grupo de Mercados Emergentes de Templeton, y en cuanto al inversionista islámico, también pueden satisfacer sus necesidades exclusivas.

Información legal importante

Todas las inversiones implican riesgos, incluida la posible pérdida de capital. Las estrategias de inversión que se centran en las inversiones de conformidad con la Sharia pueden estar sujetas a un mayor riesgo de fluctuación del valor que una estrategia más diversificada. Las inversiones que cumplen con la Sharia están sujetas a riesgos adicionales, como el riesgo de cumplimiento de la Sharia, que es el riesgo de que el rendimiento de una estrategia centrada en inversiones Sharia sea inferior al de otras estrategias que no pretenden cumplir de manera estricta con los principios de la Sharia, puesto que tales principios pueden exigir que la estrategia venda o pueden evitar que la estrategia compre ciertos valores de buen rendimiento. Las inversiones extranjeras implican riesgos especiales, como las fluctuaciones de la divisa, la inestabilidad económica y los acontecimientos políticos. Las inversiones en países con mercados emergentes conllevan mayores riesgos relacionados con los mismos factores, además de los riesgos asociados con el tamaño menor de dichos mercados, su menor nivel de liquidez y su falta de marcos legales, políticos, empresariales y sociales establecidos con el fin de respaldar los mercados de acciones.



[1] Fuente: Pew Research Center, enero de 2011: “The Future of the Muslim Population”. Se estimó que la población islámica era de 1.600 millones en 2010, y que llegaría a 2.200 millones en 2030.

Twitter

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *