Aventuras de inversión en mercados emergentes

Enfoque en los fundamentos a largo plazo, no en los temores

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

Los mercados globales de renta variable han entrado en una mala racha recientemente, lo que ha intensificado la volatilidad en septiembre y octubre. Muchos inversionistas han estado preocupados por diversos asuntos, entre ellos la perspectiva de un alza en las tasas de interés en los Estados Unidos, la deflación en la eurozona, los temores en torno a la propagación del virus del Ébola, el ISIS en Medio Oriente, el crecimiento de la economía mundial en general y el crecimiento en China en particular. Además, ha habido inquietudes en torno a otros temas específicos de cada país. En tiempos como estos, distintos expertos pronostican la caída de los cielos, y exacerban los temores de los inversionistas. No obstante, quisiera recordar a los inversionistas que estos periodos de volatilidad del mercado no son nuevos ni tampoco inesperados.

Parece un buen momento para analizar el rol de la psicología del inversionista en los mercados. Las pruebas reunidas sobre el terreno de las finanzas conductuales sugieren que muchos, si no la mayoría, de los inversionistas suelen basar sus decisiones de inversión en el ánimo, las modas u otros sesgos psicológicos, y no en los fundamentos. Los inversionistas, incluso los profesionales, a menudo suelen tomar decisiones financieras erróneas o irracionales.

No puedo anticipar cuándo terminará este ataque de volatilidad del mercado, pero puedo decir, basándome en las décadas de experiencia operando en los mercados, que no durará para siempre. Y probablemente genere oportunidades potenciales para el inversionista avispado que sepa dónde mirar.

Las finanzas conductuales frente a la teoría financiera tradicional

Según las hipótesis de mercado eficiente, las teorías financieras tradicionales suponen que los inversionistas son racionales y tienen aversión al riesgo, y que mantienen carteras óptimas y diversificadas. Esto supone cómo “deberían” actuar los inversionistas en función de modelos y teorías matemáticas. Sin embargo, esto no siempre se ve reflejado en la práctica.

Por el contrario, las finanzas conductuales se basan en entender cómo las personas en verdad toman decisiones financieras en la práctica. Las finanzas conductuales sugieren que los errores cognitivos y los sesgos emocionales pueden afectar las decisiones financieras, a menudo de modo adverso. Los errores cognitivos se basan en el razonamiento deficiente (perseverancia en la creencia), o se deben a errores de memoria (errores en el procesamiento de información). Los sesgos emocionales se originan en razonamientos influenciados por sentimientos o emociones, no datos fundamentales.

Las finanzas conductuales desafían los supuestos de la teoría financiera tradicional, lo que reconoce que muchos inversionistas no toman decisiones de forma racional. Los inversionistas por lo general tienen aversión a las pérdidas, y debido a que sus temores pueden interponerse en el camino, no mantienen necesariamente óptimas carteras.

Las finanzas conductuales sugieren que las personas:

  1. No tienen aversión al riesgo, sino que tienen “aversión a la pérdida”.
  2. No son completamente racionales al tomar decisiones financieras.
  3. Dan muestras de una “segregación de activos”, es decir, suelen analizar las inversiones de forma individual y no como cartera.

Creo que entender tanto la teoría financiera tradicional como las finanzas conductuales puede conformar un medio más eficaz para alcanzar las propias metas financieras.sesgos

sesgos 2Nos enfocamos en los fundamentos, no en los temores

El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo recientemente su pronóstico de crecimiento global para 2014 a 3,3%, es decir, 0,4% menos que su pronóstico anterior en abril de 2014 y por debajo de los niveles de crecimiento global vistos en 2010 y 2011, cuando las economías del mundo estaban recuperándose de la crisis financiera mundial.[1] Es importante recordar que esto es solo un pronóstico, y también es importante recordar que no todos los mercados emergentes son iguales. El FMI de hecho aumentó las proyecciones de crecimiento en algunos casos. La proyección de crecimiento para la Europa emergente y en desarrollo se incrementó al 2,7% en 2014, 0,4% más de lo pronosticado en abril.[2] Más específicamente en la región, el FMI estimaba que en el año 2014, el crecimiento en Hungría y Polonia alcanzaría el 2,8% y 3,2%, respectivamente. El aumento de la inversión y la reducción del desempleo en Polonia, así como la significativa flexibilización monetaria y el aumento del gasto público en Hungría sustentaron este pronóstico de crecimiento más optimista. El crecimiento en Asia emergente se estimó en 6,5% y el crecimiento en África subsahariana en 5,4%; ambas regiones mantienen en general su fortaleza.[3] Existe preocupación por que el virus del Ébola afecte el avance del crecimiento de ciertas naciones afectadas en África, algo que estaremos observando atentamente.

Hay preocupación ante la perspectiva de que un alza en las tasas de interés en los Estados Unidos provocaría una elevada volatilidad en las acciones de los mercados emergentes el año próximo, pero no todos los mercados —ni tampoco las empresas que los componen — se verán afectados de la misma manera. Por ejemplo, México se ha beneficiado de la mejora en la economía estadounidense así como de las iniciativas de reforma interna. En general, en nuestra opinión, los mercados emergentes que se han preparado para un alza en las tasas de interés estadounidenses podrán hacer frente a la transición. Además, la eurozona y Japón continúan implementando políticas laxas, que potencialmente proporcionarán liquidez en el mercado.

Y si bien el ritmo de crecimiento chino pudo haberse desacelerado, la economía aún se estima que crecerá en más de un 7% este año.[4] El cambio de rumbo de China hacia una mayor calidad, un crecimiento más sustentable a medida que la economía transita hacia un modelo de crecimiento impulsado a nivel nacional, también podría impulsar a la economía a sostener el avance de un crecimiento relativamente alto.

En tanto, India parece haber recuperado el ánimo, con un crecimiento del PBI en expansión en un sólido 5,7% para el trimestre finalizado al 30 de junio.[5] El optimismo en torno al recientemente electo Primer Ministro Narendra Modi se ha reflejado no solo en el mercado de acciones, sino también en la reciente fortaleza de la rupia india.

Creemos que una economía estadounidense en crecimiento, una flexibilización monetaria sustancial en Europa y Japón, y el fortalecimiento de factores internos en ciertos mercados emergentes presentarán una oportunidad atractiva para los inversionistas. Seguimos pensando que las tendencias a largo plazo en mercados emergentes tales como reformas favorables para el inversionista en una serie de países, entre ellos China, India, Corea del Sur y México, impulsan la reducción de barreras comerciales e incrementan la experiencia tecnológica en economías de mercados emergentes. A su vez, el rápido crecimiento en el número y poder adquisitivo de consumidores de clase media sientan las bases para un crecimiento económico sostenido y un aumento de la rentabilidad corporativa en muchos mercados emergentes. Mientras tanto, seguimos identificando empresas individuales del mercado emergente que en nuestra opinión registran valoraciones relativamente atractivas.

Por otra parte, es importante recordar que los países de mercados emergentes representan ahora una participación mayor en la actividad económica mundial y la capitalización bursátil. En nuestra opinión, el panorama de inversión a largo plazo para los mercados emergentes no se ha modificado, a pesar de ciertos temores a corto plazo. Tres temas claves permanecen inalterados: las tasas de crecimiento económico de los mercados emergentes continúan siendo notablemente altas comparadas con aquellas de los mercados desarrollados; los mercados emergentes en general tienen muchas más reservas extranjeras que los mercados desarrollados; y la razón PIB/deuda de los países de mercados emergentes sigue siendo mucho menor que aquella de los mercados desarrollados. Estos son los factores fundamentales que buscamos, aunque entendemos que los temores siempre jugarán un papel en el mercado.

Para obtener más información sobre el concepto de sesgo de disponibilidad, vea nuestro video “Finanzas conductuales para el inversionista común”:

Los comentarios, las opiniones y los análisis del Dr. Mobius constituyen su opinión personal, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. No constituye asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada aquí es válida a la fecha de esta publicación, puede cambiar sin previo aviso y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con algún país, mercado regional o inversión.
Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte a su asesor profesional para obtener información adicional acerca de la disponibilidad de productos y servicios en su jurisdicción.
¿Cuáles son los riesgos?
Todas las inversiones suponen riesgos, incluida una posible pérdida del capital. Los valores extranjeros implican riesgos especiales, incluidas las fluctuaciones de divisas e incertidumbres económicas y políticas. Las inversiones en mercados emergentes, dentro de las cuales los mercados fronterizos son un subconjunto, suponen riesgos elevados relacionados con los mismos factores, además de aquellos asociados con el tamaño más pequeño de dichos mercados, con su menor liquidez y con la falta de marcos legales, políticos, comerciales y sociales establecidos para apoyar a los mercados de valores. Como en general estos marcos están menos desarrollados en los mercados fronterizos, así como distintos factores, incluidos el creciente potencial para una volatilidad extrema de los precios, la falta de liquidez, las barreras comerciales y los controles de cambio, los riesgos asociados con los mercados emergentes se incrementan en los mercados fronterizos.

[1] Fuente: Perspectivas de la Economía Mundial del FMI, octubre de 2014. Copyright © 2013 Fondo Monetario Internacional. Todos los derechos reservados.

[2] Ibid.

[3] Ibid.

[4] Ibid.

[5] Fuente: Oficina Central de Estadísticas, Gobierno de la India.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *