Aventuras de inversión en mercados emergentes

Tres palabras para Brasil

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

Como inversionistas a largo plazo en Brasil, la reciente elección presidencial ha sido de gran interés para nosotros. Definitivamente se puede decir que ha sido una competencia interesante. El mercado había sido volátil en base a las cambiantes encuestas previas a la elección; había esperanzas de que un nuevo liderazgo le otorgara una nueva dirección positiva a la economía de Brasil, que no ha experimentado la clase de auge económico que muchos habían esperado (incluyendo nosotros), y creían posible. Luego de una competencia particularmente reñida, la presidente en ejercicio Dilma Rousseff resultó victoriosa y al menos al principio, el resultado no pareció gustarle al mercado de acciones brasilero. Esto no es realmente una sorpresa, ya que muchos inversionistas, frustrados con la dirección que tenía la economía y el clima de negocios allí, clamaban por un cambio. Esperamos que ahora Rousseff pueda hacer cambios positivos, y no solo promesas.

Reconociendo aparentemente la posible reacción negativa del mercado de acciones, en su discurso post electoral Rousseff sostuvo que una de sus primeras tareas sería ajustar el sistema político, con la intención de reducir la corrupción. También se comprometió a sostener un diálogo más abierto con sus críticos. Una pesada burocracia y supuestos casos de corrupción (particularmente entre compañías del estado) son grandes problemas que pensamos necesitan atención. La conclusión, tal como se reflejó en el debate previo a la elección y en el resultado particularmente ajustado, (Rousseff recibió apenas un poco más del 51% de los votos) es que la gente quiere cambios. En nuestra opinión, el grado de ineficiencia y la falta de progreso con respecto a la reforma están frenando a los inversionistas y al país en general. Aunque vemos algunas tendencias positivas a largo plazo, los indicadores macroeconómicos recientes en general parecen débiles.

La tasa de desempleo es baja, pero está en parte ligada a una disminución en la fuerza de trabajo; la creación de trabajo se ha deteriorado debido a pérdidas en los sectores de la construcción, la fabricación y el transporte.  La producción industrial disminuyó durante el verano, en parte debido a los eventos de la Copa Mundial ya que muchos trabajadores y ciudades anfitrionas se tomaron vacaciones.  Si bien el turismo aumentó, el evento tuvo un precio muy alto, y todavía queda por ver si habrá beneficios económicos o estructurales importantes a largo plazo.

Brasil actualmente está coqueteando con la recesión, ya que el producto bruto interno (PBI) se encogió durante el primer y segundo trimestre de este año. Se espera que el crecimiento de PBI real (ajustado por la inflación) en Brasil aumente a un mero 0,3% en el 2014, mientras que la inflación a precios del consumidor está prevista a aumentar un no muy agradable 6,3%.[1] No creo que la deficiencia en los fundamentos de Brasil se deba atribuir únicamente a las influencias del mercado externo. La economía de Brasil es enorme, la séptima más grande del mundo por PBI.[2] Brasil tiene los recursos y las personas para funcionar mejor desde el punto de vista nacional, sin importar los problemas de la economía mundial, en nuestra opinión.

Como inversionistas, definitivamente prestamos atención al entorno político y macroeconómico en general, pero tampoco basamos todas nuestras decisiones de inversión en estas áreas. Seguimos invirtiendo en Brasil y planeamos continuar buscando oportunidades potenciales allí, acción por acción. Hemos visto, por ejemplo, bancos brasileros resistiendo durante los tiempos difíciles, y esa es un área que estamos observando. El gasto de los consumidores es una gran incógnita en este momento, ya que el poder adquisitivo está disminuyendo. Si el mercado de Brasil se continúa corrigiendo, estaremos buscando negocios potenciales, en compañías que creemos pueden sobrevivir y, con suerte, prosperar a pesar del amplio entorno político o macroeconómico. Nos gustaría destacar que usualmente las situaciones a corto plazo menos prometedoras pueden ofrecer potencialmente los mejores resultados de inversión a largo plazo, ya que las malas noticias se pueden revertir.

También creemos que las excepcionales dotaciones de recursos naturales que tiene Brasil, incluyendo los productos básicos agroindustriales, podrían generar un valor al alza en el largo plazo en un mundo industrializado, urbanizado y cada vez más rico. Por otra parte, un creciente acervo de consumidores de clase media en Latinoamérica podría representar una sustancial fuente adicional de crecimiento a más largo plazo en la demanda.

En nuestra opinión, un enfoque económico en Brasil orientado al mercado, junto con una reducción de la burocracia, debería beneficiar tanto a la población como a los inversionistas de Brasil; pero nuestras métricas de inversión sugieren que una serie de negocios con una sólida gestión y posiciones atractivas en sus mercados están bien posicionados para prosperar aun en un entorno habitual de negocios.

Seguimos siendo optimistas con respecto a que Brasil puede alcanzar su máximo potencial con estas tres palabras: ¡reforma, reforma, reforma!

Los comentarios, las opiniones y los análisis del Dr. Mobius constituyen su opinión personal, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento para inversión individual ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. No constituye asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada aquí es válida a la fecha de esta publicación, puede cambiar sin previo aviso y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con algún país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte a su asesor profesional para obtener información adicional acerca de la disponibilidad de productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones suponen riesgos, incluida una posible pérdida del capital. Los valores extranjeros implican riesgos especiales, incluidas las fluctuaciones de divisas e incertidumbres económicas y políticas. Las inversiones en mercados emergentes, dentro de las cuales los mercados fronterizos son un subconjunto, suponen riesgos elevados relacionados con los mismos factores, además de aquellos asociados con el tamaño más pequeño de dichos mercados, con su menor liquidez y con la falta de marcos legales, políticos, comerciales y sociales establecidos para apoyar a los mercados de valores. Como en general estos marcos están menos desarrollados en los mercados fronterizos, así como distintos factores, incluidos el creciente potencial para una volatilidad extrema de los precios, la falta de liquidez, las barreras comerciales y los controles de cambio, los riesgos asociados con los mercados emergentes se incrementan en los mercados fronterizos.



[1] Fuente: Perspectivas de la Economía Mundial del FMI, octubre de 2014. Copyright © 2013 Fondo Monetario Internacional. Todos los derechos reservados.

[2] Fuente: Base de datos de indicadores de desarrollo mundiales, Banco Mundial, 22 de septiembre de 2014.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *