Aventuras de inversión en mercados emergentes

Petróleo y mercados emergentes: Un arma de doble filo

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

El precio del petróleo se desplomó este año como resultado de un aumento de la volatilidad en la mayoría de los mercados y un desequilibrio temporal de la oferta y la demanda. En vistas de un crecimiento mundial continuo a largo plazo, en particular en países emergentes y mercados fronterizos, creemos que los precios del petróleo probablemente no sufran una caída prolongada. Según nuestra opinión, la demanda de materias primas en general, incluyendo no solo el petróleo sino también minerales como hierro, cobre, níquel y productos agrícolas, probablemente aumente en el largo plazo dado el crecimiento mundial. Creemos que la velocidad de la reciente caída del precio del petróleo se debe, en gran medida, a la especulación y los negocios a corto plazo. En nuestra opinión, el precio del petróleo probablemente repunte en 2015 o 2016.

En los últimos dos meses el petróleo crudo ha experimentado su mayor caída de precio desde la crisis financiera mundial de 2007–2009, y se le adjudican varios motivos, entre ellos la desaceleración de la demanda de crecimiento de las principales economías y el aumento de la producción por parte de Estados Unidos en los últimos años que no ha sido acorde a la disminución de la producción entre otros países productores de petróleo.

Por supuesto que demasiada oferta, si continúa, causará un impacto en los precios — es economía básica. Sin embargo, si miramos los patrones de demanda a largo plazo vemos que la tendencia general es a aumentar y no disminuir, y podemos ver cómo las economías de mercados emergentes han sido factores decisivos en este crecimiento.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) es un foro que facilita la cooperación entre los gobiernos de 34 democracias miembro y las economías de mercado para promover el crecimiento económico, la prosperidad y el desarrollo sustentable. La mayoría de los mercados emergentes y fronterizos no son miembros OCDE, entre ellos China e India. En el gráfico siguiente se muestra cómo países no OCDE ya han superado a los países OCDE en términos de consumo de petróleo crudo y se espera que la brecha aumente en los años venideros.

Slide2China: ¿Creciendo o desacelerándose?

Se ha citado la desaceleración del crecimiento en China como la razón de fondo de la caída en los precios del petróleo, pero nosotros vemos la situación de una forma un poco diferente al resto. Claro, el crecimiento de su producto interno bruto (PIB) ya no es de dos dígitos como solía serlo y se espera que esto sea así porque la economía de China se encuentra en crecimiento—ahora tiene un punto de referencia mayor. No creo que el crecimiento de China sea un problema. En 2010, cuando China se encontraba con un crecimiento del 10%, se agregaron US$844 mil millones a su economía. En 2013, el crecimiento se desaceleró tan solo debajo del 8% pero se le agregaron más de US$900 mil millones a su economía. Por lo que, sí, el crecimiento del PIB ha sido menor en términos porcentuales pero tenemos que ver el impacto total de la economía—las cifras en dólares estadounidenses.

Además, mucha gente no cree que China necesite más infraestructura pero según mi propia experiencia viajando por el país en trenes abarrotados y rutas extremadamente transitadas ¡de verdad que lo necesita! La urbanización aún está en progreso; aún queda mucho por hacer en China y seguirá necesitando recursos naturales para lograrlo.

Slide0

Slide1Efectos del petróleo bajo en economías emergentes

La mayoría de los consumidores naturalmente se alegran por los precios de la energía más bajos, pero si miramos el impacto económico general, los precios bajos del petróleo pueden ser un arma de doble filo. En los países que dependen en gran medida de las exportaciones de petróleo, la baja prolongada del precio del petróleo podría ser perjudicial.

El gobierno de Nigeria, por ejemplo, depende del petróleo para gran parte de su presupuesto; los sectores de petróleo y gas representan cerca del 35% del PIB, y los ingresos por las exportaciones del petróleo representan más del 90% de las ganancias totales en exportaciones.[1] Si estos ingresos bajan, los líderes de Nigeria tendrían que sufrir con una disminución del precio del petróleo o hacer algo para reavivar la economía mediante diversificaciones y reformas. Entre los mayores exportadores del mundo, el PIB de Rusia cayó un 8% en 2009 debido a que el precio del petróleo cayó por debajo de US$40 por barril en medio de la crisis financiera global. Rusia continúa dependiendo al día de hoy en gran medida de sus ingresos de la energía y es probable que el país sufra el impacto en gran medida si los precios no repuntan con la rapidez necesaria. Junto con las sanciones relacionadas con Ucrania, los oficiales del gobierno de Rusia predijeron una posible recesión en 2015. En nuestra opinión, Venezuela parece especialmente vulnerable debido a su gran dependencia en los ingresos del petróleo. Arabia Saudita parece estar mejor posicionada para soportar la caída de los precios ya que tiene enormes reservas extranjeras e inversiones que creemos deberían permitirle continuar gastando y creciendo incluso con bajos precios del petróleo. Por otro lado, es posible que China e India se beneficien de los precios bajos del petróleo dada su condición de importador neto.

Parte del aumento de la oferta de petróleo proviene de un aumento en la producción de pizarra en EE.UU. Extraer petróleo se vuelve menos rentable para los productores de pizarra cuando el barril se encuentra en niveles por debajo de los US$60 por barril. Al volverse menos rentable es probable que parte de la producción se detenga, aunque podría llevar unos meses para que se abandonen los yacimientos. Mientras tanto la demanda por petróleo en los dos países más habitados del mundo (China e India) se encuentra en aumento como resultado de la existencia de más autos, autobuses y camiones en las rutas. Además, los plásticos y muchos otros productos que se usan ampliamente derivan del petróleo. El coste de encontrar y producir petróleo por lo general no ha disminuido. Por lo tanto, en el largo plazo creemos que los precios del petróleo se recuperarán.

Vemos otra parte de la historia de los precios bajos del petróleo que es potencialmente positiva para algunas economías emergentes que han estado subsidiando la energía. Estos subsidios han sido una rémora en los presupuestos de los gobiernos y los precios de mercado más bajos hacen que quitar dichos subsidios sea menos doloroso para los consumidores que viven en esos países. Indonesia ha quitado algunos subsidios y observamos señales de que India y China se mueven hacia esta dirección también. Un ambiente de precios de energía más bajos ha ayudado a algunos países emergentes a emprender reformas que eran muy necesarias con efectos menos dolorosos.

En este momento creemos que quizá la mayor preocupación desde el punto de vista de la inversión es la volatilidad, no solo en el precio del petróleo sino también en las acciones relacionadas al sector— y en los mercados de renta variable en general. Hemos apreciado algunas oscilaciones increíbles. Analizamos las recesiones para encontrar potenciales negocios para nuestras carteras, pero muchos inversores se asustan y terminan perdiendo oportunidades. Nosotros, por supuesto, estaremos observando a esos países, sectores y compañías que creemos pueden beneficiarse de los precios bajos del petróleo. Sin embargo, no evitamos las compañías petroleras del todo en este momento. Dado que muchas compañías se han diversificado, podrán sufrir en términos de explotación y producción pero podrían beneficiarse potencialmente de sus actividades al por menor.

Los comentarios, las opiniones y los análisis de Mark Mobius constituyen opiniones personales, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento individual para inversión ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión. No constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información proporcionada aquí es válida a la fecha de esta publicación, puede cambiar sin previo aviso y no es un análisis completo de cada hecho material en relación con algún país, mercado regional o inversión.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments (“FTI”) no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte a su asesor profesional para obtener información adicional acerca de la disponibilidad de productos y servicios en su jurisdicción.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones suponen riesgos, incluida una posible pérdida del capital. Los valores extranjeros implican riesgos especiales, incluidas las fluctuaciones de divisas e incertidumbres económicas y políticas. Las inversiones en mercados emergentes, dentro de las cuales los mercados fronterizos son un subconjunto, suponen riesgos elevados relacionados con los mismos factores, además de aquellos asociados con el tamaño más pequeño de dichos mercados, con su menor liquidez y con la falta de marcos legales, políticos, comerciales y sociales establecidos para apoyar a los mercados de valores. Como en general estos marcos están menos desarrollados en los mercados fronterizos, así como distintos factores, incluidos el creciente potencial para una volatilidad extrema de los precios, la falta de liquidez, las barreras comerciales y los controles de cambio, los riesgos asociados con los mercados emergentes se incrementan en los mercados fronterizos. Las inversiones en el sector energético conllevan riegos especiales, que incluyen la susceptibilidad a los acontecimientos económicos y normativos adversos que afectan al sector.



[1] Fuente: Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), 2014.

 

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *