Aventuras de inversión en mercados emergentes

Qué piensan los inversionistas alrededor del mundo

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

La Encuesta del Sentimiento del Inversionista Global (GISS) 2015 (2015 Global Investor Sentiment Survey (GISS)[1]) de Franklin Templeton reveló una serie de observaciones interesantes sobre la confianza de los inversionistas, conceptos erróneos y prejuicios, y también algunas sorpresas. La encuesta de este año sondeó a inversionistas de 23 países de mercados desarrollados y emergentes. Desde el lanzamiento de la encuesta anual en 2011, los inversionistas de todo el mundo en general se han mantenido optimistas, pero más en algunos mercados que en otros.

En los últimos cinco años en los que se ha realizado la GISS, una tendencia alentadora es el creciente reconocimiento del valor de las inversiones globales. En la encuesta de este año, tantos los inversionistas que viven en mercados emergentes, así como aquellos de entre 25 y 34 años (la generación del milenio) de mercados desarrollados y emergentes, mostraron el mayor apetito por las inversiones extranjeras.  Y alrededor de siete de diez inversionistas sondeados esperaban que los mejores rendimientos de las acciones se registraran fuera de su país de origen este año. En mi opinión, la diversificación global es importante dado que es difícil predecir qué mercados demostrarán en última instancia ser los mejores, o los peores, de un año a otro.

Dónde son más optimistas y pesimistas los inversionistas

En América, la mayoría de los inversionistas en los Estados Unidos y Canadá se mostraron optimistas respecto de sus mercados bursátiles locales.  En forma conjunta, el 64% de los encuestados en estos dos países esperaban que su correspondiente mercado bursátil aumentara este año. Entretanto, los inversionistas de Latinoamérica (incluido México) se mostraron pesimistas: solo el 46% esperaba que su mercado bursátil local aumentara este año. Esta encuesta definitivamente parece reflejar el humor severo de muchas personas en Brasil en la actualidad debido al padecimiento de su economía. Los inversionistas de Brasil también mostraron el cambio más dramático en la confianza a la baja entre los países individuales, ya que el nivel de optimismo allí bajó un 19% en comparación con la encuesta de 2014.

Entretanto, en Asia (incluido Australia) apenas más de la mitad (56%) de todos los inversionistas sondeados esperaba que su mercado bursátil local aumentara. Los inversionistas de China mostraron uno de los cambios más drásticos al alza en la confianza respecto del año pasado; la encuesta registró un aumento del 12% en el optimismo de los inversionistas.

Algunos inversionistas (particularmente los de Occidente) expresaron su inquietud sobre una ralentización en la tasa de crecimiento chino en comparación con las décadas pasadas, y es posible que no se muestren tan optimistas respecto de las perspectivas de mercado de China como los inversionistas que viven allí parecen estar. No obstante, nos mantenemos optimistas respecto de China como constante impulsor global y destino de inversión. Es importante tener en cuenta que en 2010 China registró una tasa de crecimiento del 10,4%, lo que generó un aporte de aproximadamente 600.000 millones de USD a la economía. Cuando la economía alcanzó un nivel normal del 7,7% en 2013, se aportaron más de 900.000 millones de USD a la economía.[2] De modo que en dólares, seguimos viendo aumentos más elevados en la producción económica pese a que la tasa del producto interno bruto (PIB) se vea reducida. Asimismo, seguimos viendo amplio margen para el desarrollo de infraestructura en China, dado que los sueldos de los trabajadores migrantes siguen aumentando y la migración urbana continúa.

Slide1Muchos esperan que el amplio conjunto de reformas económicas de China, anunciado por el Tercer Pleno del Partido Comunista, tenga un impacto general muy significativo en los mercados emergentes. Estas reformas incluyen importantes iniciativas de desregulación y liberalización, lo que permite el ingreso de intereses de sectores privados a los sectores industrial y financiero, y aporta más libertad a las inversiones de empresas extranjeras. Como inversionistas en China, nos hemos visto particularmente alentados por la elaboración de la legislación de inversión extranjera liberalizada, lo que podría significar que los inversionistas extranjeros ya no tendrían que obtener la aprobación del gobierno para cada caso de empresas conjuntas, y podría en cambio ofrecer a los inversionistas extranjeros la capacidad de invertir en sectores a los que era imposible acceder conforme a la ley china.

Resulta interesante que la Encuesta del Sentimiento del Inversionista Global del año pasado reveló que de todos los países individuales sondeados, los inversionistas de la India fueron los más optimistas respecto de las perspectivas para su mercado local. La encuesta se realizó antes de la victoria del ahora Primer Ministro Narendra Modi, de modo que parece probable que muchas personas hayan tenido una sensación renovada de esperanza en el futuro, y el mercado bursátil indio demostró ser uno de los de mejor rendimiento en el 2014, con un alza de alrededor del 30%.[3] En la encuesta de este año, los inversionistas indios fueron los más optimistas, con un 86% de ellos a la espera de un alza del mercado bursátil local, y un 97% que son optimistas o muy optimistas respecto de las perspectivas de alcanzar sus objetivos financieros.

Con seguridad no queremos sacar conclusiones apresuradas sobre el posible rendimiento del mercado basado en la confianza de los inversionistas (o cualquier indicador a este respecto), pero me recuerda las famosas palabras del fallecido Sir John Templeton: “Los mercados alcistas nacen en el pesimismo, crecen en el escepticismo y mueren en la euforia”. Creo que hay razones para que los inversionistas de los mercados emergentes sean optimistas, incluidos los de Brasil. Del mismo modo, no nos sorprendería ver correcciones de mercado a corto plazo en lugares que han experimentado repuntes significativos en el pasado, como la India y China.

Estas son algunas diferencias clave adicionales que surgieron de los resultados de la GISS:

  • En cuanto a las inquietudes de los inversionistas, puede indicarse que aquellos que viven en mercados emergentes tienen el doble de probabilidades de preocuparse por la inflación, y prácticamente el doble de probabilidades de preocuparse por el aumento de las tasas de interés y los efectos de la caída de los precios del petróleo, que los inversionistas de mercados desarrollados.
  • Por el contrario, los inversionistas de mercados desarrollados tienen prácticamente el doble de probabilidades de mostrarse preocupados por la situación fiscal en la zona euro.
  • Pese a sus inquietudes, los inversionistas de mercados emergentes generalmente se mantienen más optimistas respecto de lograr sus objetivos a largo plazo que los inversionistas que viven en mercados desarrollados.

De cara al largo plazo: Asia emergente

Un hallazgo más de la encuesta que encontré interesante es que cuando se les consultó sobre dónde estarían las mejores oportunidades este año, los inversionistas colocaron a Asia (incluida la India) en el mismo nivel que a los Estados Unidos y Canadá, pero a largo plazo, en los próximos diez años, Asia superó a todos los mercados.

Nuestro equipo estaría de acuerdo con que los mercados emergentes en Asia en particular nos parecen contar con mucho potencial a largo plazo. Al observar a los mercados emergentes en Asia en general, se prevé que el crecimiento del PIB alcanzará el 6,6% en 2015, en comparación con el 4,3% para todas las economías de mercados emergentes y en desarrollo y el 2,4% para los mercados desarrollados.[4] Un factor que impulsa este potencial de mayor crecimiento es la tendencia demográfica favorable en los mercados emergentes asiáticos; en comparación con los principales países desarrollados de los Estados Unidos y Japón, los mercados emergentes de Asia tienen un mayor porcentaje de la población en el grupo de menos de 40 años, lo que indica una población más joven con un menor coeficiente de dependencia (una medida del porcentaje de dependientes, personas de 15 años, de 64 o menores, y mayores).[5] Puede ver esta dinámica en la pirámide de población a continuación.

Slide0Y por último, creo que la importancia de invertir a largo plazo, en particular en los mercados emergentes, no puede estar lo suficientemente destacada en esta era de gratificación instantánea. Cuando se preguntó a los inversionistas de todo el mundo qué plazo sentían que determinaría el éxito de una inversión, el 59% dijo en dos años, mientras que el 32% de los encuestados de la GISS dijo de uno a dos años. Aún más desconcertante para mí fue que el 21% dijo de seis a once meses. En mi opinión, no debería invertirse en el mercado bursátil con objetivos a corto plazo o como un camino para obtener beneficios rápido. En el Grupo de Mercados Emergentes de Templeton, invertimos con un horizonte de cinco años en mente. A menudo lleva tiempo que ciertas tesis de inversión den resultados, ¡por lo que se debe ser paciente!

Los comentarios, las opiniones y los análisis de Mark Mobius constituyen opiniones personales, son para fines informativos e interés general solamente, y no deben considerarse asesoramiento individual para inversión ni recomendaciones ni invitaciones para comprar, vender o mantener cualquier título o adoptar cualquier estrategia de inversión.  Tampoco constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información brindada en este material representa información hasta la fecha de publicación y puede cambiar sin aviso. Esta tampoco pretende ser un análisis completo de cada hecho material sobre cualquier país, mercado regional o inversión.

Los datos provenientes de fuentes de terceras partes han sido utilizados para preparar este material y Franklin Templeton Investments (“FTI”) no ha verificado, validado o auditado dichos datos de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte con su propio asesor profesional para obtener más información sobre la disponibilidad de productos y servicios en la jurisdicción en la que se encuentra.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgo, incluso de pérdida del capital invertido. Los valores extranjeros implican riesgos especiales, entre ellos fluctuaciones de la moneda e incertidumbres económicas y políticas. La inversión en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos son una subcategoría, implican riesgos aún más elevados en relación a los mismos factores, además de aquellos asociados con estos mercados de menor tamaño, menor liquidez y falta de estabilidad en el marco legal, político, empresarial y social que sostengan los mercados de valores. Dado que estos marcos por lo general son menos avanzados en los mercados fronterizos, así como también existen diversos factores como el aumento del potencial de extrema volatilidad de los precios, la iliquidez, las barreas comerciales y los controles de intercambio, los riesgos asociados a los mercados emergentes se magnifican en los mercados fronterizos.



[1] Fuente: la Encuesta del Sentimiento del Inversionista Global de Franklin Templeton, llevada a cabo por ORC International, incluye respuestas de 11.500 personas de 23 países: Brasil, Chile y México en Latinoamérica; Australia, China, Hong Kong, India, Japón, Malasia, Corea del Sur y Singapur en Asia Pacífico; Francia, Alemania, Grecia, Italia, Polonia, España, Suecia y Reino Unido en Europa; Sudáfrica; Emiratos Árabes Unidos; y los Estados Unidos y Canadá en América del Norte. Los encuestados tenían entre 25 y 65 años en Latinoamérica, Asia (excepto Japón) y Sudáfrica,  y 25 y más en Europa, Japón, Emiratos Árabes Unidos, los Estados Unidos y Canadá. Los encuestados debían tener activos propios invertibles como acciones, bonos, fondos mutuos, etc. Además, se estableció un umbral mínimo de activos invertibles para cada país para garantizar que los encuestados tuvieran inversiones suficientes que le ofrecieran una base de conocimientos para responder a las preguntas de la encuesta. Las encuestas se realizaron del 12 de febrero al 2 de marzo de  2015, en todos los países.

[2] Fuentes: Base de datos de perspectivas de la economía mundial del FMI, abril de 2015.

[3] Fuente: BSE India, S&P BSE Sensex Index. El rendimiento pasado no indica resultados futuros. Los índices no se administran y no se puede invertir en un índice.

[4] Fuente: Base de datos de perspectivas de la economía mundial del FMI, abril de 2015.

[5] Fuentes: Base de datos de Población mundial de la ONU: Perspectivas de población mundial: Revisión de 2012. Previsión para 2015. No se asegura la realización de ningún pronóstico.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *