Aventuras de inversión en mercados emergentes

Irán: ¿Abierto a los negocios?

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Holandés, Francés, Alemán, Italiano, Polaco

Después de años de negociaciones, se ha producido un avance reciente entre Irán, Estados Unidos y otras potencias mundiales sobre el programa nuclear de Irán. Si bien el acuerdo sin duda fue polémico y es aún objeto de debate en Estados Unidos, desde un punto de vista estrictamente de inversión, creemos que representa un desarrollo interesante no solo para Irán, sino también para la región de Medio Oriente/Norte de África (MENA). Muchos inversionistas de la región están entusiasmados con el potencial de este nuevo mercado para emerger plenamente. El desarrollo del mercado de capitales de Irán y la potencial apertura a los inversionistas de todo el mundo debe contribuir al desarrollo económico no solo de Irán, sino también de la región, y podría ayudar a atenuar las tensiones políticas

En julio, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas —Estados Unidos, Rusia, China, Francia y el Reino Unido— junto con Alemania (llamado P5+1) anunciaron un acuerdo histórico con Irán, que allana el camino para el levantamiento de las sanciones económicas que se impusieron en respuesta a su planificación nuclear. Las sanciones estaban destinadas a mantener al país aislado y a sofocar el potencial económico de Irán hasta que el problema nuclear pudiera resolverse. Si bien las sanciones formalmente no han sido levantadas todavía, tenemos la esperanza de que su eliminación anticipada traiga nuevas oportunidades de inversión que anteriormente no estaban a nuestra disposición.

Irán ya tiene un amplio y próspero mercado de valores, con más de 400 sociedades cotizadas y una capitalización de mercado de más de US$100 mil millones.[1] Hemos descubierto muchas empresas competentes en Irán que creemos que están bien administradas y representan una mezcla diversa de sectores e industrias. Invertir en Irán no solo significa invertir en petróleo; la agricultura, la manufactura y la minería son también factores clave del crecimiento.

Estamos particularmente interesados en las acciones orientadas al consumidor como posibles oportunidades de inversión, que incluye al sector minorista, productores de alimentos, telecomunicaciones, empresas financieras y bancarias. El sector bancario de Irán, en particular, podría beneficiarse ya que la necesidad de capital en Irán será más intensa. Creemos que esta área, impulsada por el crecimiento de la población nacional, la demografía y el aumento de los ingresos disponibles, debería ubicarse entre las primeras en beneficiarse de un eventual cese de las sanciones. También queremos anticipar algunas reinversiones de la riqueza petrolera en las economías nacionales y regionales, principalmente en términos de proyectos de diversificación e inversión en infraestructura altamente necesaria con el objeto de superar gradualmente la dependencia económica del petróleo.

Si se observan los mercados emergentes de forma general, también creemos que los mercados de renta variable iranís lucen muy atractivos en términos de valuaciones. También creemos que los mercados de acciones iraníes hoy ofrecen algunos de los parámetros de valoración más atractivos en el contexto de mercados emergentes. Además, pensamos que probablemente una serie de empresas multinacionales de productos de consumo quiera expandirse hacia Irán, y esto podría ser otra área a considerar para los inversionistas.

Percibiendo los cambios futuros, Irán ha estado preparándose para un aluvión potencial de nuevos inversionistas en su mercado. La Bolsa de Irán ha sido objeto de mejoras en la infraestructura, y los líderes están trabajando para cumplir con los estándares internacionales en áreas como la protección de los inversionistas y la vigilancia.

Esto es alentador, pero creemos que todavía es necesario trabajar más para atraer a los inversionistas internacionales. La corrupción sigue siendo un problema, al igual que en muchos países del mundo, y nos gustaría que se tomen más medidas hacia la privatización, ya que la mayoría de las sociedades cotizadas en Irán están afiliadas al estado de alguna manera.

El cese de las sanciones podría estimular el crecimiento

Irán ha sufrido una serie de impactos económicos y políticos durante la última década que han evitado que el país lograra lo que creemos que es su potencial absoluto. Creemos que eso podría cambiar pronto. La economía iraní, en aproximadamente US $400 mil millones, es la segunda mayor en la región de MENA[2] después de Arabia Saudita. Irán ha estado sufriendo altos niveles de inflación y desempleo, especialmente entre sus jóvenes. Creemos que el cese de las sanciones económicas podría acelerar la tasa de crecimiento de Irán mediante la eliminación de las barreras a las exportaciones de petróleo de la nación, atrayendo más capital extranjero y poniendo fin al aislamiento de sus bancos del sistema financiero mundial. Una eliminación temporal y parcial de las sanciones en 2014 ayudó a la economía a repuntar a una tasa de crecimiento del 3 %, inmediatamente después de la recesión de 2012-2013[3]

Irán presume de una estructura demográfica favorable, con una población joven y de buen nivel educativo. También tiene una estructura demográfica joven (la edad promedio es 28),[4] la cual creemos que crea un escenario fuerte para una mejora del crecimiento económico.

En nuestra opinión, el levantamiento potencial de las sanciones y la nueva inversión prevista podrían tener un impacto significativo sobre el empleo y el consumo interno debido a que las nuevas inversiones necesitarán trabajadores, y esos trabajadores a su vez, probablemente tengan más ingresos para gastar.

Pakistán, los Emiratos Árabes Unidos, Omán y otros países de la región que tuvieran fuertes vínculos comerciales también podrían potencialmente beneficiarse. Ya existe un intercambio próspero entre la cercana Dubái e Irán, continuando una relación comercial que se remonta mucho tiempo atrás en la historia. Un vuelo de Dubái a Teherán solo toma alrededor de dos horas. En Dubái, hay escuelas iraníes y sedes de las universidades iraníes, donde los estudiantes iraníes pueden llevar a cabo sus estudios. Un Directorio de Empresas Iraníes publicó que Dubái cuenta con más de 7000 empresas iraníes cotizadas en bolsa que operan en Dubái en muchos campos, entre ellos la banca, los bienes raíces, el comercio, etc.; por tanto el dinero ha estado fluyendo desde Irán hasta Dubái.

Por supuesto, los acontecimientos de origen político suelen dar lugar a una serie de incertidumbres y riesgos potenciales, pero creemos que nuestra presencia sobre el terreno en la región nos ayuda a tener ventaja en la identificación y el análisis de estas oportunidades.

¿Un cambio de las reglas de juego para el mercado energético?

Con respecto al impacto provocado por un Irán menos aislado en el precio del petróleo, no considero que esto implique un gran cambio de las reglas de juego. Mientras que una nueva reducción en los precios del petróleo en julio a $50 el barril, en parte se atribuyó al acuerdo nuclear, es importante recordar que Irán solo tiene alrededor del 10 % del suministro mundial de petróleo,[5] e Irán no es un total principiante en el mercado. El país ya ha estado exportando petróleo. Las refinerías en Turquía, por ejemplo, han estado comprando petróleo de Irán. Las sanciones contra Irán significaron que tenía que aceptar un precio más bajo por su petróleo de lo que le hubiera gustado, así que la oportunidad para que Irán exporte más petróleo a precios de mercado más altos parece lógicamente atractiva para el gobierno. Es imposible predecir que una mayor cantidad de petróleo exportado de Irán bajará automáticamente los precios del petróleo. El elemento especulativo es más crítico en la determinación de los precios del petróleo teniendo en cuenta que el mercado puede oscilar violentamente, a veces en el corto plazo, sin relación con los fundamentos de la oferta y la demanda del petróleo.

En nuestra opinión, es más factible que el precio del petróleo suba y no baje en el largo plazo debido a que la constante demanda de petróleo probablemente continúe en todo el mundo. Desde que el petróleo comenzó a disminuir desde su pico máximo de más de $100 el barril en 2014, el número de torres de perforación petrolífera en Estados Unidos se ha reducido, por lo que consideramos que el petróleo de esquisto de Estados Unidos podría ser un factor menos importante en el futuro, lo que compensaría el aumento de la exportaciones de petróleo iraní.

Mientras que algunos exportadores de petróleo y gas se enfrentan a retos a corto plazo ante la caída de los precios del petróleo, desde la perspectiva de la inversión, estamos enfocados en empresas diversificadas en el sector energético, no solo las que participan en la exploración y producción, sino también en el sector minorista y la refinación. Creemos que los productos básicos en general seguirán siendo de gran demanda a largo plazo; es cuestión de elegir la mercancía correcta, es decir, los productores más eficientes.

En nuestra opinión, el panorama de hoy parece mejor para Irán que en el pasado, y vemos más oportunidades potenciales por delante. Por supuesto, el futuro de Irán reside en el proceso político, que puede ser incierto y requerir mucho tiempo de implementación. En realidad, la integración de Irán con la comunidad internacional y la eliminación total de las sanciones probablemente sea un proceso que lleve varios años, pero al igual que los inversionistas enfocados a largo plazo, somos optimistas sobre las oportunidades que esto podría generar para la región en los próximos años.

 

Los comentarios, opiniones y análisis de Mark Mobius constituyen opiniones personales y están destinados a fines informativos y el interés general solamente. Estas no deberían interpretarse como asesoramiento de inversión individual ni como recomendación o solicitud de compra, venta o posesión de valores o de adoptar estrategias de inversión. Tampoco constituyen asesoramiento legal o fiscal. La información brindada en este material representa información hasta la fecha de publicación y puede cambiar sin aviso. Esta tampoco pretende ser un análisis completo de cada hecho material sobre cualquier país, mercado regional o inversión.

Los datos provenientes de fuentes de terceras partes han sido utilizados para preparar este material y Franklin Templeton Investments (“FTI”) no ha verificado, validado o auditado dichos datos de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna por la pérdida que surja del uso de esta información y la confiabilidad en los comentarios, las opiniones y los análisis del material es a entera discreción del usuario. Es posible que los productos, los servicios y la información no estén disponibles en todas las jurisdicciones y que empresas asociadas a FTI o sus distribuidores los ofrezcan según lo permita la legislación y normativa local. Consulte con su propio asesor profesional para obtener más información sobre la disponibilidad de productos y servicios en la jurisdicción en la que se encuentra.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgo, incluso de pérdida del capital invertido. Los valores extranjeros implican riesgos especiales, entre ellos fluctuaciones de la moneda e incertidumbres económicas y políticas. La inversión en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos son una subcategoría, implican riesgos aún más elevados en relación a los mismos factores, además de aquellos asociados con estos mercados de menor tamaño, menor liquidez y falta de estabilidad en el marco legal, político, empresarial y social que sostengan los mercados de valores. Dado que estos marcos por lo general son menos avanzados en los mercados fronterizos, así como también existen diversos factores como el aumento del potencial de extrema volatilidad de los precios, la iliquidez, las barreas comerciales y los controles de intercambio, los riesgos asociados a los mercados emergentes se magnifican en los mercados fronterizos.

 

[1] Fuente: Bolsa de Teherán, julio de 2015.

[2] Fuente: El Banco Mundial, 2014.

[3] Base de datos de perspectivas de la economía mundial del FMI, abril de 2015.

[4] Ibid.

[5] Fuente: Administración de Información Energética de Estados Unidos, 2014.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *