Aventuras de inversión en mercados emergentes

Cambio de tendencia del turismo en Colombia

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Francés

En el pasado, Colombia tenía entre los turistas una reputación bastante dudosa, una circunstancia que, por desgracia, privó a muchos de disfrutar de sus numerosos encantos. Durante la pasada década el gobierno de Colombia y sus habitantes se han espabilado para hacer frente a muchos retos, esforzándose para aumentar el atractivo del país a los ojos de los turistas internacionales y de los inversores. Después de una visita reciente a Colombia, vi que el país constituye un destino interesante de visitar con una increíble variedad de atracciones, festivales y bellos parajes naturales, que incluyen playas blancas como la nieve, montañas, selvas tropicales, cataratas e incluso volcanes. Mis compañeros y yo también exploramos recientemente las numerosas oportunidades de inversión potenciales que presenta el país y, en general, nos sentimos alentados por lo que vimos y oímos durante nuestra visita.

En Cartagena, Colombia
En Cartagena, Colombia

Nuestra primera parada en Colombia fue Cartagena, una ciudad que posee un interesante trasfondo histórico. Cartagena es un importante centro para la refinería de petróleo y un puerto marítimo destacado; mientras nuestro avión aterrizaba, pudimos ver astilleros de gran tamaño con grúas modernas que descargaban un barco alemán de mercancías. Sin embargo, pensamos que probablemente había un mayor potencial de inversión en la ciudad vinculado al turismo, por lo que quisimos averiguar más detalles sobre este aspecto.

El turismo está en auge

En 2015, visitaron Colombia unos 2,5 millones de turistas extranjeros, lo que supone un aumento del 12% con respecto a 2014 y casi el triple que la cifra de 2005.1 La devaluación de la moneda de Colombia (el peso) ha estimulado la llegada de viajeros foráneos, especialmente personas procedentes de Estados Unidos, al haberse duplicado el valor del dólar frente al peso en el transcurso del año y medio pasado. Cartagena recibe su fracción de turistas, pero creo que no hay razón para que no pueda igualar las cifras de visitantes que llegan a Bogotá, la capital del país y su principal destino turístico.

En los últimos años, el turismo en Colombia ha sufrido por culpa de la violencia desatada en el país en relación con las drogas. Sin embargo, la Política Democrática de Seguridad y Defensa instaurada por Álvaro Uribe Vélez (presidente de Colombia durante el periodo 2002–2010), pensada-para recuperar el control del gobierno y combatir el tráfico ilegal de drogas y el crimen organizado, así como implantar las llamadas “caravanas turísticas”, resultó un éxito absoluto. Las caravanas turísticas consistían en cuerpos militares que brindaban una protección reforzada en días concretos en las carreteras que conducían a principales atracciones vacacionales.

Cartagena, Colombia
Cartagena, Colombia

El nombre completo de Cartagena en Colombia es, en realidad, Cartagena de Indias, para distinguirla de la ciudad homónima de España de donde obtuvo su nombre. Los turistas que visitan Cartagena, Colombia, no solo disfrutan de un clima tropical, de sus blancas playas y el mar, sino también de increíbles edificios construidos en la época colonial en la antigua ciudad fortificada. La ciudad fue un puerto marítimo clave para el imperio español durante la época de 1500 a 1700, convirtiéndose en un centro de pudientes comerciantes, soldados y miembros de la realeza. La ciudad y fortaleza amurallada fue declarada “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO.

El oro y otros tesoros procedentes de toda América Latina impulsaron el crecimiento incipiente de la ciudad, al ser el puerto un punto de partida ideal desde donde los galeones españoles transportaban los tesoros a España a través de La Habana. La ciudad y fortaleza amuralladas de Cartagena se encuentran entre las mejor conservadas del continente americano, probablemente porque el hecho de albergar tanta riqueza convirtió la ciudad en el objetivo de los enemigos de España en Europa, además de los piratas.

Cartagena, Colombia
Cartagena, Colombia

Dar un paseo por el casco antiguo fue un placer para mí, ya que me retrotrajo a los tiempos coloniales, cuando la ciudad era la joya de la corona en la América Latina de España. En el interior de las murallas de la fortaleza existen calles y callejuelas alineadas con antiguos edificios coloniales que han sido bellamente restaurados en todo tipo de tiendas, desde las que venden baratillas para turistas hasta tiendas de moda de alta gama, restaurantes y hoteles. Mientras caminábamos, llegamos a una plaza próxima a una catedral donde había cantantes y bailarines actuando en un concierto improvisado. Más adelante, tuvimos que evitar los carruajes tirados por caballos que llevaban a los turistas por estrechas calles adoquinadas. Pasamos por un elegante hotel originalmente construido en 1621 que otrora sirvió como un convento católico, un hospital benéfico, una cárcel y una facultad de medicina a lo largo de su historia. En 1991, un grupo de inversores colombianos restauró el edificio y bajo las ruinas se hallaron muchos artefactos ocultos, pozos de agua y otras piezas de los cimientos. El antiguo comedor de las monjas fue transformado en uno de los restaurantes gastronómicos más famosos de la ciudad.

En la actualidad, la ciudad amurallada de Cartagena es solo una pequeña parte de la importante metrópolis en que se ha convertido. El área de Boca Grande ubicada entre la Bahía de Cartagena y el Mar del Caribe alberga la mayoría de las atracciones turísticas, entre ellas hoteles, comercios, restaurantes, discotecas y galerías de arte, así como playas con arenas grises volcánicas y agua gustosamente templada que armoniza con el clima cálido.

También visitamos un nuevo centro comercial moderno emplazado en la ciudad, junto con promociones urbanísticas de rascacielos y la zona portuaria e industrial. El puerto de Cartagena presta servicio a todas las ciudades del país, convergiendo allí los transportistas de carretera. Los conductores que encontramos allí, amables y serviciales, empleaban un popular servicio de transporte a la carta. En nuestro deseo por conocer su opinión in-situ mientras recorríamos la ciudad, les bombardeamos de preguntas diversas. Cuando mis colegas y yo vimos una barrera policial en la que se detenían los coches, pregunté a nuestro joven conductor si la policía trabajaba de forma honesta. Su respuesta, “no,” fue igualmente honesta y rápida. Por desgracia, hemos visto que la corrupción está bastante extendida en todo el mundo (incluso en los países desarrollados) y a menudo se considera como el coste de hacer negocios. La buena noticia es que gracias a la mayor transparencia que ofrecen las nuevas tecnologías, como los smartphones, Internet y similares, se ha logrado un enorme avance para erradicarla en muchas áreas.

Tras echar un vistazo a los diarios de habla hispana para conocer otros temas de actualidad en la ciudad y el país, nos llamó la atención un titular interesante que decía «El entorno económico es complicado, pero no horrible». El diario recogía una entrevista con el presidente Juan Manuel Santos, en la cual afirmaba que si se alcanzara la paz con los rebeldes de las FARC sería el año más espectacular en la historia del país. Las FARC, un movimiento guerrillero marxista-leninista que lucha contra el gobierno desde 1964, son las siglas de “Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia”, traducido al inglés como “Revolutionary Armed Forces of Colombia». Estados Unidos y Europa considera a las FARC una organización terrorista responsable de diversos delitos. El gobierno de Colombia y las FARC se reunieron en asamblea el mes pasado para negociar un posible acuerdo bilateral de alto el fuego, aunque la firma de un acuerdo de paz absoluta sigue siendo difícil de alcanzar, por ahora.

En resumen, tras nuestra expedición a Cartagena durante el fin de semana, nos quedó muy claro que la ciudad es un excelente destino turístico que sin duda atraerá a más visitantes en los próximos años, pues comienza a ganar más aceptación el concepto de Colombia como país seguro y pacífico.

Medellín

Nuestra siguiente parada fue la ciudad de Medellín, que conforma un paisaje montañoso salpicado de rascacielos que parecen querer escalar las montañas. Cuando visité por primera vez Medellín allá por la década de 1990, me sentí bastante turbado nada más aterrizar en el aeropuerto debido a la reputación de Medellín y Cali como “capitales de la droga”, con cárteles de traficantes que imponen su ley en el lugar. Pude entender por qué Medellín podría ser un lugar perfecto como guarida de delincuentes, gracias a sus numerosas colinas y montañas cubiertas por bosques frondosos. Sin embargo, una vez que me registré en el hotel y comencé a visitar empresas y hablar con la gente, me sentí más relajado. Tanto mis compañeros como yo mismo nos percatamos de que, pese a su mala reputación, se estaban desarrollando negocios legítimos, y quizás parte de nuestro temor era exagerado.

En Medellín, Colombia
En Medellín, Colombia

Medellín posee una larga historia. Fue fundada durante la época colonial española a principios de la década de 1600 y lleva el nombre de un pueblo de España. Medellín es la segunda ciudad más grande de Colombia (después de Bogotá) y alberga una población de unos cuatro millones. Dado el terreno tortuoso donde se asienta, cuesta creer que haya podido prosperar una ciudad de esta extensión, pero la producción y exportación de oro extraído en las montañas que la rodean explica el atractivo. Durante la época colonial, la ciudad fue el principal objetivo de los exploradores españoles que saqueaban todo el oro y la plata que podían llevar consigo en América Latina para transportarla por barco a España. Posteriormente, se descubrió que el entorno era ideal para la plantación de café, un producto que se convirtió en una exportación clave y estimuló la formación de una clase de comerciantes y emprendedores ambiciosos cuyos descendientes han convertido ahora la ciudad en un centro neurálgico de innovación y crecimiento. Actualmente, existen diversas empresas de talla mundial con sede en Medellín que han expandido sus negocios por toda América Latina y otros lugares. El acceso a la ciudad continúa mejorando gracias a diversos proyectos de infraestructura que incluyen aeropuertos, modernización de carreteras y ferrocarriles. Para facilitar el tránsito por un terreno increíblemente escarpado incluso en el centro de la ciudad, existen unas escaleras mecánicas exteriores de unos 378 metros de longitud que llevan a los pasajeros a los pueblos ubicados en la sierra. También hay planes de construir túneles que conectarán el aeropuerto con la ciudad, lo que permitirá a los viajeros evitar la ardua ruta, aunque espectacularmente pintoresca.

Aparte de ser la sede del Cartel de Medellín liderado por el infame Pablo Escobar, la ciudad también fue escenario de varias guerras de narcotraficantes libradas durante los años 80 del siglo pasado. Desde la muerte de Escobar en 1993, la violencia se ha reducido y en 2002, el ex presidente Álvaro Uribe ordenó al ejército el desmantelamiento de las milicias urbanas, entre ellas las FARC, en el marco de sus esfuerzos por reducir la violencia general que azota al país. Se están realizando otras actuaciones para modernizar Medellín, con el desarrollo de hoteles, museos, parques y otras instalaciones, junto con mejoras de infraestructuras. La mayoría de los principales edificios más recientes de Medellín incluyen salas de arte público, y hoy día la ciudad es un lugar vibrante y acogedor para los turistas.

En el plano empresarial, uno de los mayores conglomerados de Colombia se ubica en Medellín, por lo que aprovechamos la ocasión para reunirnos con uno de los directores del grupo, que me recordó que se había reunido conmigo hace varios años cuando era analista de valores. Nos habló de la reestructuración y expansión recientes que había acometido el grupo, y nos trasmitió su impresión de que existen más oportunidades potenciales de crecimiento vinculadas a la creciente clase media de la región. También se refirió a la complejidad que entrañaba hacer negocios en la región, incluido Brasil, que presenta la dificultad añadida de tener otra lengua (el portugués), distinta a la mayoría de América Latina (español).

Refiriéndonos a América Latina en su conjunto, los directivos de la empresa nos confirmaron que la región había sufrido varias devaluaciones de divisas, así como subidas de tipos de interés. No obstante, las economías reales de la región han venido arrojando resultados relativamente buenos y las cuentas de pérdidas y ganancias de muchas empresas parecen gozar de buena salud. Hablamos de los estilos de vida que llevaban los 22 millones de ciudadanos de clase media que viven en América Latina, así como de la proliferación de productos financieros que se dirigen a ellos, a medida que ahorran e invierten de cara al futuro. La sociedad tomó la innovadora decisión de contratar a antropólogos y sociólogos para vivir efectivamente en las comunidades desplegadas por toda la región latinoamericana, al objeto de observar cómo se emplea y se gasta el dinero, además de analizar la vida cotidiana de la población.

Barreras a la actividad empresarial… y riesgos

Al igual que la experiencia que obtuvimos al visitar Brasil y otros países de América Latina, nos enteramos de que la desacertada normativa estatal se consideraba como uno de los mayores riesgos o preocupaciones que manifestaban los empresarios de Colombia, aunque también supimos que las empresas estaban superando los retos y hallando nuevas áreas de crecimiento.

En mi viaje reciente, volví a reunirme con un productor de cemento que había visitado inicialmente en 1998. Recordé que su director general nos había asegurado que la empresa sería capaz de salir adelante durante un periodo que en aquel momento presentaba enormes retos. Por suerte, ¡lo consiguió! Nos reímos mucho al recordar las enormes dudas que expresé entonces sobre la salud de la empresa y su respuesta: «¡No se preocupe, Mobius!» Esta vez comentamos ciertos aspectos del “programa 4G” lanzado por el gobierno colombiano, que representa la cuarta generación de planes de infraestructuras para construir carreteras que conecten todas las principales ciudades del país. Naturalmente, se trata de una obra monumental que precisaría una gran cantidad de cemento; en Colombia, el consumo de este material sigue estando dominado por pequeños usuarios que lo compran en sacos, en vez de a granel. La vivienda representa un área de posible crecimiento adicional, no sólo para la industria del cemento sino también para otros sectores y compañías que operan en el país, dado que la edad media de la población colombiana no alcanza 30 años.2 A medida que estos jóvenes se casen y tengan descendencia, precisarán viviendas más amplias y probablemente comprarán otros bienes de consumo.

Medellín, Colombia
Medellín, Colombia

La cementera, con operaciones a escala internacional, constituye un ejemplo de cómo las empresas de Medellín se han expandido a otros países para sacar provecho de nuevos mercados. Otro de los temas que comentamos fue el flete, que representaba una parte muy importante del coste del cemento, siendo ésta la razón de que fuera una industria esencialmente local que atiende a un mercado dentro de un radio próximo a 100 kilómetros por cada planta.

Aunque el petróleo supone menos del 10% del producto interior bruto (PIB) de Colombia,3 las exportaciones de crudo siguen representando una parte relevante de los ingresos públicos. Los precios de la energía afectan a los costes del transporte, pero también salpican a otras áreas de la economía. Cuando visitamos a un banco, lo primero que preguntamos fue en qué medida los bajos precios del petróleo afectaban al banco y al país en general. Una buena cosecha de café obtenida en 2014 contribuyó a contrarrestar parte de las pérdidas de beneficios relacionados con el petróleo en Colombia, pero la amenaza de la sequía en algunas zonas de cultivo de café en 2015 y principios de 2016 está teniendo efectos adversos en los presupuestos públicos. Por lo tanto, los ejecutivos del banco especulaban con la posible existencia de otra ronda de reforma fiscal destinada a paliar el déficit tributario mediante la introducción de un impuesto sobre al valor añadido (IVA) o quizás incluso un impuesto sobre los dividendos.

Los ejecutivos del banco también se mostraron preocupados por el repunte de la inflación. En febrero, el índice de precios al consumo aumentó hasta el 7,5%, una tasa bastante superior al objetivo del gobierno fijado entre el 2% y el 4%. Esto indujo al banco central del país a subir los tipos de interés en marzo por séptimo mes consecutivo.4 El reciente rebrote de la inflación se atribuyó principalmente al encarecimiento de los alimentos, y aunque se espera que en adelante regrese a niveles algo más bajos, la situación exige estar alerta. Aún así, los directivos del banco creen que la prestación de servicios financieros alberga un gran potencial, al estimar que aproximadamente un tercio de los adultos que residen en Colombia carecen de cuentas bancarias.

También volví a visitar a una compañía de alimentación que se había especializado en elaboración de chocolate (los colombianos, por lo general, toman chocolate caliente para desayunar en lugar de café o té), aunque desde entonces se ha ido diversificando para entrar en otras áreas, entre ellas el negocio de restaurantes, además de expandirse globalmente por medio de adquisiciones. Recuerdo que uno de los ejecutivos me contó hace ahora dos décadas (justo en el momento de mi turbación inicial) que Medellín era una magnífica ciudad con mucho potencial, así como un importante centro industrial. ¡Su apreciación resultó acertada! Nos impresionó mucho la planta que visitamos, también por su limpieza, y todos los trabajadores que vimos llevaban puesto uniformes blancos.

Los ejecutivos con los que hablamos dijeron que los esfuerzos de reforma tributaria emprendidos por el gobierno eran en general perjudiciales para las empresas, y hablamos de que el llamado “impuesto sobre el patrimonio” desincentivaba la inversión. Por consiguiente, nos comentaron que no tenían intención de abrir más plantas en Colombia, aunque expandirán su negocio de fabricación a otros países donde existiesen mejores incentivos fiscales y a la inversión. Sin embargo, la depreciación del tipo de cambio para el peso colombiano ha beneficiado a muchas empresas orientadas a la exportación en Colombia, al hacer más competitivos sus productos y disuadir a los competidores extranjeros del deseo de entrar al mercado.

Las huelgas laborales constituyen otro problema al que se enfrentan las empresas de Colombia. A principios de 2016, la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), la mayor federación sindical del país que aglutina a 500.000 socios y más de 500 sindicatos del sector público y privado, amenazó con declarar paros laborales y huelgas en protesta por un decreto gubernamental por el cual se concedía un aumento del 7% del salario mínimo mensual hasta situarlo en aproximadamente 212 USD al mes. La CUT manifestó su intención de impugnar el decreto en el Consejo de Estado, el máximo tribunal administrativo de Colombia. Todos pensaron que el aumento se pondría en vigor, pero la CUT alegó que vulneraba la constitución porque era inferior a lo que se consideraba que era la tasa de inflación.

La primera prioridad del nuevo gobierno de Colombia es imponer la ley y el orden, lo cual implica neutralizar o desmantelar los diversos movimientos revolucionarios que operan en el país. Además de las FARC, otro grupo con el que el gobierno se ha visto obligado a negociar es el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que se vio presionado para colaborar con el gobierno en vista de la voluntad mostrada por las FARC para negociar. El clan Úsuga es otra banda criminal que ha cometido una serie de delitos, entre ellos extraer petróleo de oleoductos, parte del cual se empleaba aparentemente para elaborar cocaína. La Asociación Colombiana del Petróleo estima que en 2015 se sustrajeron nada menos que 300.000 barriles de petróleo.

A pesar de los complicados retos que existen, el gobierno de Colombia se ha espabilado en buena medida para afrontarlos. En su evaluación anual, la división local de Transparencia Internacional, el grupo que supervisa la corrupción en los gobiernos del mundo entero, informó que había observado notables mejoras en materia de transparencia entre las empresas de servicios públicos de Colombia en distintas áreas, como la apertura, el diálogo, las normas y el control. Por desgracia, esas mejoras no se han reflejado en las percepciones de los ciudadanos; según el índice de percepción pública de Transparencia Internacional, la impresión sobre la corrupción en Colombia de hecho ha aumentado desde 2012, a pesar del descenso real de la corrupción.5 Esto puede deberse al creciente uso de los smartphones, que ha acelerado las comunicaciones entre los miembros de la sociedad y simplemente les ha hecho más conscientes de estos asuntos.

Durante los muchos años que venimos invirtiendo en Colombia, hemos sido testigos de importantes mejoras. La hoja de ruta de reformas implantada por el gobierno es nítida, y si son capaces de resolver los problemas relacionados con las FARC y otros grupos, creemos que el entorno para los inversores probablemente seguirá mejorando. Más importante aún es que, si el gobierno de Colombia es capaz de resolver sus problemas presupuestarios sin recurrir a impuestos gravosos, mientras sacan adelante la privatización para financiar proyectos de infraestructura, creemos que el futuro podría ser muy prometedor para este hermoso país.

Los comentarios, las opiniones y los análisis presentados aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

Información legal importante
Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos constituyen un subgrupo, entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados financieros. Debido a que estas estructuras suelen estar incluso menos desarrolladas en mercados fronterizos, así como a otros factores, entre ellos el mayor potencial de sufrir una volatilidad de precios extrema, la falta de liquidez, barreras al comercio y controles de cambio, los riesgos asociados a mercados emergentes se ven acentuados en mercados fronterizos. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales.

______________________________________________

1. Fuente: Ministerio de Turismo de Colombia.

2. Fuente: CIA, The World Factbook, a 2015.

3. Fuente: Banco Mundial, a 2014.

4. Fuente: Bloomberg LP.

5. Fuente: Índice de Percepción de la Corrupción y Transparencia Internacional, datos de 2012-2015.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *