Aventuras de inversión en mercados emergentes

Una nueva era para Argentina

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés

Mis compañeros y yo visitamos recientemente Argentina, un país inmerso en un proceso de transformación después de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, esposa del anterior presidente Nestor Kirchner, fuera expulsada del poder en las elecciones del año pasado. La victoria del candidato de la oposición de centro-derecha Mauricio Macri con su eslogan “Cambiemos” puso fin a un régimen que trajo al país una alta inflación, una escasez de dólares y una erosión de las reservas de divisas, así como medidas gubernamentales que socavaron la confianza de los empresarios y limitaron el acceso a los mercados internacionales de capitales. Tras tomar posesión en diciembre, el presidente Macri nombró a un equipo de tecnócratas expertos con el cual se comprometía a mejorar la situación económica del país, iniciativa muy bien acogida por los mercados financieros.

 

Poco después de que el nuevo gobierno tomara posesión del cargo, las agencias de calificación revisaron al alza su previsión sobre el país, pasando de negativa a estable, como consecuencia de los vertiginosos cambios realizados respecto a las políticas económicas aplicadas por el anterior ejecutivo, entre ellas la eliminación de los controles sobre divisas y la reducción de los aranceles a la exportación. Estas medidas pusieron de manifiesto el rechazo del nuevo gobierno al intervencionismo del sector público que tanto había mermado las exportaciones y reducido los beneficios por entrada de divisas. Algo aun más importante que este voto de confianza fue la habilidad del nuevo gobierno para llegar a un acuerdo sobre los impagos de deuda extranjera en que había incurrido el anterior ejecutivo, dejando al país bloqueado y sin acceso a los mercados de deuda internacionales.

Obelisco de Buenos Aires (Obelisk of Buenos Aires) in Plaza de la República, Buenos Aires, Argentina – national historic monument and icon commemorating the fourth centenary of the first foundation of the city.
Obelisco de Buenos Aires (Obelisk of Buenos Aires) in Plaza de la República, Buenos Aires, Argentina – national historic monument and icon commemorating the fourth centenary of the first foundation of the city.

En marzo de 2016, Macri consiguió obtener la aprobación del Congreso de Argentina para alcanzar un acuerdo por el cual se resolvía un conflicto iniciado hace 15 años en relación con los fondos de inversión libre (hedge funds) “holdout” que ostentaban ingentes cantidades de deuda. El gobierno argentino emitió US$16.500 millones de dólares en obligaciones, de los cuales asignó US$9.300 millones para saldar deudas con acreedores “holdout” y US$2.500 millones para amortizar deuda reestructurada bloqueada cuyos pagos se estaban satisfaciendo hasta 2014; el resto se destinará a financiar parte del desequilibrio fiscal que se genere a lo largo del ejercicio 2016. El regreso de Argentina a los mercados internacionales de capitales debe considerarse un gran triunfo que recibió una amplísima acogida entre los inversores, en vista del exceso de suscripciones de sus obligaciones con respecto a la oferta.

 Obtener la aprobación del Congreso fue algo extraordinario, ya que Macri había ganado las elecciones presidenciales por un margen inferior al 3% a escala nacional. Afortunadamente, el nuevo presidente actuó con presteza y levantó de inmediato los controles de capital, subió los tipos de interés, liberalizó el mercado de divisas y redujo los impuestos aplicados a la exportación. Aún así, continúa enfrentándose a los problemas derivados del pequeño y menguante volumen de reservas de divisas, el aparatoso sector público, un déficit fiscal que alcanza el 7% del producto interior bruto (PIB) y una espiral de salarios-precios, aunque la comunidad internacional por lo general ha acogido con satisfacción las medidas de Macri. El gobierno chino se había embarcado anteriormente en una operación de canje de divisas con su homólogo argentino, agobiado por problemas de liquidez, ofreciéndole renminbis a cambio de pesos argentinos; de este modo, el país dispondría de renminbis para pagar sus importaciones chinas, mientras que los chinos podrían pagar con pesos sus importaciones de materias primas producidas por Argentina. En el régimen del nuevo gobierno, el Banco Popular de China declaró que este canje de divisas podría convertirse en dólares estadounidenses, lo que incrementaría los activos del banco central de Argentina en US$ 11.000 millones de dólares.

Otra muestra de la mayor confianza depositada en Argentina fue la visita oficial que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, realizó al país en marzo tras la toma de posesión de Macri. Obama elogió la velocidad a la que se estaban implantando las reformas y firmó un acuerdo marco de comercio e inversión para cooperar en diversas áreas, con la esperanza de que las empresas estadounidenses puedan introducir en la economía de Argentina miles de millones de dólares en inversiones.

Sacrificios temporales para ganar a largo plazo

Cuando un gobierno populista derrochador abandona el poder, la necesidad de reformas se traduce en sacrificios temporales, debido a la obligación de saldar las deudas generadas por el anterior ejecutivo. Es como una resaca después de una gran fiesta. Así pues, no me extrañó leer el siguiente titular en el diario de lengua inglesa Buenos Aires Herald cuando llegamos a Argentina esta primavera: «Las tarifas de la electricidad podrían dispararse un 300%». El artículo afirmaba que la administración del presidente Macri había allanado el camino para aplicar subidas de los precios mayoristas de la energía en todo el país, lo que implicaba un recorte de los subsidios destinados a los usuarios, especialmente en el área de Buenos Aires, que habían gozado de las tarifas de electricidad más bajas del país. Esto no sólo sería beneficioso para el presupuesto del Estado, que se vio drenado por esos subsidios, sino también para las compañías eléctricas, obligadas a participar en el sacrificio.  Gracias a esta reforma, las eléctricas podrán incrementar su inversión en bienes de equipo y permitir una reducción o incluso la eliminación de los apagones y caídas de tensión, dos problemas sufridos en los últimos años. Nosotros fuimos testigos de un caso de caída de tensión cuando viajábamos a las afueras de Buenos Aires para visitar uno de los centros comerciales recién construidos. Mientras nos dirigíamos allí se quedó a oscuras una sección completa de la ciudad como consecuencia de un corte de luz que afectó a esa zona.

Puente de la Mujer (Women’s Bridge) in Argentina.
Puente de la Mujer (Women’s Bridge) in Argentina.

Cuando visité Buenos Aires por primera vez en los años 90, la zona de Puerto Madero era una sucesión cochambrosa de almacenes en ruinas desplegados a lo largo del canal conectado al Río de la Plata. En 1989, el ayuntamiento de la ciudad y el gobierno federal crearon una sociedad anónima para urbanizar el área, lo que dio lugar a un amplio programa de restauración y rehabilitación que contemplaba la transformación de los viejos almacenes en restaurantes de moda, oficinas y apartamentos. El lugar floreció, convirtiéndose después en promociones totalmente nuevas de torres de apartamentos y edificios de oficinas repartidos por todo el canal del río. Con una buena planificación urbanística, se desarrolló una red de amplias carreteras y pintorescos pasajes situados en la ribera del río. Se contrataron diversos arquitectos para crear bellas estructuras, incluido mi arquitecto favorito, Santiago Calatrava, que diseñó un puente peatonal ultramoderno, el Puente de la Mujer, que se balancea hacia un lateral para permitir el paso de embarcaciones. En 2008, la heredera de una ingente fortuna y supuestamente una de las mujeres más ricas de Argentina, Amalia Lacroze de Fortabat, financió la construcción junto al canal de un bello museo que alberga su extensa colección de obras de arte. Cuando lo visité, me pareció una colección bastante impresionante, especialmente de arte latinoamericano. Actualmente existen planes de construir en el área más hoteles internacionales. Argentina_mall

En mi última expedición, lo primero que advertí cuando me desplacé en coche desde el aeropuerto de Buenos Aires hasta la zona de Puerto Madero fue un alto y moderno rascacielos ubicado al final del canal del puerto que exhibía en lo alto las iniciales del logotipo de un banco chino. La influencia de China ha ido en aumento en América Latina y en todo el mundo. Argentina ha importado una cantidad considerable de equipos de telecomunicaciones de la talla de Huawei, el gigante chino de equipos electrónicos. En una conversación mantenida con algunas empresas de telecomunicaciones argentinas que encontramos durante nuestra visita, oímos que los plazos y condiciones de pago chinos eran muy generosos y que se contrataron a grandes equipos de técnicos chinos para encargarse del mantenimiento, que se consideraba magnífico.

Un legado de mala gestión

A nuestro juicio, una de las reformas clave que necesita Argentina para seguir adelante procede del instituto de estadística del país. El gobierno de Kirchner despidió a la directora del instituto cuando publicó una tasa de inflación (verídica) superior al 20% y en su lugar contrató a un nuevo director para que publicase datos de inflación falsos y otra información inexacta. La mala praxis de política kirchnerista también prohibió la exportación de carne en un intento de proteger a los consumidores locales y mantener los precios bajos, pero esta medida obligó a muchas empresas a cesar su actividad, debido a pérdidas de beneficios en el extranjero. Al mismo tiempo, como no resultaba rentable invertir en nuevo ganado, el stock de cabezas de ganado descendió de 60 millones de reses en 2006 a 52 millones en 2012. Esta medida kirchnerista de hecho produjo el efecto contrario al que se pretendía inicialmente, ya que los precios se dispararon.

Resolver el problema del empleo, una variable estrechamente relacionada con la inflación, continúa siendo un reto para la administración de Macri a fecha de hoy. Durante las negociaciones salariales, el nuevo gobierno quiso establecer como índice de referencia el objetivo de inflación del 25% fijado para 2016, pero los dirigentes de la poderosa Confederación General de Trabajadores advirtieron de que esperaban una subida salarial en 2016 como mínimo del 30%, cifra que consideraban como la tasa de inflación real. Esto puso en un aprieto al gobierno de Macri, ya que la restricción de los salarios formaba parte de su compromiso para contener la inflación. A los sindicatos les preocupaba la escalada de inflación causada por la depreciación del peso, además de las pérdidas de puestos de trabajo en la industria petrolera.  Desde que la administración Kirchner obligó al instituto de estadística nacional a publicar datos de inflación falsos, han surgido muchos recelos con respecto a las cifras oficiales. Otro problema al que se enfrenta Macri es que, tradicionalmente, los sindicatos han estado alineados con los peronistas de la oposición, en vez de con el Partido de la Propuesta Republicana de centro derecha de Macri. Aparte de eso, aunque se han despedido a miles de funcionarios contratados por la anterior administración, muchos de ellos siguen percibiendo su salario sin tener que presentarse a su puesto de trabajo.

 Dando un paseo desde nuestro hotel en dirección al distrito de negocios, vimos indicios de la capacidad de supervivencia del legado de Kirchner a pesar de haber dejado el poder. En la época dorada de Argentina, cuando era uno de los países más ricos del mundo, se comenzó a construir en 1908 un elegante edificio de estilo del Segundo Imperio francés diseñado por un arquitecto francés para albergar allí la estafeta de correos. En el momento de su consagración, este enorme edificio de ocho plantas con una superficie total de 88.050 metros cuadrados estaba considerado como el más grande de América Latina.  El edificio ostenta lujosas estructuras de mármol de un extremo a otro, amplias vidrieras, muchas esculturas de bronce y un techo abovedado de cuatro plantas de altura. Su suntuoso aspecto llevó al presidente Juan Perón a trasladar sus oficinas allí durante los años iniciales de su mandato en 1946-1955, asignando a su Primera Dama, Eva Perón (recuerde, “No llores por mí, Argentina”) un flanco que sirvió como la sede central de su supuesta Fundación benéfica Eva Perón. La ex presidenta Cristina Kirchner ordenó una restauración completa del edificio y lo renombró como “Kirchner Centro Cultural,” título tallado en piedra en la parte superior. El edificio alberga una sala de conciertos, otros cinco auditorios para funciones de teatro y conciertos, 18 halls destinados a otras actuaciones y eventos, 40 salas de arte y galerías de historia, 16 salas de ensayos y dos terrazas en la azotea. Cuando entré en el edificio y me dirigí a la recepción, que estaba atendida por una pareja de jóvenes, les dije lo que quería ver pero el hombre me respondió que estaba cerrado.  Cuando le pregunté por qué, me dijo textualmente: «Se ha producido un cambio de gobierno». Sin embargo, afuera en la acera se había pintado un cartel estarcido que mostraba la figura de Dña. Kirchner y la palabra “Volveré” (traducida al inglés como «I will be back»).

Una nueva era para Argentina

En un esfuerzo por desmantelar la estructura de corrupción que quedó de la era Kirchner, el nuevo gobierno emprendió acciones para bloquear el dinero asignado a proyectos de infraestructura en diversas provincias debido a la falta de transparencia en contratos firmados por el gobierno anterior. Las auditorías revelaron que, en algunos casos, el 80% de los pagos correspondientes a algunos proyectos se efectuaron a pesar de que solo se había ejecutado el 10% del trabajo. Las auditorías afectaban a varios proyectos relevantes, entre ellos dos embalses hidroeléctricos en vías de construcción por empresas chinas con un presupuesto estimado de 5.000 millones de dólares en una provincia bastión de la era Kirchner.

Además de desmitificar la herencia de Kirchner, otro reto es el problema de la distribución de impuestos entre el gobierno federal y las provincias. Una vez celebradas las elecciones, el Tribunal Supremo de Argentina decretó inconstitucional que el gobierno federal se llevarse una cuota de impuestos un 15% superior a la recibida por las provincias, una práctica vigente desde 1992. Como consecuencia de ello, el gobierno federal ahora tendría que asumir restricciones presupuestarias adicionales y se vería obligado a devolver miles de millones que se habían retenido en años anteriores.

La cuestión de la ley y el orden es otro legado de la administración Kirchner con que el nuevo gobierno tiene que lidiar. En diciembre de 2015, tres asesinos que cumplían condena en un caso sonado se fugaron de una cárcel ubicada en la provincia de Buenos Aires. Eso, unido a la oleada creciente de delitos, provocó críticas hacia el Ministerio de Seguridad y la policía en general, así como la creencia cada vez más extendida de que existían vínculos directos entre las redes criminales, la policía y los políticos. Al poseer Argentina buenos puertos marítimos e infraestructuras, los narcotraficantes se estaban trasladando desde Colombia y México, usando Argentina como punto de tránsito para el tráfico de cocaína a los mercados de consumo emplazados en Norteamérica y Europa. El presidente Macri, cuando tomó posesión del cargo, declaró el Estado de emergencia en todo el país por un periodo de 365 días y presentó una nueva política de seguridad que incluía un mayor control en los accesos de entrada para impedir el transporte de drogas, así como renovados esfuerzos de cooperación internacional (concretamente con Israel) en materia de seguridad y tecnología militar.

En un tono más positivo, el cambio de gobierno fue una buena noticia para un importante grupo de medios de difusión argentino, que había estado batallando con la administración Kirchner al verse sometido a leyes y normativas diseñadas para su disolución. Ahora el grupo tiene la capacidad de expandirse y consolidar su imperio mediático para ofrecer una gama completa de los denominados servicios “quad play”  (inalámbrico, TV, Internet y servicios de telefonía para el hogar), periódicos y revistas, televisión en abierto, Internet de banda ancha, telecomunicaciones y cable). Nosotros habíamos visitado al grupo en la época sombría, cuando el gobierno de Kirchner le estaba atacando, incluso hasta el punto de enviar bandas de activistas políticos que irrumpían en sus oficinas para interrumpir sus operaciones. En esta ocasión, cuando llegamos a sus instalaciones, los directivos se encontraban bastante más animados y la sociedad gozaba de una sólida influencia política y social.

También visitamos a un productor de acero radicado en Argentina. Los directivos que estaban allí nos contaron que México era un mercado especialmente importante debido a su amplia base de fabricación de automóviles, que ha ido en aumento. En 2015, la producción de vehículos de México alcanzó 3 millones de unidades y se prevé que llegue a más de 5 millones hacia el año 2020.[1]El desafío viene, por supuesto, de China, donde el acero se estaba vendiendo a un precio bastante más bajo que el producido en Estados Unidos. Nos comentaron que era importante proteger a los mercados locales con tasas anti-dumping que se estaban implantando, aunque los menores precios del acero no estaban repercutiendo de manera adversa en todas sus operaciones. También hablamos de la situación que atraviesa la industria siderúrgica de China. Aproximadamente la mitad de la producción de acero del mundo procede de ese país y los problemas de exceso de capacidad han provocado el cierre de algunas plantas, pese a la tremenda oposición que se ha ejercido para evitar el despido de personal. No pude evitar reírme cuando uno de los directivos de la compañía acerera me contó que había oído un caso en que el gobierno chino envió a un ejecutivo para ordenar el cierre de una planta en una de las provincias y los trabajadores le echaron por la ventana; una anécdota que, la verdad, no puedo verificar.

Visitando a una empresa que fabrica tuberías de acero sin soldadura utilizadas principalmente en la industria petrolera, no me extrañó saber que había disminuido la demanda del producto en Estados Unidos y Canadá, con el consiguiente aumento de los stocks en un contexto de descenso del precio del petróleo en 2014-2015. Aunque estaban seguros de que una gran parte de la producción saldría del mercado ante los precios persistentemente bajos, opinaban que el negocio remontaría a medida que se fueran recuperando los precios del crudo.

Vivencias en lugares de interés cercanos… y dificultades con el peso

En el fin de semana, mis compañeros y yo nos embarcamos en un corto viaje en ferry con destino a Colonia del Sacramento, Uruguay, justo al otro lado del Río de la Plata. Cuando fuimos a comprar los billetes para el Buquebus (el operador de ferris argentino), el cajero nos dijo que no aceptaban la moneda local (el peso), únicamente dólares estadounidenses. Tras comentar algunas otras anomalías relacionadas con el cambio de moneda, continuamos nuestro trayecto hacia Colonia, una de las ciudades más antiguas de Uruguay desarrollada en una península que se alza sobre el río. La ciudad es famosa por su casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es una popular atracción turística para los visitantes de Buenos Aires, y existe un servicio de transporte frecuente entre ambas ciudades a través de veloces ferris que realizan el trayecto en menos de una hora. La sección histórica de Colonia, que cuenta con algunas calles empedradas construidas por los portugueses en el siglo XVII, se encuentra a poca distancia desde el terminal de embarcaciones. La compañía de ferris presta servicio desde Buenos Aires no solo en dirección a Colonia sino también a Montevideo, la capital de Uruguay, entrada a la famosa zona vacacional veraniega de Punta del Este.

Alquilé una bicicleta para aprovechar la oportunidad de tomar el sol y disfrutar de las vistas locales que ofrecía la costa. Nos animó ver muchos veraneantes y el bullicio del tráfico. En definitiva, nuestra visita a Argentina confirmó nuestra impresión de que su economía estaba transitando gradualmente por la senda de la recuperación, y creo que si continúa el ritmo de reformas aquí, la reflotación de Argentina podría ser incluso más rápida de lo esperado.

Los comentarios, las opiniones y los análisis presentados aquí tienen carácter meramente informativo, por lo que no deben interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación para invertir en un valor o adoptar cualquier estrategia de inversión. Debido a la celeridad con que pueden cambiar las condiciones económicas y de mercado, los comentarios, las opiniones y los análisis recogidos aquí son válidos sólo en la fecha de su publicación y pueden variar sin previo aviso. Este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región, mercado, sector, inversión o estrategia.

 Información legal importante

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos constituyen un subgrupo, entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados financieros. Debido a que estas estructuras suelen estar incluso menos desarrolladas en mercados fronterizos, así como a otros factores, entre ellos el mayor potencial de sufrir una volatilidad de precios extrema, la falta de liquidez, barreras al comercio y controles de cambio, los riesgos asociados a mercados emergentes se ven acentuados en mercados fronterizos. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales.

[1] Fuente: Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, basado en datos de 2014. No hay garantía de que las estimaciones o previsiones vayan a cumplirse.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *