Aventuras de inversión en mercados emergentes

Asia

Los mercados de renta variable afectados por la propagación mundial del coronavirus (COVID-19) en febrero

Nuestro equipo de Emerging Markets Equity examina la repercusión de la propagación del coronavirus en las economías de los mercados emergentes durante el mes de febrero.

Este artículo también está disponible en: Inglés

Tres cosas sobre las que reflexionamos hoy

  1. El coronavirus causante de la COVID-19 fue el protagonista del mes de febrero, ya que el ascenso de los casos nuevos fuera de China agudizó la incertidumbre global. Aunque la cantidad de casos nuevos en China, Hong Kong y Singapur empezó a disminuir, la propagación de la COVID-19 en Europa y Estados Unidos desencadenó una caída considerable de los mercados financieros en los países desarrollados a finales de mes. Las expectativas acerca de un crecimiento de la demanda menor de lo previsto en el sector de la energía y los metales a nivel mundial (especialmente por parte de China) también causó un descenso de los precios de las materias primas en febrero. Si bien esta situación perjudicará a los exportadores netos, por ejemplo, Rusia, en nuestra opinión los importadores netos, como la India, están en posición de beneficiarse. Sin embargo, los mercados de renta variable de China se mostraron resilientes en febrero, ya que las agresivas medidas adoptadas por las autoridades chinas para frenar la propagación de la COVID-19 empezaron a tener resultados positivos. Las iniciativas de apoyo de los responsables políticos, como la relajación monetaria, las medidas fiscales y la liquidez adicional, también ayudaron a disipar las preocupaciones de los inversores. Mientras que se esperan graves repercusiones para el crecimiento económico del primer trimestre de 2020, el crecimiento podría seguir viéndose afectado a corto plazo, dado que es posible que la reanudación de la producción china y la demanda no se traduzcan necesariamente en una recuperación plena de las exportaciones.
  2. En febrero, se produjo un pronunciado aumento de los nuevos casos de COVID-19 en Corea del Sur, de modo que su cifra total alcanzó el nivel más alto de entre todos los países distintos de China. Aparte de China, Corea del Sur es un proveedor clave de la cadena de suministro mundial. Si bien no se registraron suspensiones de la producción a gran escala, se detuvieron algunas líneas de producción por motivos de seguridad. Las interrupciones del suministro de China también tuvieron repercusiones. Sin embargo, los sectores turístico y minorista se vieron mucho más perjudicados. A finales de febrero, el Banco de Corea desalentó a los inversores al mantener invariable su tipo de interés de referencia en un 1,25 % y, en cambio, optó por poner en marcha medidas de apoyo específicas, como aumentar el servicio de préstamos especiales para las pequeñas empresas afectadas por el brote. Los elevados niveles de deuda de los hogares y la inflación del sector inmobiliario siguieron siendo los principales motivos de preocupación. Las estimaciones relativas al crecimiento del producto interior bruto (PIB) para 2020 bajaron de un 2,3 % a un 2,0 % debido al aumento de la incertidumbre por el brote del virus. Se espera que, en marzo, el gobierno anuncie un presupuesto complementario para ayudar a las empresas afectadas por la epidemia. Creemos que existe una significativa demanda reprimida, lo que podría dar lugar a una rápida recuperación una vez que se contenga el virus.
  3. Tailandia fue uno de los mercados más débiles del mes de febrero, dado que la COVID-19 y el aumento de la incertidumbre política agravaron los efectos de la peor sequía registrada en el país en los últimos 40 años, además de los retrasos en los presupuestos. El gobierno redujo su previsión de crecimiento del PIB para 2020 del 2,7-3,7 % al 1,5-2,5 %, ya que el descenso de los turistas (especialmente procedentes de China) repercutió en la economía basada en el turismo, al tiempo que la fortaleza del baht influyó en las exportaciones. Además de las nuevas medidas en materia de inversión y los beneficios fiscales, el gobierno anunció planes para introducir un paquete de estímulos económicos que englobe el turismo, el consumo y las inversiones a corto plazo. El Banco de Tailandia redujo también su tipo de interés de referencia a un mínimo histórico del 1,0 % en el mes de febrero, como parte de los esfuerzos encaminados a estimular la economía nacional. A más largo plazo, consideramos que los principales beneficiarios de la recuperación económica de Tailandia son los exportadores, incluidas las exportaciones del sector del turismo (por ejemplo, aeropuertos y hoteles) y de la atención médica (por ejemplo, hospitales con una gran exposición al turismo sanitario), así como los bienes básicos de consumo (por ejemplo, operadores de tiendas de conveniencia o minoristas). También nos parece muy interesante el valor de los principales bancos nacionales.

Perspectivas

Debido a la propagación mundial del virus y la interdependencia entre las distintas economías como resultado de las cadenas de suministro conectadas y el turismo, el brote no se puede considerar como un problema limitado a China o ni siquiera a Asia. Hemos asistido a la caída paralela de los mercados desarrollados y emergentes.

Pese a que ha disminuido el número de nuevo casos por día en los primeros países que se vieron afectados, como China, los grandes brotes de COVID-19 en países como Corea del Sur, Italia e Irán siguen aumentando la cantidad global de afectados. La política gubernamental debería seguir siendo favorable, dada la adopción de medidas por parte de los responsables políticos en apoyo de los segmentos más perjudicados de la economía. No obstante, todavía se desconoce el alcance y la duración de la destrucción de la demanda a nivel mundial por causa de las medidas políticas destinadas a frenar el virus.

No se deberían pasar por alto las divergencias ligadas a la resiliencia y la geografía de los mercados emergentes. Los temas estructurales se mantienen invariables, de modo que la tecnología de la información y los consumidores desempeñan funciones clave. A pesar de que, como hemos visto, la débil actitud de los consumidores afectó a las compras del consumo discrecional y los viajes, las empresas de comercio electrónico, internet y software se están beneficiando del aumento de las actividades en línea. Además, es probable que se produzca una recuperación en el sector de los semiconductores, dado que la oferta y la demanda se han aplazado, pero no se han cancelado, y la evolución tecnológica continúa. Sin embargo, sí prevemos una recuperación más lenta en el gasto del consumo discrecional. También estamos buscando empresas que puedan salir beneficiadas ante cualquier cambio de comportamiento permanente que tenga lugar en la sociedad, ya que es posible que la tecnología tenga una aceptación más contundente. A nuestro juicio, es mejor evitar las empresas con un apalancamiento excesivo.

A largo plazo, tal y como nos indican los datos históricos, los mercados se estabilizarán y se recuperarán. Las valoraciones y las ganancias sostenibles siguen siendo fundamentales.

Principales tendencias y novedades en los mercados emergentes

Los mercados de valores mundiales disminuyeron en febrero a medida que la expansión del brote de COVID-19 intensificó las preocupaciones por el crecimiento económico mundial y minó la tolerancia al riesgo de los inversores. La renta variable de los mercados emergentes cayó, pero con mejores resultados que las acciones de los mercados desarrollados. Los precios del petróleo retrocedieron ante unas perspectivas más débiles respecto a la demanda. Las monedas de los mercados emergentes, en su mayoría, se debilitaron frente al dólar estadounidense. El MSCI Emerging Markets Index descendió un 5,3 %, mientras que el MSCI World Index cayó un 8,4 %, ambos en dólares estadounidenses1 .

Los movimientos más importantes en los mercados emergentes en el mes de febrero de 2020

  • La oleada de infecciones de COVID-19 fuera de China, donde comenzó el brote, ejerció presión sobre la renta variable asiática y llevó a los responsables políticos de la región a introducir estímulos monetarios y fiscales. Los mercados de valores de Tailandia, Indonesia y Corea del sur ofrecieron algunos de los peores resultados. Tailandia se enfrentó a una serie de incertidumbres económicas y políticas, como la posible repercusión del virus en su sector turístico. Corea del Sur registró el segundo número de casos más alto del mundo. En cambio, el mercado de valores de China subió ante las señales de atenuación del brote en el país. Los recortes de los tipos de interés y el apoyo fiscal por parte de las autoridades, junto con las expectativas de los mercados respecto a nuevos estímulos, también contribuyeron a mejorar la renta variable.
  • En febrero, los temores constantes acerca de los posibles efectos del brote en el comercio y los precios de las materias primas repercutieron en las divisas y los mercados latinoamericanos. La propagación de la COVID-19 en el continente también suscitó inquietudes respecto a su posible expansión a nivel regional. Los precios de la renta variable en Brasil fueron los que más cayeron de la región, ya que la depreciación del real brasileño y los débiles datos sobre la actividad económica exacerbaron el miedo a la epidemia en el país. El descenso de los precios de los metales y las preocupaciones ligadas a la demanda china se dejaron sentir en las economías de Chile y Perú, basadas en las exportaciones. La incertidumbre política de cara al referéndum constitucional también llevó a los inversores a adoptar una postura más cauta en Chile. El mercado mexicano cayó igualmente en febrero, aunque su desempeño se mantuvo por encima del de sus homólogos regionales. El banco central mexicano redujo su tipo de interés de referencia un 0,25 %, hasta el nivel más bajo registrado en más de dos años.
  • Los mercados de la región de Europa, Oriente Medio y África perdieron terreno a lo largo del mes a medida que un importante brote de COVID-19 en Italia se extendió por el continente. Turquía, Rusia y Sudáfrica fueron algunos de los mercados más débiles y cerraron el mes con pérdidas de dos dígitos. El drástico descenso de los precios del petróleo y la devaluación del rublo ruso pesaron en la renta variable rusa. El Banco Central de Rusia redujo su tipo de interés principal en un 0,25 % hasta un 6,0 % y apuntó hacia posibles recortes de los tipos a lo largo del año, ante el descenso de la inflación y el riesgo de que se produzca una desaceleración económica mundial. Sudáfrica se adentró en una recesión técnica en el último trimestre de 2019, lo que ejerció presión sobre el rand. No obstante, el presupuesto para 2020/21 del ministro de finanzas, Tito Mboweni, donde se incluyó un recorte del gasto mayor de lo previsto, tuvo una buena acogida por parte de los inversores a finales de febrero. En el otro extremo, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar presentaron un desempeño relativamente mejor que el de sus homólogos regionales.

Información legal importante

La finalidad de este material es satisfacer el interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario.

Las opiniones expresadas son las del gestor de inversiones y los comentarios, opiniones y análisis se emiten a partir de la fecha de publicación y pueden cambiar sin previo aviso. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo.

Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos fuera de Estados Unidos por las filiales de FTI o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional o su contacto institucional de Franklin Templeton para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Emitido en EE. UU. por Franklin Templeton Distributors, Inc., One Franklin Parkway, San Mateo, California 94403-1906, (800) DIAL BEN/342-5236, franklintempleton.com. Franklin Templeton Distributors, Inc. es el distribuidor principal de los productos registrados en EE. UU. de Franklin Templeton Investments, que no están asegurados por FDIC, podrían perder valor, no cuentan con garantía bancaria y solo están disponibles en las jurisdicciones en las que esté permitida la oferta o solicitud de oferta de dichos productos en virtud de la legislación y la normativa aplicables.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado. La inversión en el extranjero entraña riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes entrañan riesgos más altos relacionados con esos mismos factores. En la medida en que una estrategia se concentre en países, regiones, industrias, sectores o tipos de inversión específicos en cada momento, puede estar expuesta a riesgos mayores por sucesos adversos acaecidos en esas áreas concretas en comparación con otra estrategia que invierta en una variedad más amplia de países, regiones, industrias, sectores o inversiones.

 

1. Fuente: MSCI. El MSCI Emerging Markets Index recoge una muestra de valores de mediana y alta capitalización en 24 países de mercados emergentes. El MSCI World Index recoge una muestra de valores de mediana y alta capitalización en 23 países de mercados desarrollados. Los índices no están gestionados y no puede invertirse directamente en ellos. No incluyen comisiones, gastos ni costes de suscripción. La rentabilidad pasada no es un indicador ni garantía de los resultados futuros. MSCI no ofrece garantías ni asumirá responsabilidad alguna con respecto a ningún dato de MSCI reproducido aquí. Queda prohibida la redistribución o uso ulterior de este documento. Este informe no está avalado ni ha sido elaborado por MSCI. La página www.franklintempletondatasources.com contiene avisos y condiciones importantes de los proveedores de datos.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *