Aventuras de inversión en mercados emergentes

América Latina

Aprovechar las oportunidades que brinda el segmento de pequeña capitalización en los mercados emergentes

Vikas Chiranewal y Krzysztof Musialik, de Franklin Templeton Emerging Markets Equity, comentan los retos del mercado a los que se enfrentan las acciones de pequeña capitalización en los mercados emergentes a medida que la situación del coronavirus cambia día tras día. En su opinión, se vislumbran en el horizonte algunas oportunidades contundentes de crecimiento.

Este artículo también está disponible en: Inglés, Polaco

Seguimos vigilando las consecuencias para los mercados mientras el coronavirus, que se originó en Wuhan (China), se extiende a otras partes del mundo. Aunque el número de casos nuevos se ha reducido en China continental, los gobiernos vecinos de Asia han cerrado sus fronteras y han paralizado gran parte de la economía en una actuación sin precedentes destinada a frenar el brote. Mientras tanto, en los países occidentales, la tasa de infecciones sigue aumentando.

Una cosa está clara: en vista de la gravedad de los problemas sanitarios ligados al COVID-19, la mayoría de los gobiernos, si no todos, han dado prioridad en general a la salud antes que a las repercusiones económicas a corto plazo causadas por los cierres vigentes en numerosos países. No cabe duda de que no se contaba con ello ni siquiera hace algunas semanas.

Se trata de un crudo recordatorio de la rapidez con la que pueden cambiar las cosas. Creemos que las acciones de pequeña capitalización de los mercados emergentes pueden ofrecer un terreno fértil para los gestores activos como nosotros que pueden concentrarse en la gestión del riesgo y en los motores del crecimiento a largo plazo.

Retos del mercado para el segmento de pequeña capitalización

Las acciones de pequeña capitalización de los mercados emergentes han atravesado ciertas dificultades en lo que a rentabilidad se refiere en el primer trimestre de 2020. Sobre la base de lo sucedido anteriormente en China y Corea del Sur, es probable que la mayoría de las medidas de confinamiento por el coronavirus sigan en vigor en otros países o regiones al menos durante un mes.

Sin embargo, al analizar la situación de Asia y las oportunidades de inversión en esa región, la situación, en líneas generales, sigue el principio de «primero en entrar, primero en salir». La economía de China está empezando a recuperarse; las empresas están recobrando al fin entre un 80 % y un 90 % de sus niveles habituales de utilización, ya sea en la esfera de la tecnología de la información (TI), el consumo, el comercio electrónico o la fabricación.

La segunda ola del virus en Corea del Sur se abordó inmediatamente y quedó bajo control, de modo que las empresas manufactureras se recuperaron con bastante rapidez. En nuestra opinión, esto se debe, en parte, a la recuperación que se produjo en China, que es uno de los principales importadores para algunas de las empresas más importantes de Corea del Sur. Por su parte, la India tardó un poco en reaccionar y, en estos momentos, se encuentra sumida en el confinamiento.

Hemos visto reacciones instintivas por parte de los inversores, que han retirado las acciones con el objeto de evitar el riesgo. Las acciones del consumo discrecional, como cadenas de cines y restaurantes, han sido, en general, las más perjudicadas, como estaba previsto.

A pesar de que se trata de un momento difícil para los inversores, nos seguimos concentrando en gran medida en el segmento de pequeña capitalización en los mercados emergentes, que, a nuestro juicio, es más ágil, se encuentra mejor preparado y está bien gestionado para capear el temporal. A nivel de empresas, nos centramos en aquellas que pueden sobrevivir en las nuevas situaciones económicas y evitamos aquellas cuyo trastorno comercial podría adquirir un carácter permanente.

La crisis actual afectará, en cierta medida, a la mayoría de las empresas, si no a todas. La pregunta es si mantienen su viabilidad o si el deterioro es considerable. Bajo nuestro punto de vista, la gestión del riesgo durante este período reviste una gran importancia. De cara a esta crisis, mostramos aversión por las empresas con una gran cantidad de deuda o aquellas compañías situadas en lo que consideramos países con dificultades, como Turquía, Argentina, Pakistán, Sudáfrica o Nigeria, entre otros.

Oportunidades de crecimiento contundentes

Nuestra filosofía básica se mantiene invariable. Buscamos empresas de buena calidad con un potencial de ganancias sostenible. Como gestores activos, pensamos que existen oportunidades significativas en las acciones de pequeña capitalización de los mercados emergentes que los inversores no podrán encontrar en los valores de gran capitalización. En nuestra opinión, las acciones de pequeña capitalización de los mercados emergentes pueden ofrecer el tipo de exposición que atrae inicialmente a muchos inversores a los mercados emergentes, como demanda interna, variables demográficas favorables, iniciativas de reformas locales y productos de nicho innovadores.

Es necesario tomar en consideración el gran tamaño del universo de inversión de pequeña capitalización en los mercados emergentes. Hemos descubierto que una cantidad desproporcionada de inversores minoristas nacionales con horizontes de inversión más cortos poseen esas acciones, en comparación con los inversores institucionales extranjeros. Por consiguiente, los valores de pequeña capitalización de los mercados emergentes se negocian con mayor frecuencia y, por lo general, son más líquidos.

Habida cuenta del entorno actual, nos centramos en encontrar acciones con un descuento respecto de su valor intrínseco. Para nosotros, una oportunidad ideal de inversión en el segmento de pequeña capitalización es una empresa que cuente con una posición competitiva defendible. Los momentos como estos ponen de relieve la importancia de determinar cuáles son las tendencias a largo plazo; buscamos empresas con niveles reducidos de apalancamiento financiero y de deuda que puedan resistir perturbaciones como las que estamos sufriendo.

Los inversores se rigen por los factores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG)

El mundo está cambiando rápidamente, y ese es uno de los motivos por los que incorporamos los factores ESG en nuestro proceso de inversión. Si bien el coronavirus constituye un claro ejemplo de riesgo ESG ligado a cuestiones como las interrupciones de la cadena de suministro y la preparación para casos de desastre, hay otros factores a largo plazo que también tenemos en cuenta, como el cambio climático.

Cada vez más inversores son conscientes de que los problemas del cambio climático probablemente tengan repercusiones a largo plazo, en especial para la comunidad empresarial. Nos interesan especialmente las empresas productoras de bienes o servicios que satisfacen las necesidades de los consumidores responsables con el medio ambiente, las cuales se encuentran en constante evolución. Por ejemplo, las empresas de energía solar y materiales conexos para la construcción de energías ecológicas.

También nos decantamos por las empresas que cumplen las exigencias de los consumidores de los mercados emergentes, que, en estos momentos, disponen de más renta disponible que nunca. A modo de ejemplo, los productos de seguimiento del ejercicio físico, en particular en estos momentos, están adquiriendo una popularidad cada vez mayor a medida que aumenta la preocupación de los consumidores por su salud. Algunos de ellos incluso miden la calidad del sueño y la función cardíaca.

En definitiva, los argumentos a favor del segmento de pequeña capitalización en los mercados emergentes siempre han girado en torno a la exposición interna, la oportunidad de crecimiento y la exposición a sectores que no siempre son fácilmente accesibles en el caso de las acciones de gran capitalización. A nuestro juicio, algunos temas de inversión, como la tendencia hacia los productos prémium, la tecnología, la penetración insuficiente del comercio electrónico y la atención médica están en posición de popularizarse todavía al aumentar la clase media en los mercados emergentes.

Dado que todavía no se vislumbra el final de los períodos de confinamiento en algunos países, seguiremos muy atentos a los posibles cambios permanentes en el comportamiento de los consumidores a medida que se normalice en mayor medida el distanciamiento social.

Para recibir más perspectivas de Franklin Templeton directamente en su bandeja de correo, suscríbase al blog Aventuras de inversión en mercados emergentes.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_emerging y en LinkedIn.

Información legal importante

La finalidad de este material es satisfacer el interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario.

Las opiniones expresadas son las del gestor de inversiones y los comentarios, opiniones y análisis se emiten a partir de la fecha de publicación y pueden cambiar sin previo aviso. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton Investments («FTI») no haya verificado, validado o auditado dicha información de forma independiente. FTI no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo.

Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos fuera de Estados Unidos por las filiales de FTI o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional o su contacto institucional de Franklin Templeton para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Emitido en EE. UU. por Franklin Templeton Distributors, Inc., One Franklin Parkway, San Mateo, California 94403-1906, (800) DIAL BEN/342-5236, franklintempleton.com. Franklin Templeton Distributors, Inc. es el distribuidor principal de los productos registrados en EE. UU. de Franklin Templeton Investments, que no están asegurados por FDIC, podrían perder valor, no cuentan con garantía bancaria y solo están disponibles en las jurisdicciones en las que esté permitida la oferta o solicitud de oferta de dichos productos en virtud de la legislación y la normativa aplicables.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. La inversión en títulos extranjeros conlleva riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes, de los cuales los mercados fronterizos constituyen un subgrupo, implican riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente más pequeño, su menor liquidez y la falta de estructuras jurídicas, políticas, empresariales y sociales consolidadas para respaldar los mercados de valores. Debido a que estas estructuras suelen estar incluso menos desarrolladas en mercados fronterizos, así como a otros factores, entre ellos el mayor potencial de sufrir una volatilidad de precios extrema, la falta de liquidez, barreras al comercio y controles de cambio, los riesgos asociados a mercados emergentes se ven acentuados en mercados fronterizos. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales. La industria tecnológica puede verse significativamente afectada por la obsolescencia de la tecnología existente, ciclos de productos breves, caída de los precios y beneficios, competencia con nuevos operadores del mercado, así como condiciones económicas generales.  Las empresas más nuevas y de menor envergadura pueden ser especialmente sensibles a los cambios en las condiciones económicas. Sus perspectivas de crecimiento son menos seguras que las asociadas a empresas más grandes y consolidadas, y pueden ser volátiles.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *