Aventuras de inversión en mercados emergentes

América Latina

Los mercados emergentes experimentan un repunte mientras que las economías se reabren en el segundo trimestre

El equipo de Franklin Templeton Emerging Markets Equity presenta su opinión sobre cómo afectó el coronavirus a los mercados emergentes y comparte su última perspectiva.

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano

Tres cuestiones sobre las que reflexionamos hoy

  1. El riesgo geopolítico volvió a pasar a primer plano a medida que aumentaron las tensiones fronterizas entre China y la India, ya que esta última impuso medidas económicas como la prohibición de 50 aplicaciones chinas y la cancelación de los contratos públicos con contratistas chinos. Aunque la India también ha emprendido iniciativas para limitar las importaciones de China, creemos que esto será un desafío debido a la dependencia de la India de los productos finales chinos, así como de las materias primas y la maquinaria necesarias para su cadena de suministro de fabricación. En nuestra opinión, aunque los titulares geopolíticos relacionados con China han generado revuelo e incertidumbre a corto plazo en los últimos años, es poco probable que desvíen a China de su trayectoria hacia la recuperación. Las últimas medidas de estímulo, incluido el importante gasto fiscal anunciado en el Congreso Nacional del Partido a finales de mayo, deberían actuar como catalizadores favorables para la recuperación nacional a corto plazo. El gobierno no estableció un objetivo de crecimiento explícito para 2020 con respecto a la economía China debido al alto nivel de incertidumbre en torno a la situación mundial y la pandemia. No obstante, señaló que tanto el empleo como las medidas sociales (protección de los medios de subsistencia básicos) serán las prioridades fundamentales este año. Esto implica un apoyo al crecimiento y unos estímulos normativos continuos, calculados y específicos (con margen para un mayor estímulo si es necesario) de acuerdo con la tendencia que han establecido hasta ahora los responsables políticos de China.
  2. La pandemia de COVID-19 sigue fomentando el debate sobre la desglobalización. Este término tiene muchos significados posibles. Puede hacer referencia simplemente a la relocalización de algunas empresas estratégicas, a una reducción de la dependencia de cadenas de suministro extranjeras o a la creación o el apoyo de agentes clave nacionales. Sin embargo, algunos lo describen como algo más material. Por ejemplo, el fracaso de los acuerdos comerciales internacionales y las organizaciones y asociaciones que los supervisan. Hasta ahora, existen pocas pruebas que sugieran que esto sea así. Nuestra opinión es que no todos los países están dispuestos a interrumpir las relaciones comerciales existentes. De hecho, muchos continúan buscando nuevos acuerdos comerciales para intensificar su integración con los demás. Entre los últimos acuerdos comerciales se incluye el de la Unión Europea (UE) y Mercosur, mientras que entre los acuerdos comerciales pendientes se encuentran aquellos entre Estados Unidos y Reino Unido. En todo el mundo existen muchos ejemplos favorables de los beneficios del comercio y su capacidad para generar riqueza y oportunidades para los países. Por ejemplo, durante el periodo 2009-2018, las exportaciones surcoreanas de bienes y servicios aumentaron cerca de un 60 %, lo que ayudó a fomentar un aumento de casi el 30 % en la renta neta per cápita1.
  3. A medida que proseguimos con el cambio hacia una economía mundial basada en los conocimientos, estamos viendo un aumento de la importancia del activo intangible. De hecho, varios mercados emergentes (ME) son ahora líderes en el ámbito de la innovación en sectores como el comercio electrónico, el aprendizaje electrónico, los pagos digitales y la banca móvil. Creemos que es probable que esta tendencia continúe. Por ejemplo, cuando apareció el brote inicial de COVID-19 en China, una de las principales empresas de clases particulares extraescolares fue capaz de transformar todos los cursos educativos que ofrecía en sus centros de aprendizaje físicos situados en 100 ciudades a una plataforma en línea. Por consiguiente, dos millones de estudiantes realizaron esta transición de un modo eficaz. Esperamos una mayor aceleración en la penetración de las clases particulares en línea en China a medio y largo plazo. Otra empresa, conocida normalmente por su plataforma de comercio electrónico, ha diversificado su empresa y se ha expandido a sectores nuevos a lo largo de los años. Durante el confinamiento, la empresa ofreció acceso gratuito a su aplicación de comunicación, lo que permitió a 600 000 docentes enseñar a distancia. La empresa también aumentó la cantidad de sesiones de transmisión en directo en sus plataformas de comercio electrónico, cuando millones de personas estaban encerradas en sus casas durante el confinamiento. En tiempos de crisis, las empresas a menudo tienen que adaptarse con rapidez, lo que puede dar lugar a la adopción de tecnologías nuevas. Como hemos visto, la pandemia de COVID-19 ha acelerado los cambios tecnológicos en todo el mundo, y quizás haya transformado de manera permanente la forma que tenemos de comprar, aprender y obtener servicios de atención médica.

Perspectivas

Creemos que la pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto las fortalezas del mundo emergente, incluidos los sistemas sociales, la gobernanza y, en muchos casos, la atención sanitaria. Además, hemos observado un avance sólido en cuanto a las reformas en la última década, tanto desde el punto de vista fiscal como corporativo. En consecuencia, estamos viendo que la solvencia financiera de las economías emergentes y los balances empresariales de ME están demostrando ser una fuente de resiliencia durante la crisis. Suponemos que esta situación continuará, especialmente en Asia.

Por ejemplo, al inicio del brote de COVID-19, cuando todavía no se conocía la proporción de la crisis en su totalidad, muchos inversores creyeron que los ME como China necesitarían una cantidad significativa de estímulo fiscal y monetario para recuperarse.

Aunque hemos observado algunos estímulos en los ME, la mayor fuente de estímulos, tanto a nivel fiscal como monetario, procede realmente del mundo desarrollado. Y esto se ha desarrollado
a niveles sin precedentes que superan con creces lo que experimentamos en la crisis financiera mundial, lo cual plantea
la cuestión de cómo se va a recuperar y pagar finalmente ese estímulo. Consideramos que esto va a suponer un verdadero obstáculo y podría dar lugar a contratiempos para el mundo desarrollado, al menos durante un tiempo.

Además, si se analiza junto con los avances en el ámbito empresarial (donde hemos visto que el concepto de los modelos avanzados y la innovación vuelven a pasar a un primer plano en diferentes sectores como el tecnológico, el del consumo y el financiero), esto nos aporta mucho optimismo en estas empresas y en algunas de estas economías.

Principales tendencias y novedades en los mercados emergentes

La renta variable de los ME ha experimentado un repunte en el segundo trimestre, aunque se quedó a la zaga de las acciones de los mercados desarrollados. El desmantelamiento progresivo de los confinamientos impuestos a causa del coronavirus en todo el mundo, el hecho de que los indicadores económicos sean mejores de lo esperado, el optimismo en torno a los posibles tratamientos para la COVID-19 y el estímulo económico general compensan los temores ante un segundo brote y ante la aparición de nuevas tensiones entre EE. UU. y China. Las monedas de los mercados emergentes, en su mayoría, se fortalecieron frente al dólar estadounidense. El MSCI Emerging Markets Index aumentó un 18,2 % durante este trimestre, mientras que el MSCI World Index rindió un 19,5 %, ambos en dólares estadounidenses2.

Movimientos más importantes en los mercados emergentes en el segundo trimestre de 2020

La renta variable asiática fue próspera, ya que todos los mercados registraron sólidas ganancias durante este trimestre. El control eficaz de la pandemia por parte de Taiwán ayudó a su mercado de valores, el cual experimentó un repunte de los pesos pesados del sector tecnológico. En la India, el inicio de la relajación del confinamiento aumentó la esperanza de recuperación de la economía e impulsó el crecimiento de la renta variable, a pesar del estallido de las tensiones en la frontera entre la India y China. Las acciones de Corea del Sur subieron a medida que las autoridades pusieron en práctica estímulos monetarios y fiscales para fortalecer la economía, mientras que los inversores ignoraron las amenazas militares de Corea del Norte. La renta variable china aumentó gracias a los favorables datos económicos, aunque el mercado se quedó a la zaga de la mayoría de sus homólogos regionales. El resurgimiento de las tensiones entre EE. UU. y China y el nuevo brote de coronavirus en Pekín pusieron a prueba la confianza de los inversores.

Los mercado latinoamericanos se unieron a la recuperación mundial, con una mejora de las tendencias de movilidad que sirvió de ayuda a medida que los gobiernos siguieron relajando las medidas de distanciamiento. Argentina, Brasil y Chile obtuvieron la mayor rentabilidad de la región, mientras que los precios de la renta variable en Colombia, Perú y México (a pesar de registrar ganancias de dos dígitos) se quedaron a la zaga de sus homólogos. En Brasil, la continua relajación monetaria generó confianza y el banco central redujo el tipo de interés principal durante el primer trimestre en un 1,5 % a un mínimo histórico del 2,25 %. La mejora de la cooperación política y los datos sobre la actividad económica de abril, que fueron mejores de lo esperado, reforzaron aún más la confianza. En México, la debilidad de los datos macroeconómicos y la rebaja de la calificación crediticia soberana ensombrecieron las iniciativas de relajación monetaria del banco central. En Chile, el paquete de estímulos adicional hizo que aumentara la confianza, mientras que la rebaja de la calificación crediticia soberana de Perú frenó la rentabilidad del mercado en ese país.

Los mercados de la región de Europa, Oriente Medio y África registraron un trimestre sólido, con Sudáfrica, la República Checa y Polonia a la cabeza. Catar y Egipto, sin embargo, obtuvieron peores resultados que sus homólogos regionales. La renta variable sudafricana repuntó, y los inversores optaron por ignorar la rebaja de los créditos soberanos y centrarse en el levantamiento progresivo de las medidas de confinamiento, en la mejora de los datos sobre el producto interior bruto (PIB) del primer trimestre y en la aplicación de medidas de relajación fiscal y monetaria. El índice de referencia de Rusia, impulsado por la fuerte revalorización del rublo, el aumento de los precios del petróleo y la flexibilización de las medidas de #la cuarentena, también registró rentabilidades de dos dígitos durante estos tres meses. Los votantes aprobaron un referéndum constitucional que permite al presidente Vladimir Putin solicitar dos mandatos adicionales, con lo que podrá permanecer en el poder hasta 2036.

Perspectivas regionales

Consulte el mapa haciendo clic en cada país para leer la actualización del mercado y nuestro sentimiento.
Verde = positivo, Rojo = negativo, Azul = neutral

La gráfica muestra las perspectivas de Franklin Templeton Emerging Markets Equity sobre cada región y se actualiza cada trimestre. Los puntos de vista en ella expuestos reflejan únicamente las perspectivas y opiniones de Franklin Templeton Emerging Markets Equity. No representa a ninguna cuenta o cartera real.

Perspectivas regionales Periodo de tres meses que finalizó el 30 de junio de 2020
ISO Code Nazione Sentiment Score Opinion
CN China 0.5 Se espera que las condiciones económicas sigan siendo débiles aunque la COVID-19 se estabilice, pues sigue siendo un problema mundial. Sin embargo, la respuesta del gobierno en materia de políticas probablemente suavice las consecuencias. Es posible que China sea el primer país en recuperarse, a pesar del reciente contratiempo experimentado en Pekín. En general, creemos que es muy probable que China salga de esta crisis siendo más fuerte.
IN India 0.5 Los fundamentos a largo plazo, como la escasa penetración, la formalización de la economía y un gobierno estable, permanecen intactos. Sin embargo, la inflación estructuralmente limitada y la posibilidad de mejorar las ganancias empresariales se ven contrarrestadas por la desaceleración del crecimiento económico y la reducción de las ganancias.
ID Indonesia 0 La perspectiva a 12 meses sigue siendo incierta. El gobierno se ha apresurado a reabrir la economía a pesar del aumento de casos y fallecimientos por COVID-19. En Indonesia, las medidas de contención de la COVID-19 son de las más débiles de la región de la ASEAN, y la implantación del programa de estímulo del gobierno también ha sido lenta e ineficaz.
KR Corea del Sur 0.5 Los indicadores macroeconómicos se han deteriorado debido a la pandemia de COVID-19, pero esperamos que la situación se normalice cuando esta desaparezca. No obstante, las preocupaciones acerca de las reglamentaciones gubernamentales son cada vez mayores y la tensión geopolítica con Corea del Norte está aumentando, algo que merece una especial atención.
TH Tailandia 0 Aunque las perspectivas a nivel nacional a corto plazo parecen más positivas que las de sus homólogos de la ASEAN a medida que la economía se reabre, nuestra perspectiva general es negativa por las siguientes razones: i) una perspectiva débil del comercio mundial; ii) un descenso de las llegadas de turistas; iii) la falta de inversiones privadas para fomentar el consumo nacional; iv) la debilitada actitud de los consumidores como consecuencia de la sequía afecta a los ingresos de los agricultores y crea un posible aumento del desempleo.
TW Taiwán 0.5 Las perspectivas a corto plazo siguen siendo negativas, ya que el brote de COVID-19 ha ralentizado la economía mundial. La crisis del petróleo crudo también ha aumentado la incertidumbre y la volatilidad mundial. Aunque EE. UU. y China alcanzaron un acuerdo parcial en materia de comercio, prevemos una continuación de los problemas comerciales entre estos dos países. Las restricciones impuestas a Huawei afectan además a la cadena de suministro de la que forman parte numerosas empresas tecnológicas de Taiwán. Creemos que la perspectiva a medio a largo plazo, sin embargo, sigue siendo positiva, gracias a la implantación de la tecnología 5G y la aceleración del traslado de la producción de China.
PL Polonia 0.5 La Comisión Europea prevé que en este país se produzca la menor disminución del PIB en 2020 entre todos los miembros de la UE. Aunque las iniciativas del banco central para respaldar la economía han sido bastante generosas, las dificultades estructurales, incluidos los datos demográficos y la falta de reformas reales, afectan a las perspectivas del país.
CZ República Checa 0.5 Como economía que depende de la exportación, el contexto actual sigue siendo complicado. No obstante, las políticas gubernamentales podrían respaldar la economía durante esta época de dificultades.
HU Hungría 0 La economía está muy vinculada a la zona del euro (y especialmente Alemania, que es un importante exportador mundial). En vista de la debilidad de la economía mundial, es poco probable que se produzca una recuperación inmediata. Se prevé que la economía húngara siga sometida a presión.
RU Rusia 1 En un contexto caracterizado por la estabilidad del precio del petróleo por rublo, las empresas deberían beneficiarse de las revisiones de las ganancias y la mejora de la rentabilidad de los dividendos. La situación política debería mantenerse estable, con las próximas elecciones presidenciales programadas para 2024. No obstante, los riesgos macroeconómicos siguen siendo elevados debido a la volatilidad de los precios de las materias primas, el conflicto comercial entre EE. UU. y China, y la posibilidad de que se apliquen nuevas sanciones de EE. UU. o la UE. En general, mantenemos una opinión positiva, ya que los mínimos históricos de los tipos de interés de Rusia deberían implicar un aumento de la inversión local en el mercado de valores. Sin embargo, las preocupaciones relativas al COVID-19 siguen afectando a la actitud del mercado.
PE Perú 0.5 Perú es una economía de mercado relativamente abierta en comparación con los niveles de Latinoamérica (las exportaciones representan casi una cuarta parte del PIB), apalancada en los metales y en China, su principal socio comercial. Esto podría ayudar a Perú a situarse entre las primeras economías en beneficiarse de la normalización de la actividad en China, en comparación con el retraso en el proceso de control del brote de COVID-19 en Estados Unidos. El trabajo informal en Perú es muy elevado, lo cual hace vulnerable al país a las restricciones de movimiento como resultado de las medidas de la cuarentena. No obstante, los planes de Perú para levantar las restricciones de confinamiento en la mayor parte del país a principios de julio deberían ayudar a que la situación mejorase
BR Brasil 0.5 Se espera que la pandemia de COVID-19 tenga una repercusión duradera en la economía brasileña. La velocidad y la fuerza de recuperación dependerán de la reanudación por parte del gobierno de sus ambiciosas reformas económicas, las cuales deberían sentar las bases de un crecimiento económico a largo plazo más alto y una mejora del entorno empresarial para los negocios. Probablemente, el hecho de que las tasas de interés se encuentren en mínimos históricos seguirá impulsando los flujos internos hacia la renta variable.
MX México 0.5 México tiene una economía de mercado abierta (más de una tercera parte de su PIB) que está muy expuesta a Estados Unidos (más del 70 % de las exportaciones se dirigen a este país). La duración de los trastornos causados por las restricciones de movimiento para contener la propagación del COVID-19 determinará la escala de la recesión. Además, México cuenta con una gran economía informal, que sufrirá las consecuencias de las limitaciones impuestas a los servicios afectados por la cuarentena.
QA Catar 0.5 Los riesgos fundamentales incluyen la desaceleración del crecimiento económico, el conflicto y el bloqueo políticos y la constante debilidad del interés de los inversores.
KW Kuwait 0.5 Kuwait presenta una situación fiscal sólida, pero el retraso en las reformas y la promulgación de la ley relativa a la deuda podría deteriorar las finanzas públicas. El PIB que no procede del petróleo está relativamente aislado, y el gobierno ofrece empleo a la mayoría de los kuwaitíes.
SA Arabia Saudi 0 La perspectiva es complicada y sigue estando condicionada por la recuperación de los precios del petróleo y los avances relacionados con la COVID-19. Las abundantes reservas de divisas y los activos del PIF (Fondo de Inversión Pública, por sus siglas en inglés) generan cierta tranquilidad.
AE EAU 0.5 Prevemos que los 12 próximos meses serán complicados, debido a los efectos de la COVID-19 y la bajada de los precios del petróleo, aunque los EAU siguen siendo el país que menos depende del petróleo y con una trayectoria de reformas fiscales más satisfactorias. El sector inmobiliario sigue suponiendo un riesgo, mientras que podríamos observar cierta presión sobre la calidad de los activos en el sector bancario, así como en las entidades relacionadas con el gobierno de Dubái.
EG Egipto 0.5 Creemos que el crecimiento seguirá siendo positivo y se irá recuperando de forma progresiva, mientras que el gasto discrecional podría seguir sometido a presión. Creemos que habrá un retroceso de la inflación y poco riesgo de que los tipos suban, además de que esperamos que la divisa se debilite ligeramente.
KE Kenia 0 Las perspectivas siguen siendo débiles.
NG Nigeria 0 El riesgo de que la divisa se debilite sigue siendo alto, mientras que la debilidad del contexto político y macroeconómico genera un panorama frágil para las acciones.
ZA Sudáfrica 0 Las perspectivas siguen estando atenuadas y dependen del gobierno. Es probable que el año 2020 sea más duro de lo previsto debido a la presión adicional ejercida por una actitud y un contexto mundial más debilitados.

Información legal importante

Ce document est fourni uniquement dans l’intérêt général et ne saurait constituer un conseil d’investissement individuel, une recommandation ou une incitation à acheter, vendre ou détenir un titre ou à adopter une stratégie d’investissement particulière. Il ne constitue pas un conseil d’ordre juridique ou fiscal.

Les entreprises et études de cas présentées ici sont utilisées uniquement à des fins d’illustration ; tout investissement peut ou non être détenu par tout portefeuille conseillé par Franklin Templeton. Les opinions ne sont destinées qu’à fournir un aperçu de la manière dont les titres sont analysés. Les informations fournies ne constituent ni une recommandation ni des conseils individuels en investissement pour tout titre, stratégie ou produit de placement spécifique. Elles n’indiquent pas les intentions de négociation de tout portefeuille géré par Franklin Templeton. Ce document ne constitue pas une analyse complète des données relatives à un secteur, un titre ou un investissement et ne doit pas être considéré comme une recommandation d’investissement. Ce document a pour but de fournir un aperçu du processus de sélection du portefeuille et de recherche. Les exposés de faits proviennent de sources considérées comme fiables, mais leur exhaustivité ou leur exactitude n’ont pas fait l’objet d’une vérification indépendante. Ces opinions ne peuvent pas être considérées comme un conseil en investissement ni une offre pour tout titre spécifique. Les performances passées ne préjugent pas des performances futures.

Les opinions exprimées dans ce document sont celles des gérants et les commentaires, analyses et opinions sont valables à la date de la publication et peuvent être modifiés sans préavis. Les informations contenues dans ce document ne constituent pas une analyse complète des événements survenant dans les divers pays, régions ou marchés.

Les données de tierces parties peuvent avoir été utilisées dans la préparation de ce document et Franklin Templeton Investments (« FTI ») n’a pas vérifié, validé ni audité de manière indépendante ces données. FTI décline toute responsabilité en cas de perte due à l’utilisation de ces informations et la pertinence des commentaires, des opinions et des analyses contenus dans ce document est laissée à la seule appréciation de l’utilisateur.

Les produits, services et informations peuvent ne pas être disponibles dans toutes les juridictions et sont fournis en dehors des États-Unis par d’autres sociétés affiliées de FTI et/ou leurs distributeurs, dans la mesure où la réglementation/législation locale l’autorise. Veuillez consulter votre conseiller financier ou votre interlocuteur Franklin Templeton pour toute information supplémentaire sur la disponibilité des produits et services dans votre juridiction.

Publié aux États-Unis par Franklin Templeton Distributors, Inc., One Franklin Parkway, San Mateo, Californie 94403-1906, (800) DIAL BEN/342-5236, franklintempleton.com – Franklin Templeton Distributors, Inc. est le principal distributeur des produits enregistrés aux États-Unis de Franklin Templeton Investments, qui ne sont pas assurés par la FDIC, peuvent perdre de la valeur, ne sont pas garantis par la banque et sont disponibles uniquement dans les juridictions dans lesquelles est permise une offre ou une sollicitation d’achat ou de vente de ces produits, en vertu des lois et règlements applicables.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias y sectores específicos, o condiciones generales de mercado. Los precios de los bonos generalmente varían en sentido opuesto a los tipos de interés. Por lo tanto, la cartera puede verse depreciada durante el proceso en que los bonos mantenidos en ella ajustan sus precios al aumento de los tipos de interés. La inversión en el extranjero entraña riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos.

______________________________________________

1. Fuente: Banco Mundial.
2.Fuente: MSCI. El MSCI Emerging Markets Index recoge una muestra de valores de mediana y alta capitalización en 24 países de mercados emergentes. El MSCI World Index recoge una muestra de valores de mediana y alta capitalización en 23 países de mercados desarrollados. Los índices no están gestionados y no puede invertirse directamente en ellos. No incluyen comisiones, gastos ni costes de suscripción. La rentabilidad pasada no es un indicador ni garantía de la rentabilidad futura. MSCI no ofrece garantías ni asumirá responsabilidad alguna con respecto a ningún dato de MSCI reproducido aquí. Queda prohibida la redistribución o uso ulterior de este documento. Este informe no ha sido preparado ni está avalado por MSCI. La página www.franklintempletondatasources.com contiene avisos y condiciones importantes de los proveedores de datos.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *