Aventuras de inversión en mercados emergentes

América Latina

Las ganancias importan en los mercados emergentes

Según Andrew Ness, de Franklin Templeton Emerging Markets Equity, la resiliencia de los mercados emergentes tras la COVID-19 no debería resultar sorprendente. Afirma que los fundamentos siguen siendo interesantes en determinados mercados y recuerda a los inversores lo que realmente importa: las ganancias.

Este artículo también está disponible en: Inglés

Ha pasado más de un año desde el inicio del brote de COVID-19, pero la pandemia mundial continúa suponiendo un reto para las economías y sus sistemas sanitarios. Si bien se han propagado nuevas variantes del virus justo cuando los países empiezan a administrar las vacunas, creemos que es probable que los mercados emergentes muestren una resiliencia continuada ante los nuevos obstáculos. Antes de la pandemia, los fundamentos de los mercados emergentes parecían, por lo general, interesantes, y pensamos que sigue siendo así.

Pese a que, este año, la recuperación del crecimiento económico podría permanecer en un nivel moderado en numerosos mercados, esperamos una mayor normalización en 2022. El estrés del que son objeto los sistemas bancarios de los mercados emergentes ha sido gestionable, a pesar de las moratorias de préstamos y las políticas públicas de apoyo a los prestatarios en numerosos países con mercados emergentes.

El consumismo entre la población de los mercados emergentes también constituye un argumento bien articulado, aunque sigue representando una oportunidad de crecimiento plurianual. En nuestra opinión, podría haber nuevas oportunidades en una amplia variedad de bienes y servicios después de la pandemia, y todavía observamos una inclinación constante hacia los productos prémium, por la que los consumidores con mayores ingresos disponibles buscan bienes de mayor calidad.

El argumento de las ganancias en los mercados emergentes

La transformación y la innovación tecnológicas en curso en los mercados emergentes, que se aceleraron a raíz de la COVID-19, se tradujeron en la generación de un mayor flujo de caja disponible con respecto a los mercados desarrollados. Este flujo de caja ayudó a desapalancar los balances, pero también se abrió camino de nuevo hacia los inversores en forma de dividendos y recompras de acciones, y animó a las empresas a adoptar unas normas de gobernanza y una disciplina de capital mejoradas. A nuestro juicio, todo esto da lugar a unas ganancias de mayor calidad.

De acuerdo con nuestro análisis, las ganancias de los mercados emergentes han sido el factor principal de la rentabilidad total en el MSCI Emerging Markets (EM) Index durante un período de cinco años (véase el gráfico más adelante).

Además, la rentabilidad total anualizada ha sido superior en el MSCI EM Index (7,6 %) que en los índices UK FTSE 100 (4 %), S&P 500 (7 %) y TOPIX (3 %) a lo largo de un período de 20 años.1Las ganancias son verdaderamente importantes cuando se trata de invertir en los mercados emergentes.

Dado que los múltiplos de las ganancias de EE. UU. se encuentran en el máximo nivel registrado en dos decenios, la renta variable de los mercados emergentes parece infravalorada; el descuento pecio/beneficios de los mercados emergentes con respecto a Estados Unidos se acerca al nivel mínimo de los últimos veinte años, a -36 %.2 Consideramos que las valoraciones no están reflejando la situación real y vemos un repunte de las ganancias en 2021 a partir de los bajos niveles de 2020. Bajo nuestro punto de vista, en las valoraciones no se está reflejando totalmente la combinación de los mejores flujos de caja, los balances más sólidos, la mejora de la eficiencia del capital y el carácter menos cíclico.

Muchas empresas estaban en buena forma cuando comenzó la crisis

En nuestra opinión, es probable que las consecuencias de la pandemia mundial no modifiquen los fundamentos positivos que han venido impulsando las economías de los mercados emergentes. La combinación de consumo interno, innovación y tecnología ha dado lugar a un panorama dinámico en los mercados emergentes, lo que pone fin a la idea de que los activos de los mercados emergentes se corresponden únicamente con las materias primas cíclicas. Asimismo, muchos países con mercados emergentes mantienen, en general, un apalancamiento menor que las economías desarrolladas en el plano soberano, empresarial o incluso doméstico.

Muchos de los temas en los que llevamos algún tiempo invirtiendo probablemente conservarán su relevancia en la era posterior a la COVID-19, y algunos incluso se acelerarán a raíz de la pandemia. Muchas empresas empezaron la crisis con balances más sólidos que los de los países desarrollados. Aquellas que poseían unos niveles de efectivo neto que en otros momentos se consideraron ineficientes al final resultaron ser, en cierto modo, prudentes. Los países que se beneficiaron de reformas institucionales en los últimos años también estaban en mejor forma al empezar la crisis. En vista de sus fundamentos más sólidos y su mayor flexibilidad fiscal con relación a la historia y a sus homólogos de los mercados desarrollados, creemos que los mercados emergentes, en general, deberían dirigirse hacia una recuperación fluida de la pandemia mundial.

Continúa la transformación de los mercados emergentes

Hace bastante tiempo que venimos hablando del argumento  de la transformación de los mercados emergentes. Durante el último decenio, la naturaleza de las economías de los mercados emergentes ha cambiado en lo que a los fundamentos se refiere, con una resiliencia institucional derivada de años de mejoras en materia de política fiscal. Hoy en día, el consumo interno y los avances tecnológicos impulsan muchas economías con mercados emergentes: países como China ya no dependen por completo de la recuperación de las economías occidentales para crecer.

Muchos mercados emergentes han superado al mundo desarrollado en numerosas esferas, por ejemplo, las redes sociales, las plataformas de mensajería y los sistemas de pagos electrónicos, y, más recientemente, ante la pandemia mundial, la atención sanitaria y la educación en línea. En particular, las empresas de comercio electrónico de China, Corea del Sur, Rusia y Brasil se han adaptado a un aumento de la demanda y una intensificación de las operaciones logísticas. Al mismo tiempo, las plataformas de tecnología en línea se están expandiendo con rapidez y están abriendo centros tecnológicos de investigación y desarrollo en lugares como la India, a fin de dar respuesta al incremento del grado de adopción de soluciones para videoconferencias en todo el mundo.

Creemos que los argumentos a más largo plazo en los mercados emergentes son positivos, y esperamos descubrir oportunidades de inversión en los próximos años.

Para acceder a novedades de inversión puntuales, síganos en Twitter @FTI_emerging y en LinkedIn.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones de mercado generales. La inversión en el extranjero entraña riesgos especiales, entre ellos el riesgo de fluctuaciones cambiarias, de inestabilidad económica y de acontecimientos políticos adversos. Las inversiones en mercados emergentes entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño y a su menor liquidez. En la medida en que una estrategia se concentre en países, regiones, industrias, sectores o tipos de inversión específicos en cada momento, puede estar expuesta a riesgos mayores por sucesos adversos acaecidos en esas áreas concretas en comparación con otra estrategia que invierta en una variedad más amplia de países, regiones, industrias, sectores o inversiones. China puede estar sujeta a unos niveles considerables de inestabilidad económica, política y social. Las inversiones en valores de emisores chinos conllevan riesgos específicos de China, como determinados riesgos jurídicos, normativos, políticos y económicos.

Información legal importante

La finalidad de este material es satisfacer el interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario. Las opiniones expresadas son las de la gestora de inversiones y los comentarios, opiniones y análisis se emiten a partir de la fecha de publicación y pueden cambiar sin previo aviso. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado.

Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton (FT) no haya verificado, validado ni auditado dicha información de forma independiente. FT no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo.

Las opiniones tienen por único objeto ofrecer información acerca del proceso de análisis de valores. La información facilitada en este artículo no constituye una recomendación ni un asesoramiento individual de inversión para un valor, estrategia o producto de inversión determinados, ni una evidencia de intención de negociación de ninguna cartera gestionada por Franklin Templeton. Este documento no es un análisis completo de cada hecho relevante en relación con un sector, un valor o una inversión y no debe interpretarse como una recomendación de inversión. Trata de ofrecer una perspectiva del proceso de selección y análisis de carteras. Las declaraciones basadas en hechos se extraen de fuentes que se consideran fiables, pero no se ha comprobado de forma independiente su integridad o precisión. Estas opiniones no deben considerarse como un asesoramiento de inversión ni como una oferta de un valor particular. La rentabilidad pasada no garantiza rentabilidades futuras.

Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos fuera de Estados Unidos por las filiales de FT o sus distribuidores conforme lo permitan las leyes y los reglamentos locales. Consulte a su propio asesor profesional o su contacto institucional de Franklin Templeton para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.

Emitido en EE. UU. por Franklin Templeton Distributors, Inc., One Franklin Parkway, San Mateo, California 94403-1906, (800) DIAL BEN/342-5236, franklintempleton.com. Franklin Templeton Distributors, Inc. es el distribuidor principal de los productos registrados en EE. UU. de Franklin Templeton, que no están asegurados por FDIC, podrían perder valor, no cuentan con garantía bancaria y solo están disponibles en las jurisdicciones en las que esté permitida la oferta o solicitud de oferta de dichos productos en virtud de la legislación y la normativa aplicables.

CFA® y Chartered Financial Analyst® son marcas registradas propiedad de CFA Institute.

1. Fuente: Bloomberg, febrero de 2021. Los índices no están gestionados y no puede invertirse directamente en ellos. Tampoco incluyen comisiones, gastos ni costes de suscripción. La rentabilidad pasada no es un indicador ni una garantía de los resultados futuros.

2.Fuentes: MSCI y Bloomberg, a 30 de septiembre de 2020. © 2020 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados. La página www.franklintempletondatasources.com contiene avisos y condiciones importantes de los proveedores de datos.

Leave a reply

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi richiesti sono contrassegnati * Los campos obligatorios están marcados con *