Aventuras de inversión en mercados emergentes

Perspectiva

El auge cíclico y secular de los chips: la escasez de suministros afecta a la recuperación económica

La pandemia de la COVID-19 ha acelerado una serie de tendencias tecnológicas ya existentes, y los mercados emergentes han estado a la vanguardia. Los chips semiconductores son elementos fundamentales para muchos avances tecnológicos, ya que proporcionan capacidad computacional a nuestros teléfonos y coches, entre otros aparatos. Nuestro equipo de Emerging Markets Equity analiza la manera en que la escasez de chips durante la pandemia ha afectado a la economía mundial.

Este artículo también está disponible en: Inglés, Chino simplificado, Italiano

La escasez de chips en el plano mundial ha puesto de relieve la importancia de los semiconductores, que son componentes esenciales en el mundo actual. Estos chips proporcionan capacidad computacional a nuestros teléfonos, centros de datos en la nube y sistemas de seguridad del hogar, por mencionar algunos casos. El coste de los elementos electrónicos de los automóviles ha aumentado del 5 % del total en 1970 al 40 % del total en 20201. Es evidente la importancia de los chips en nuestras economías en el contexto actual de cierres de fábricas de automóviles en todo el mundo. Esta situación se debe a un auge cíclico, así como a la aceleración secular de la demanda. Por ejemplo, el fabricante de automóviles Ford ha declarado que espera obtener pérdidas de hasta un 50 % en la producción del segundo trimestre debido a la escasez de suministros2.

El auge cíclico

El mundo está recuperándose rápidamente de la COVID-19 y los estímulos están echando más leña al fuego. Se espera que este año el crecimiento del producto interior bruto (PIB) de EE. UU. sea el mayor en décadas. Según las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional, el PIB crecerá un 7 %, aunque el crecimiento de los mercados emergentes podría ser incluso mayor, especialmente en los países emergentes de Asia, donde se espera que el PIB crezca más de un 8 %3. El gasto de los consumidores está aumentando, lo que impulsa la demanda de productos en los cuales se utilizan cada vez más elementos electrónicos.

Aceleración secular

La pandemia ha acelerado la adopción de la tecnología. El teletrabajo ha impulsado la necesidad de centros de datos y de computación en la nube. En determinadas economías asiáticas, los sistemas de seguimiento y localización hacen que los teléfonos inteligentes sean todavía más esenciales para la actividad cotidiana, y el entretenimiento (tanto en forma de transmisión de vídeo en continuo o de videojuegos) sigue pasando a la actividad en línea de forma implacable.

El predominio de las empresas asiáticas

Las empresas de semiconductores de Taiwán y Corea del Sur predominan en la industria mundial con su excepcional capacidad de fabricación. Además, su influencia ha generado el efectivo para que puedan aumentar las inversiones y ampliar sus ventajas competitivas en medio de la creciente demanda de chips para la informática de alto rendimiento, el sector automotriz y otras empresas. En comparación, las empresas occidentales de semiconductores han tenido dificultades para mantener el ritmo, ya sea en cuanto a innovación o a gasto de capital.

La producción de un semiconductor exige dos fases distintas: diseño y fabricación. Tradicionalmente, muchos diseñadores de chips externalizaban la producción a empresas con capacidades de fabricación especializadas y menores costes, por ejemplo, la Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC), que se ha proclamado como la mayor empresa de fundición a nivel mundial. A mediados de 2020, la TSMC había producido su milmillonésimo chip informático de 7 nm sin defectos. La compañía Intel, con sede en EE. UU., es una de las pocas empresas de semiconductores «integradas» que quedan que fabrica los chips que diseña, pero aún no ha comenzado a producir de forma masiva su chip equivalente.

Creemos que este ejemplo refleja la forma en la que las empresas de los mercados emergentes sustentan cada vez más la innovación y son factores clave de la digitalización mundial.

Información legal importante

La finalidad de este material es satisfacer el interés general, por lo que no deberá interpretarse como un asesoramiento de inversión individual ni como una recomendación o invitación para comprar, vender o mantener valor alguno o adoptar cualquier estrategia de inversión. Tampoco constituye asesoramiento jurídico ni tributario. Este material no debe reproducirse, distribuirse ni publicarse sin la autorización previa por escrito de Franklin Templeton.

Las opiniones expresadas son las del gestor de inversiones y los comentarios, las opiniones y los análisis son válidos en el momento de su fecha de publicación y pueden cambiar sin previo aviso. Las suposiciones subyacentes y estas opiniones pueden cambiar en función de las condiciones del mercado o de otro tipo y pueden diferir de las de otros gestores de carteras o de las de la empresa en su conjunto. La información facilitada en este artículo no pretende ser un análisis completo de cada hecho relevante en relación con cualquier país, región o mercado. No hay garantía de que las predicciones, proyecciones o previsiones sobre la economía, el mercado de valores, el mercado de renta fija o las tendencias económicas de los mercados vayan a cumplirse. El valor de las inversiones y los ingresos derivados de ellas pueden tanto subir como bajar y podría no recuperar todo el capital invertido. La rentabilidad pasada no es necesariamente un indicador ni garantía de la rentabilidad futura. Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital.

Los estudios y análisis recogidos en esta presentación han sido adquiridos por Franklin Templeton para sus propios fines y puede utilizarse en ese sentido y, como tal, usted los recibe de manera casual. Es posible que, en la preparación de este material, se haya utilizado información de fuentes de terceros y que Franklin Templeton (FT) no haya verificado, validado ni auditado dicha información de forma independiente.  Aunque la información se haya obtenido de fuentes que Franklin Templeton considera fiables, no pueden ofrecerse garantías de su precisión. Además, dicha información puede estar incompleta o resumida y puede estar sujeta a cambios en cualquier momento y sin previo aviso. La mención de cualquier valor individual no debe constituir ni interpretarse como una recomendación para comprar, mantener o vender ningún valor, y la información proporcionada en relación con dichos valores individuales (si la hubiere) no constituye una base sobre la que realizar ninguna decisión de inversión. FT no asume responsabilidad alguna, sea del tipo que sea, por pérdidas resultantes del uso de esta información y, en su caso, el usuario confiará en los comentarios, las opiniones y los análisis contenidos en el material por su propia cuenta y riesgo. ​

Los productos, los servicios y la información podrían no estar disponibles en todas las jurisdicciones y son ofrecidos fuera de los Estados Unidos por las filiales de FT o sus distribuidores conforme lo permita la legislación y las normativas locales. Consulte a su propio asesor profesional o su contacto institucional de Franklin Templeton para obtener información adicional sobre la disponibilidad de dichos productos y servicios en su jurisdicción.​

Emitido en EE. UU. por Franklin Distributors, LLC, One Franklin Parkway, San Mateo, California 94403-1906, (800) DIAL BEN/342-5236, franklintempleton.com. Franklin Distributors, LLC, miembro de la FINRA/SIPC, es el distribuidor principal de los productos registrados en EE. UU. de Franklin Templeton, que no están asegurados por FDIC, podrían perder valor, no cuentan con garantía bancaria y solo están disponibles en las jurisdicciones en las que esté permitida la oferta o solicitud de oferta de dichos productos en virtud de la legislación y la normativa aplicables.

Visite www.franklinresources.com para ser redirigido/a a su sitio web local de Franklin Templeton.

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluida la posible pérdida de capital. El valor de las inversiones puede tanto subir como bajar y los inversores podrían no recuperar todo el capital invertido.  Los precios de las acciones experimentan fluctuaciones, a veces rápidas y drásticas, debido a factores que afectan a empresas concretas, industrias o sectores específicos, o condiciones generales de mercado. Las inversiones en valores de títulos extranjeros conllevan riesgos especiales, como las fluctuaciones de divisas, la inestabilidad económica y los acontecimientos políticos. Las inversiones en mercados en desarrollo entrañan riesgos más altos relacionados con los mismos factores, aparte de los asociados a su tamaño relativamente pequeño y a su menor liquidez.

La rentabilidad pasada no es un indicador ni garantía de la rentabilidad futura.

_______________________________

1 Fuente:  Deloitte.
2 Fuente: AP, «Ford posts profit, says chip shortage may cut production 50%», 28 de abril de 2021.
3 Fuente: Fondo Monetario Internacional, previsión de EE. UU. de julio de 2021; previsión para los países emergentes de Asia de abril de 2021, entre los cuales China se sitúa en el 8,4 % y la India en el 12,5 %. No hay garantía de que las estimaciones, previsiones o proyecciones vayan a cumplirse.